SO­FIA COP­PO­LA “CUAN­DO VIE­NES DE UNA FA­MI­LIA FA­MO­SA, LA GEN­TE TIEN­DE A INFRAVALORARTE”

Per­te­ne­ce a la aris­to­cra­cia del ci­ne y es la se­gun­da mu­jer que lo­gra el pre­mio a la me­jor di­rec­ción en el Fes­ti­val de Can­nes. La cul­pa la tie­ne La se­duc­ción, un re­tra­to in­ti­mis­ta de maes­tras y alum­nas ais­la­das du­ran­te la Gue­rra Ci­vil Ame­ri­ca­na, que des­pie

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Si­gue te­nien­do ese ai­re en­tre me­lan­có­li­co y aris­to­crá­ti­co que la ha acom­pa­ña­do siem­pre. Sen­ta­da en una sui­te de un ele­gan­te ho­tel de Lon­dres, So­fia Cop­po­la lle­va el pe­lo suel­to en su ca­rac­te­rís­ti­ca me­dia me­le­na, ape­nas se apre­cia ma­qui­lla­je en su ros­tro y vis­te pan­ta­lo­nes os­cu­ros y ca­mi­sa a ra­yas, co­mo que­rien­do de­jar cla­ro, in­clu­so a tra­vés de su so­brio es­ti­lis­mo que, a pe­sar de su apellido, ella no es una ce­le­bri­dad, sino una di­rec­to­ra se­ria. Muy se­ria. “No me gus­ta de­ma­sia­do ana­li­zar mis pe­lí­cu­las, pe­ro es­toy en­can­ta­da de con­tes­tar a tus pre­gun­tas”, di­ce an­tes de em­pe­zar. Su ges­to tam­bién es se­rio, aun­que se es­fuer­za por son­reír de vez en cuan­do por­que, an­te to­do, es ama­ble y ex­tre­ma­da­men­te edu­ca­da. Sin em­bar­go, cuan­do no le gus­ta una pre­gun­ta o pre­fie­re es­qui­var un te­ma, eco­no­mi­za al má­xi­mo sus pa­la­bras. Pue­de que sea el me­ca­nis­mo de de­fen­sa de quien, du­ran­te to­da su ca­rre­ra, ha te­ni­do que lu­char con­tra un par de es­tig­mas: pri­me­ro, de­di­car­se al ci­ne; y se­gun­do, ser la hi­ja pe­que­ña de Fran­cis Ford Cop­po­la, el di­rec­tor de, al me­nos, dos obras maes­tras: El pa­drino y Apo­caly­pse Now. A So­fia (y a su ci­ne) la han acu­sa­do de su­per­fi­cial, va­cua, pri­vi­le­gia­da, snob... In­clu­so cuan­do lo­gra­ba un éxi­to irre­ba­ti­ble, ha­bía quien pre­fe­ría

