EDUR­NE URIARTE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

ME ACORDÉ del ex­pe­ri­men­to de los vio­li­nes cuan­do leí ha­ce unos días que so­lo hay una mu­jer en­tre los 10 pre­sen­ta­do­res me­jor pa­ga­dos de la BBC, la ca­de­na pú­bli­ca bri­tá­ni­ca, for­za­da a ha­cer pú­bli­cos sus sa­la­rios. Por­que ten­go la im­pre­sión de que es­te es un ca­so más de mi­nus­va­lo­ra­ción de las mu­je­res por el sim­ple he­cho de ser­lo, no por sus re­sul­ta­dos. Co­mo se de­mos­tró en el ex­pe­ri­men­to de las prue­bas de se­lec­ción de vio­li­nis­tas para una or­ques­ta, cuan­do se com­pro­bó el enor­me au­men­to de mu­je­res se­lec­cio­na­das si los can­di­da­tos to­ca­ban de­trás de una cor­ti­na y la ten­den­cia a ele­gir ma­si­va­men­te a los hom­bres si el tri­bu­nal veía el se­xo de los as­pi­ran­tes. Nos ha pa­sa­do y nos pa­sa a mu­chas mu­je­res en al­gu­nas ac­ti­vi­da­des. En pe­rio­dis­mo, por ejem­plo, bas­tan­tes tien­den a pen­sar que aque­llo que di­ce o es­cri­be un hom­bre es más im­por­tan­te o más in­tere­san­te que lo que es­cri­be una mu­jer. Por­que le atri­bu­yen más au­to­ri­dad in­te­lec­tual a él que a ella, y no por­que ha­ya di­fe­ren­cias de lo­gros y cu­rrí­cu­lum, sino por el sim­ple he­cho de ser hom­bre y ser iden­ti­fi­ca­do co­mo tal con la au­to­ri­dad, la pri­ma­cía, el triun­fo y el po­der. Lo que tie­ne tam­bién con­se­cuen­cias en los pro­pios sa­la­rios, co­mo ocu­rre en la BBC. Me atre­vo a apos­tar que en ese ca­so no hay co­rres­pon­den­cia en­tre las di­fe­ren­cias de sa­la­rios y las di­fe­ren­cias de audiencias de ca­da uno. Co­mo no la hay, por ejem­plo, en­tre las es­tre­llas de cine, y, sin em­bar­go, ellos si­guen es­tan­do me­jor pa­ga­dos que ellas. No siem­pre es así, por su­pues­to. Al­gu­nos deportes co­mo el fút­bol mues­tran que las di­fe­ren­cias de sa­la­rio es­tán jus­ti­fi­ca­das en oca­sio­nes y que las ge­ne­ra­li­za­cio­nes son pe­li­gro­sas. Si el fút­bol mas­cu­lino tie­ne un se­gui­mien­to in­men­sa­men­te ma­yor que el fe­me­nino y sus in­gre­sos pu­bli­ci­ta­rios es­tán igual­men­te a años luz, es inevi­ta­ble la di­fe­ren­cia de ga­nan­cias en­tre ellos y ellas.

PE­RO EN OTRAS MU­CHAS

ac­ti­vi­da­des ocu­rre lo del efec­to cor­ti­na: si hay cor­ti­na, ju­ga­mos con igual­dad de opor­tu­ni­da­des; sin cor­ti­na, te­ne­mos to­das las de per­der. Por eso me pa­re­ce in­tere­san­te la prue­ba pi­lo­to del cu­rrí­cu­lum cie­go que aca­ba de lan­zar el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad. Un pro­yec­to vo­lun­ta­rio que la mi­nis­tra Do­lors Mon­tse­rrat ha im­pul­sa­do con 78 em­pre­sas para ha­cer pro­ce­sos de se­lec­ción con cu­rrí­cu­lum cie­go. Es de­cir, con cor­ti­na para que no se pue­da ver has­ta el fi­nal si los can­di­da­tos son hom­bres o mu­je­res. Por su­pues­to que hay ac­ti­vi­da­des en las que pue­de ser re­le­van­te co­no­cer el se­xo y tam­bién que de­be res­pe­tar­se la li­ber­tad de con­tra­ta­ción de los em­pre­sa­rios. Pe­ro es igual­men­te cier­to que las pro­pias em­pre­sas es­tán las­tra­das por la ten­den­cia de sus se­lec­cio­na­do­res a mi­nus­va­lo­rar a las can­di­da­tas y que se­rán be­ne­fi­cia­das si ha­cen lo que mu­chas or­ques­tas del mun­do, apos­tar por la prue­ba de la cor­ti­na.

Vic­to­ria Derbys­hi­re, una de las es­tre­llas de la BBC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.