In­yec­ción de ENER­GÍA

Vi­ta­mi­na B, pro­teí­nas y gra­sas de ca­li­dad, mi­ne­ra­les, an­ti­oxi­dan­tes... Apro­ve­cha la ri­que­za nu­tri­ti­va de las al­men­dras y cui­da tu co­ra­zón. Por Bea­triz Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nutrición -

ue las al­men­dras son un pro­duc­to nu­tri­ti­vo y sa­lu­da­ble lo sa­bían bien en las an­ti­guas cul­tu­ras de Asia Cen­tral don­de se cul­ti­va­ba ya 5.000 años an­tes de nues­tra era. Lo te­nían cla­ro tam­bién nues­tras abue­las que nos ali­via­ban con ellas la tos, el do­lor de es­tó­ma­go y el es­tre­ñi­mien­to y usa­ban el acei­te de al­men­dras pa­ra los ec­ce­mas, pa­ra mi­mar el ros­tro y la piel se­ca, pa­ra re­pa­rar he­ri­das… Su al­to con­te­ni­do en vi­ta­mi­na E le otor­ga un ele­va­do po­der re­pa­ra­dor y an­ti­oxi­dan­te que las ha­ce muy va­lio­sas en cos­mé­ti­ca por su ca­pa­ci­dad pa­ra hi­dra­tar la piel y evi­tar la for­ma­ción de arru­gas. Pe­ro tam­bién in­clu­yén­do­las en la die­ta nos po­de­mos be­ne­fi­ciar de esas vir­tu­des que pro­te­gen a nues­tro or­ga­nis­mo del da­ño cau­sa­do por los ra­di­ca­les li­bres, lo que con­tri­bu­ye al pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar y la apa­ri­ción de de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des. Las al­men­dras son una bue­na píl­do­ra ade­más de vi­ta­mi­nas del gru­po B (B1, B2, B3, B6 y áci­do fó­li­co).

Con­tra la dia­be­tes

Por su con­te­ni­do en fi­bra y pro­teí­nas y su ba­jo apor­te en hi­dra­tos de car­bono, son muy re­co­men­da­bles pa­ra per­so­nas con dia­be­tes. Ade­más, las al­men­dras son ri­cas en mi­ne­ra­les: zinc, fós­fo­ro, so­dio, po­ta­sio y, es­pe­cial­men­te, cal­cio y mag­ne­sio, que ayu­da a con­tro­lar los ni­ve­les de azú­car en la san­gre. Tam­bién con­tie­nen una gran can­ti­dad de pro­teí­nas y gra­sas de bue­na ca­li­dad,el 70% del to­tal es áci­do olei­co a lo que hay que su­mar el li­no­lei­co (ome­ga-6). Es­tas gra­sas sa­lu­da­bles, im­pres­cin­di­bles pa­ra el or­ga­nis­mo, las con­vier­ten en car­dio­sa­lu­da­bles, es de­cir, que ayu­dan a con­tro­lar los ni­ve­les ele­va­dos de co­lers­te­rol LDL y a pre­ve­nir en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. ¿Có­mo po­de­mos apro­ve­char es­ta ri­que­za nu­tri­ti­va? Los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan to­mar­las de ma­ne­ra re­gu­lar aun­que con mo­de­ra­ción (un pu­ña­di­to de unas 10 al día) pa­ra no ex­ce­der­nos con las ca­lo­rías. La al­ter­na­ti­va es uti­li­zar le­che de al­men­dras (si es sin azú­ca­res aña­di­dos, me­jor que me­jor) con los ce­rea­les o en el ca­fé, pe­ro tam­bién en la pre­pa­ra­ción de pos­tres, ba­ti­dos y otras recetas. De ori­gen ve­ge­tal, es ba­ja en gra­sas sa­tu­ra­das y una gran fuente de cal­cio, no con­tie­ne lác­teos, hue­vo, lac­to­sa, glu­ten, ca­cahue­tes ni so­ja, por lo que es ade­cua­da pa­ra ce­lia­cos, alér­gi­cos y ve­ga­nos. O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.