atri­buir­le el mé­ri­to a su pa­dre. Y a pe­sar de to­do, a sus 46 años, ha lo­gra­do tras­cen­der las crí­ti­cas y el se­xis­mo y se ha con­ver­ti­do en una ci­neas­ta de cul­to, con un es­ti­lo pro­pio y al­gu­nos mé­ri­tos in­con­tes­ta­bles, co­mo ser una de las es­ca­sas cua­tro mu­je­res de la his­to­ria en es­tar no­mi­na­das a un Os­car co­mo me­jor di­rec­to­ra (Li­na Wert­mü­ller, en 1976; Ja­ne Cam­pion, en 1994; ella, en 2004; y Kathryn Bi­ge­low, en 2010, la úni­ca ga­na­do­ra). So­fia no tu­vo una in­fan­cia con­ven­cio­nal. Na­ció en Nue­va York, pe­ro cre­ció en­tre los vi­ñe­dos de la bo­de­ga fa­mi­liar en Na­pa, al nor­te de Ca­li­for­nia. Sus pa­dres nun­ca qui­sie­ron que sus tres hi­jos vi­vie­ran en el am­bien­te de Holly­wood y ni si­quie­ra te­nían te­le­vi­sión en ca­sa. A cam­bio, acom­pa­ña­ban a su pa­dre en los ro­da­jes y co­no­cían a sus ami­gos in­te­lec­tua­les, co­mo Aki­ra Ku­ro­sa­wa. “En reali­dad, nun­ca qui­se ha­cer pe­lí­cu­las. Es­tu­dié Ar­te e hi­ce mu­chas otras co­sas an­te de eso...”, cuen­ta cuan­do le pre­gun­to si en al­gún mo­men­to sin­tió la ten­ta­ción de re­be­lar­se con­tra el “ne­go­cio” fa­mi­liar. Di­ce que le in­tere­sa­ba la mo­da y, apro­ve­chan­do las in­fluen­cias de su pa­dre, con 15 años tra­ba­jó co­mo becaria en Cha­nel. Más tar­de, de­ci­dió es­tu­diar Be­llas Ar­tes, pe­ro aban­do­nó la uni­ver­si­dad pre­ma­tu­ra­men­te pa­ra po­ner en mar­cha una lí­nea de ro­pa en Ja­pón. En esa épo­ca tam­bién era ac­triz oca­sio­nal. Ha­bía de­bu­ta­do sien­do so­lo un be­bé en la es­ce­na del bau­ti­zo de la pri­me­ra en­tre­ga de El Pa­drino. Con 11 años, adop­tó in­clu­so un nom­bre ar­tís­ti­co: Do­mino. “Lo ele­gí por­que so­na­ba gla­mou­ro­so”, ha ex­pli­ca­do. Pe­ro su ca­rre­ra co­mo ac­triz fue fu­gaz. Cuan­do Wi­no­na Ry­der re­nun­ció a in­ter­pre­tar a la hi­ja de Mi­chael Cor­leo­ne en la ter­ce­ra par­te de El Pa­drino, Cop­po­la le ce­dió el pa­pel a su hi­ja. Su in­ter­pre­ta­ción, al­go in­sul­sa y des­ga­na­da, desató la ira de la crí­ti­ca y de los fans de la sa­ga. Ga­nó el Raz­zie (el anti-os­car) a la peor in­ter­pre­ta­ción se­cun­da­ria y, aun­que no so­ña­ba con ser una es­tre­lla, ha re­co­no­ci­do que aque­lla vi­ru­len­ta cam­pa­ña con­tra ella le de­jó una hue­lla pro­fun­da.

Den­tro (y fue­ra) de la fa­mi­lia

Qui­zá por eso, Cop­po­la fue bus­can­do su si­tio de­trás de la cá­ma­ra. Y no ne­ce­si­tó es­tu­dios for­ma­les por­que “to­do” lo ha­bía apren­di­do en ca­sa. “En­ton­ces no era cons­cien­te, por­que la mía es la úni­ca fa­mi­lia que co­noz­co, pe­ro ob­via­men­te tu­ve mu­cha suer­te de ha­ber re­ci­bi­do esa edu­ca­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca”, di­ce. Di­ri­gió su pri­mer cor­to (Lick the star) en 1998 y un año des­pués es­tre­nó Las vír­ge­nes sui­ci­das. En aque­lla pe­lí­cu­la se hi­zo pa­ten­te que te­nía un es­ti­lo pro­pio y que ha­bía sa­bi­do cap­tar la sen­si­bi­li­dad ado­les­cen­te. Así que, de la no­che a la ma­ña­na, se con­vir­tió en una di­rec­to­ra-au­to­ra. Su si­guien­te pe­lí­cu­la, Lost in trans­la­tion, ter­mi­nó de con­sa­grar­la. Ha­bla­ba de la so­le­dad y de la in­só­li­ta re­la­ción en­tre un ac­tor en ple­na cri­sis exis­ten­cial y una vein­tea­ñe­ra abu­rri­da de es­pe­rar a su ma­ri­do en un ho­tel de To­kio. Ade­más de su no­mi­na­ción a la me­jor di­rec­ción, So­fia se lle­vó el Os­car al me­jor guión ori­gi­nal con es­ta his­to­ria ins­pi­ra­da en su fa­lli­do ma­tri­mo­nio con el ci­neas­ta Spi­ke Jon­ze. Des­de en­ton­ces, ha ex­plo­ra­do la opu­len­cia ver­sa­lles­ca en Ma­ría An­to­nie­ta; el ais­la­mien­to de la ce­le­bri­dad y el éxi­to en la in­ti­mis­ta So­mew­he­re;y la fas­ci­na­ción por el con­su­mis­mo y la fa­ma en The Bling Ring, so­bre la his­to­ria real de unos ado­les­cen­tes de Los Án­ge­les que asal­ta­ban man­sio­nes de fa­mo­sos. Le pre­gun­to si, en al­gún mo­men­to, ser una Cop­po­la ha si­do una lo­sa pa­ra ella. “To­do tie­ne sus pros y sus con­tras. Ten­go mu­cha suer­te de ha­ber re­ci­bi­do esa edu­ca­ción, pe­ro tam­bién he te­ni­do que tra­ba­jar más du­ro que los de­más pa­ra pro­bar que va­lía. Cuan­do vie­nes de una fa­mi­lia fa­mo­sa, la gen­te tien­de a infravalorarte”.

