SER FE­LIZ

No es un im­po­si­ble: es un ca­mino. Y en ve­rano, con tiem­po, re­sul­ta un po­co más fá­cil. ¿La cla­ve? Dis­fru­tar sin exi­gen­cias de lo que amas. Des­de hoy, desea, li­be­ra, arries­ga, asu­me... Es­cú­cha­te. Por P. Mar­tí­nez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Psico Tendencias -

ra­tar de ser fe­liz es uno de los ob­je­ti­vos más im­por­tan­tes de nues­tra vi­da. Sin em­bar­go, es im­po­si­ble cuan­do se plan­tea co­mo una obli­ga­ción. Y más di­fí­cil to­da­vía al­can­zar­la y cuan­do pri­man la pri­sa, la ra­pi­dez y el es­trés. To­dos los “gu­rús” de la fe­li­ci­dad, co­mo el psi­có­lo­go y su­per­ven­tas es­pa­ñol Ra­fael San­tan­dreu (au­tor de Ser fe­liz en Alas­ka, de Gri­jal­bo) o el ex­per­to en psi­co­lo­gía po­si­ti­va de Har­vard Tal Ben-shahar (au­tor de Being happy), ha­cen hin­ca­pié en que lo im­por­tan­te es de­jar a un la­do el per­fec­cio­nis­mo pa­ra al­can­zar el bie­nes­tar. En que que­rer­lo to­do es lo con­tra­rio a la ale­gría. Pro­li­fe­ran las cla­ses de me­di­ta­ción, de yo­ga, de masajes… Pe­ro al sa­lir de ellas nos en­con­tra­mos con las exi­gen­cias con­tra­dic­to­rias de una so­cie­dad so­me­ti­da a la ren­ta­bi­li­dad, que ge­ne­ra su­fri­mien­to y an­sie­dad. ¿Quién no ha he­cho en su ra­to li­bre lis­tas de ta­reas pen­dien­tes o se ha pues­to a or­de­nar la des­pen­sa o los ar­ma­rios, en lu­gar de re­to­mar la no­ve­la pen­dien­te, pre­pa­rar­se un ba­ño o que­dar pa­ra to­mar el ape­ri­ti­vo con la ami­ga a la que echas de me­nos? Las mu­je­res so­mos las rei­nas del “ten­go que”. ¿Por qué no apren­de­mos a cui­dar­nos? Es­cú­cha­te a ti mis­ma y dis­fru­ta de las co­sas sen­ci­llas. ¿Por qué no em­pie­zas hoy?

1De­sa­yu­na tem­prano y al ai­re li­bre. Ma­dru­gar nun­ca ha si­do tan agra­da­ble co­mo en es­ta épo­ca del año: no hay na­da más re­la­jan­te que le­van­tar­se al al­ba y con­tem­plar, en so­le­dad –y en si­len­cio– co­mo va na­cien­do la luz, con una bue­na ta­za de ca­fé o té en la mano y tras ha­ber dis­fru­ta­do de un pla­to de fru­ta fres­ca. Con­sul­ta #healthy­break­fast. En­con­tra­rás cien­tos de ejem­plos pa­ra tu desa­yuno: smoot­hies, ce­rea­les mez­cla­dos con fru­tos se­cos, yo­gu­res…

2Con­cén­tra­te en las bue­nas no­ti­cias. Ya sa­be­mos que no es fá­cil, pe­ro qui­zá el ve­rano sea el me­jor mo­men­to pa­ra de­jar de che­quear ob­se­si­va­men­te tus re­des so­cia­les y las webs de no­ti­cias y ga­nar ese tiem­po pa­ra la lec­tu­ra: las no­ve­las que se han ido amon­to­nan­do du­ran­te el año o las re­vis­tas de mo­da, de de­co­ra­ción, de es­ti­lo de vi­da… ¡o del co­ra­zón! Sus ti­tu­la­res tra­tan de historias de su­pera­ción, de ob­je­ti­vos lo­gra­dos o de historias de amor. Por una vez, de­dí­ca­te al ro­man­ti­cis­mo (sin cul­pa).

3Asu­me la im­per­fec­ción de las co­sas Por ejem­plo de la ma­ter­ni­dad ¿Co­no­ces el Club Ma­las Ma­dres (www.club­de­ma­las­ma­dres.com)? Su le­ma: “No soy su­per­wo­man ni quie­ro ser­lo”. Es­te es un ca­pí­tu­lo esen­cial pa­ra ser más fe­liz: no tie­nes que ser per­fec­ta pa­ra lle­var una vi­da más ri­ca y más fe­liz. Lo afir­ma el au­tor de Being happy, el psi­có­lo­go Tal Ben-shahar. El se­cre­to es acep­tar la vi­da tal y co­mo es:“eso te li­be­ra­rá del mie­do al fra­ca­so y de unas ex­pec­ta­ti­vas de­ma­sia­do al­tas”, ase­gu­ra.

