FE­LIZ DE­POR­TE!

Nos acor­dar­nos del ejer­ci­cio cuan­do el bo­tón no cie­rra, pe­ro no si es­ta­mos tris­tes o es­tre­sa­das. Y sin em­bar­go, es el me­jor alia­do de nues­tras emo­cio­nes. Por B. Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Las en­cues­tas afir­man que la ma­yor par­te de los es­pa­ño­les que prac­ti­can de­por­te lo ha­ce para adel­ga­zar o por con­se­jo mé­di­co. El pro­ble­ma es que esos mo­ti­vos no en­gan­chan lo su­fi­cien­te y la ten­ta­ción de ti­rar la toa­lla es­tá al ace­cho. ¿Cuál es el ca­mino para ha­cer del ejer­ci­cio un há­bi­to? En­con­trar en el gim­na­sio la fe­li­ci­dad. Pue­de que sue­ne exa­ge­ra­do, pe­ro no lo es. Las reacciones quí­mi­cas que se pro­du­cen cuan­do po­nes el cuer­po en ac­ción pue­den obrar el mi­la­gro: las do­sis de do­pa­mi­na y se­ro­to­ni­na son un bál­sa­mo para los es­ta­dos de­pre­si­vos y de an­sie­dad, ful­mi­nan el es­trés y los cam­bios brus­cos de hu­mor y, ade­más, es po­si­ble tra­ba­jar los pun­tos dé­bi­les de nues­tro ca­rác­ter. “La prác­ti­ca de­por­ti­va pe­rió­di­ca me­jo­ra la au­to­es­ti­ma tan­to por la me­jo­ra fí­si­ca co­mo por el con­ti­nuo pro­gre­so del ren­di­mien­to”, ase­gu­ra Jo­sé Án­gel Ca­pe­rán, psi­có­lo­go deportivo. Tam­bién, se­gún el ti­po de ac­ti­vi­dad, po­de­mos desa­rro­llar unas ca­rac­te­rís­ti­cas u otras de la per­so­na­li­dad: por ejem­plo, el de­por­te en so­li­ta­rio ha­ce a las per­so­nas más tran­qui­las y au­to­su­fi­cien­tes y el co­lec­ti­vo fa­ci­li­tan la so­cia­bi­li­dad. Te ayu­da­mos a es­co­ger el tu­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.