Sin eti­que­tas

Pa­ra Cop­po­la la li­ber­tad crea­ti­va es la pie­dra fi­lo­so­fal. Por eso, su te­rri­to­rio si­gue sien­do el ci­ne in­de­pen­dien­te. Y por eso, des­pués de com­pro­me­ter­se a di­ri­gir la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de La sirenita, aban­do­nó el pro­yec­to ines­pe­ra­da­men­te des­pués de un año en­te­ro de tra­ba­jo. “Pre­fie­ro ha­cer las co­sas a una es­ca­la más pe­que­ña en la que pue­da te­ner el con­trol crea­ti­vo so­bre ca­da ele­men­to. Cuan­do hay más pre­su­pues­to, el di­ne­ro se con­vier­te en la prio­ri­dad ab­so­lu­ta”, ex­pli­ca so­bre aque­lla de­ci­sión. Sin em­bar­go, eso tam­bién le ha per­mi­ti­do em­pren­der pro­yec­tos po­co con­ven­cio­na­les pa­ra una ci­neas­ta co­mo ella, co­mo di­ri­gir La Tra­via­ta en la Ópe­ra de Ro­ma. Aho­ra, Cop­po­la vuel­ve a ex­plo­rar los mis­te­rios del uni­ver­so fe­me­nino en La se­duc­ción (es­treno, 18 de agos­to). Ba­sa­da en la no­ve­la de Tho­mas P. Cu­lli­nan, la cin­ta es un re­ma­ke de la pe­lí­cu­la de Don Sie­gel que Clint East­wood pro­ta­go­ni­zó en los 70. Y eso ya es una ra­re­za. En ca­sa de los Cop­po­la, re­ma­ke siem­pre ha­bía si­do una pa­la­bra mal­di­ta. “Es cier­to, pe­ro sen­tí que po­día ha­cer una pe­lí­cu­la di­fe­ren­te. De he­cho, tra­té de ol­vi­dar­me de la cin­ta ori­gi­nal. Es un en­fo­que muy dis­tin­to por­que cuen­ta la his­to­ria des­de la pers­pec­ti­va de los per­so­na­jes fe­me­ni­nos”. Esos per­so­na­jes son la di­rec­to­ra (Ni­co­le Kid­man), la pro­fe­so­ra (Kirs­ten Dunst) y las cua­tro alum­nas (Elle Fan­ning, en­tre ellas) de un in­ter­na­do de se­ño­ri­tas que,

“NUN­CA QUI­SE HA­CER PE­LÍ­CU­LAS. FUI BECARIA DE CHA­NEL, ES­TU­DIÉ AR­TE Y DISEÑÉ RO­PA EN JA­PÓN”.

“NO TE­NÍA EL CON­TROL CREA­TI­VO DE “LA SIRENITA” Y POR ESO ABANDONÉ EL PRO­YEC­TO. EL DI­NE­RO LO ERA TO­DO".