4Re­co­no­ce que tie­nes suer­te. Pri­me­ro: haz oí­dos sor­dos a la vo­ce­ci­ta in­te­rior que te di­ce “no lo con­se­gui­ré nun­ca”. Las cir­cuns­tan­cias pe­san, pe­ro tam­bién nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra adap­tar­nos. Se­gun­do: ac­túa co­mo si hu­bie­ras con­se­gui­do tu ob­je­ti­vo. Vi­sua­li­zar el éxi­to te per­mi­te po­ner­te en un es­ta­do de áni­mo cons­truc­ti­vo.

5Li­be­ra tus mo­vi­mien­tos ¿Co­no­ces el hi­plet? ¿Y el booty sha­ke? Pues la red es­tá lle­na de ví­deos que dan mu­chas ga­nas de po­ner­se a bai­lar La pri­me­ra es una mez­cla de hip-hop y de ba­llet clá­si­co y na­ció en el Chica­go Mul­ti­cul­tu­ral Dan­ce Cen­ter en 1994. Qui­zá no con­si­gas emu­lar los mo­vi­mien­tos de

nin­gu­na de los dos, pe­ro lo im­por­tan­te es que cap­tes su fi­lo­so­fía: bai­la co­mo pue­das y co­mo quie­ras, lo im­por­tan­te es sen­tir que eres li­bre y no tie­nes mie­do.

6De­sea. A me­nu­do, so­mos las pri­me­ras en po­ner freno a lo que desea­mos y en fi­jar­nos lí­mi­tes. Atré­ve­te a es­cu­char lo que quie­res. De­ja de mez­clar el “yo quie­ro” con el “yo de­bo”. Vi­ve co­mo si no tu­vie­ras mie­do.

7Ca­mi­na. Re­gá­la­te un pa­seo por el cam­po. Un es­tu­dio de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Cien­cias de Es­ta­dos Uni­dos mues­tra que ca­mi­nar en la na­tu­ra­le­za re­du­ce el es­trés y el pen­sa­mien­to ob­se­si­vo que tien­de a ha­cer­nos ver la vi­da co­mo una mon­ta­ña de di­fi­cul­ta­des, sin es­pe­ran­za.

8Prac­ti­ca yo­ga. Em­pie­za por el ni­vel más fá­cil y ol­ví­da­te de las exi­gen­cias del gim­na­sio pa­ra con­se­guir un cuer­po per­fec­to (siem­pre esa pa­la­bra, per­fec­to). Lo im­por­tan­te es que te sien­tas bien y au­men­tes la sa­lud de tu cuer­po, no que te sa­cri­fi­ques en pos de una mus­cu­la­tu­ra sin ta­cha.

9Sal­ta en el tram­po­lín Lo ha­cen Kim y Kh­loé Kar­das­hian o la ac­triz Mi­che­lle Wi­lliams. Se lla­ma Re­boun­ding, Jum­ping fit­ness, Ubound, Tram­po-pi­la­tes o Ur­ban tram­po­li­ne. Ayu­da a tra­ba­jar la respiración y la mus­cu­la­tu­ra sua­ve­men­te gra­cias al mo­vi­mien­to de amor­ti­gua­ción. Y per­mi­te desa­rro­llar el equi­li­brio y la con­cen­tra­ción.

10De­co­ra un bal­cón con flo­res. Si tie­nes la suer­te de dis­po­ner de una pe­que­ña te­rra­za, bal­cón o sim­ple­men­te, de unos bue­nos al­féi­za­res, no de­jes que se que­den de­sier­tos. No hay na­da co­mo una bue­na se­sión de jar­di­ne­ría ca­se­ra pa­ra qui­tar­se el es­trés. Ade­más, el cui­da­do co­ti­diano de las plan­tas, ver­las cre­cer y flo­re­cer po­co a po­co, te co­nec­ta a la tie­rra y al cen­tro de la vi­da y te da una no­ción del tiem­po sin me­tas ni pri­sas.

11Dis­fru­ta de tu mas­co­ta. Ga­to o pe­rro, ca­da uno a su es­ti­lo pue­den en­se­ñar­te el sen­ti­do de vi­vir con ple­ni­tud. Ob­sér­va­los: re­la­ja­dos o ex­plo­ra­do­res, pro­fun­da­men­te en­tre­ga­dos al aquí y aho­ra, vi­ven lo esen­cial y so­lo pien­san en su bie­nes­tar. Son una guía vi­vien­te de mind­ful­ness. Jue­ga o pa­sea con ellos: es un mo­men­to de con­cen­tra­ción, de re­fle­xión, de me­di­ta­ción.

12Ve­te de ver­be­na. No hay ma­yor pla­cer que la ciu­dad al atar­de­cer en ve­rano, de­sier­ta y des­co­no­ci­da. Es una for­ma de re­des­cu­brir las ca­lles los ba­rrios y tam­bién a tus ami­gos. ¿Hay al­go me­jor que pi­co­tear, char­lar o bai­lar al ai­re li­bre sin pri­sas, sin pla­nes?

13Via­ja so­la. Atré­ve­te, con­cé­de­te unas vacaciones tu­yas, le­jos de los ni­ños y de las ex­pec­ta­ti­vas con­tra­dic­to­rias de tu pa­re­ja. Via­jar en so­li­ta­rio per­mi­te acer­car­se más a los de­más y en­con­trar tu rit­mo. ¿Qué otra co­sa es ser li­bre?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.