des­de que es­ta­lló la Gue­rra de Se­ce­sión en EE UU., vi­ven ais­la­das del mun­do y en­ce­rra­das en una man­sión co­lo­nial. Él (Co­lin Fa­rrell) es un sol­da­do del ban­do enemi­go, he­ri­do y res­ca­ta­do por una de las ni­ñas cuan­do ya­cía mo­ri­bun­do en mi­tad del bos­que. Su lle­ga­da re­vo­lu­cio­na­rá la ca­sa. A tra­vés de es­tos per­so­na­jes, Cop­po­la ex­plo­ra las di­ná­mi­cas de po­der en­tre hom­bres y mu­je­res, la re­pre­sión fe­me­ni­na, el ais­la­mien­to, los ce­los… ¿Es una pe­lí­cu­la fe­mi­nis­ta?, le pre­gun­to. “No me gus­ta uti­li­zar esa eti­que­ta por­que me pa­re­ce que la han con­ver­ti­do en una ex­pre­sión cor­po­ra­ti­va que se uti­li­za pa­ra mer­can­ti­li­zar­lo to­do. Pe­ro si se en­tien­de el fe­mi­nis­mo co­mo la igual­dad de fuer­zas en­tre se­xos, pue­de que sí lo sea”. La pri­me­ra mi­tad de La se­duc­ción mues­tra có­mo el hom­bre des­pier­ta unas se­xua­li­da­des ador­me­ci­das o re­pri­mi­das con el fin de fa­vo­re­cer sus pro­pios in­tere­ses. Des­de lue­go, la pe­lí­cu­la rom­pe va­rios es­que­mas, aun­que so­lo sea por­que, por una vez, el ob­je­to de de­seo es él. Esos pla­nos cor­tos de su tor­so, sus bra­zos, su ros­tro al afei­tar­se… “Sí, eso fue di­ver­ti­do”, di­ce Cop­po­la con una son­ri­sa. Pa­ra en­con­trar al sol­da­do per­fec­to, de he­cho, pre­gun­tó a sus ami­gos qué ac­tor les pa­re­cía ca­ris­má­ti­co y sexy, y Fa­rrell sa­lió ven­ce­dor. Pe­ro su sex ap­peal no fue lo úni­co agra­da­ble del pro­yec­to. El ro­da­je en Nue­va Or­leans, di­cen, fue al­go gam­be­rro: Fa­rrell po­só pa­ra un ca­len­da­rio sexy (de con­su­mo in­terno, eso sí) y Dunst y Fan­ning pro­ta­go­ni­za­ron un ví­deo pa­ro­dian­do el re­ca­to fe­me­nino del si­glo XIX. “En los ro­da­jes de mi pa­dre exis­te un gran am­bien­te por­que siem­pre tra­ba­ja con la mis­ma gen­te. Es co­mo su fa­mi­lia. Es al­go que he apren­di­do de él”, di­ce. Y, en efec­to, en La se­duc­ción, la di­rec­to­ra fi­chó a Elle Fan­ning, con la que ya ha­bía tra­ba­ja­do en So­mew­he­re, y a Kirs­ten Dunst, ca­si una her­ma­na pe­que­ña des­de que la di­ri­gió en Las vír­ge­nes sui­ci­das y Ma­ría An­to­nie­ta. Tam­bién es­cri­bió el per­so­na­je de la di­rec­to­ra pen­san­do en Ni­co­le Kid­man. En el úl­ti­mo fes­ti­val de Can­nes, gra­cias a es­ta pe­lí­cu­la, So­fia Cop­po­la ga­nó el pre­mio a la me­jor di­rec­ción, con­vir­tién­do­se en la se­gun­da mu­jer en lo­grar­lo en 70 años de cer­ta­men. “No lo sa­bía y me sor­pren­dió mu­cho”, di­ce so­bre la enési­ma evi­den­cia de que el ne­go­cio del ci­ne aún tie­ne mu­chas cuen­tas que sal­dar con las mu­je­res. Pe­ro no quie­re en­trar en diag­nós­ti­cos ni tra­ta­mien­tos. “Ten­drías que ha­blar con los es­tu­dios y sus eje­cu­ti­vos, yo no soy quién pa­ra ha­blar de eso. Yo so­lo soy una di­rec­to­ra...”. In­sis­to. Es un te­ma im­por­tan­te y al fin y al ca­bo, ella es una de las po­cas di­rec­to­ras de éxi­to del ci­ne con­tem­po­rá­neo. ¿Ha te­ni­do que pe­lear mu­cho pa­ra ha­cer­se un hue­co? “Creo que to­dos los di­rec­to­res in­de­pen­dien­tes tie­nen que lu­char pa­ra sa­car ade­lan­te sus pe­lí­cu­las. Más aún si quie­res con­tar historias so­bre mu­je­res”, di­ce. La per­se­ve­ran­cia, di­ce, es su me­jor vir­tud. “Soy muy tes­ta­ru­da y eso es im­por­tan­te en un di­rec­tor, por­que tie­nes que lu­char mu­cho pa­ra que tu vi­sión pre­va­lez­ca”. To­dos los ci­neas­tas tie­nen una repu­tación, le di­go. ¿Es ella cons­cien­te de la su­ya? “No leo lo que se di­ce so­bre mí”, con­tes­ta, de­jan­do cla­ro que la pre­gun­ta no le ha­ce gra­cia. Le re­cuer­do que, en una oca­sión, Bill Mu­rray la des­cri­bió co­mo el “mar­ti­llo de ter­cio­pe­lo”, que siem­pre con­se­guía lo que que­ría, pe­ro sin per­der la ele­gan­cia ni las for­mas. La des­crip­ción le arran­ca una son­ri­sa: “Me gus­ta que en­con­tra­ra ese apo­do pa­ra mí. Es ama­ble y di­ver­ti­do”. Tam­bién la de­fi­ne bien: So­fia Cop­po­la, la da­ma de hie­rro y ter­cio­pe­lo del ci­ne in­de­pen­dien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.