UN PA­RAÍ­SO

EN EL ME­DI­TE­RRÁ­NEO Tres pe­que­ñas is­las for­man el país más mis­te­rio­so y fas­ci­nan­te de Eu­ro­pa, que nos ofre­ce una he­ren­cia his­tó­ri­ca y cul­tu­ral úni­ca, aguas azu­les y ro­mán­ti­cos atar­de­ce­res. Fo­tos: Mer­ce­des Agui­lar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Viajes Con Estilo - www.ma­ria­leonsty­le.com Ins­ta­gram: @ma­ria­leonsty­le

Pa­re­ce in­creí­ble que una is­la con so­lo 30 ki­ló­me­tros de ex­ten­sión, en­tre los dos pun­tos más le­ja­nos, al­ber­gue tan­ta historia y tan­ta cul­tu­ra. Pe­ro Mal­ta es así. Má­gi­ca y de le­yen­da. Con un ri­co le­ga­do y un pre­sen­te fas­ci­nan­te, que la ha lle­va­do a ser ele­gi­da co­mo Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra en 2018. Mal­ta es un des­tino sor­pren­den­te: no so­lo se dis­fru­ta de un de­li­cio­so cli­ma y un mar de un in­ten­so azul, sino que tam­bién cuen­ta con un pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co de gran ri­que­za, que en bue­na par­te gi­ra en torno a la fa­mo­sa Or­den de San Juan, for­mal­men­te co­no­ci­da co­mo la So­be­ra­na Or­den Hos­pi­ta­la­ria y Mi­li­tar de San Juan de Je­ru­sa­lén de Ro­das y de Mal­ta, cu­yos ca­ba­lle­ros cons­tru­ye­ron La Va­le­ta, la ca­pi­tal más pe­que­ña de Eu­ro­pa. Qui­zá por ese ai­re má­gi­co y mis­te­rio­so, ha si­do ele­gi­da para ro­dar pe­lí­cu­las co­mo Mu­nich, de Ste­ven Spiel­berg; Gue­rra Mun-

dial Z, con Brad Pitt; Ágo­ra, de Ale­jan­dro Ame­ná­bar; Tro­ya, Gla­dia­tor; o par­te de la pri­me­ra tem­po­ra­da de Jue­go de Tro­nos. A pe­sar de estar ro­dea­da de mar, no es una is­la con gran­des pla­yas. Sin em­bar­go, tu­ve la suer­te de alo­jar­me en un ho­tel que te­nía una pe­que­ña y pri­va­da: el In­ter­con­ti­nen­tal Mal­ta, que se en­cuen­tra en la zo­na de St. Ju­lian’s, co­no­ci­da por su ani­ma­do am­bien­te noc­turno.

Tra­di­ción mul­ti­cul­tu­ral

La Va­le­ta es­tá de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. De he­cho, pa­sear por su cen­tro es su­mer­gir­se en un au­tén­ti­co mu­seo al ai­re li­bre, don­de sus ca­lles, inun­da­das de flo­res blan­cas y rojas –a jue­go con su ban­de­ra–, lle­van a pre­cio­sos edi­fi­cios me­die­va­les, igle­sias y jar­di­nes de en­sue­ño. La historia de Mal­ta se en­ri­que­ce con el le­ga­do de las cul­tu­ras prehis­tó­ri­cas -co­mo pue­de apre­ciar­se en sus mis­te­rio­sos tem­plos me­ga­lí­ti­cos–, así co­mo con los de las ci­vi­li­za­cio­nes fe­ni­cia, car­ta­gi­ne­sa, ro­ma­na y bi­zan­ti­na, que tam­bién de­ja­ron aquí su hue­lla. Sin em­bar­go, si hay dos tra­di­cio­nes que ha­yan mar­ca­do a es­ta so­cie­dad, son la cris­tia­na y la mu­sul­ma­na. Se di­ce que fue el pro­pio San Pa­blo quien in­tro­du­jo el cris­tia­nis­mo en la is­la, cuan­do nau­fra­gó allí de ca­mino a Roma. Y ocho si­glos des­pués, los ára­bes de­ja­ron una fuer­te im­pron­ta en el idio­ma de los mal­te­ses –aun­que aho­ra tam­bién se ha­bla in­glés–. Tras ellos lle­ga­rían los nor­man­dos y des­pués, por or­den de Carlos I de España y V de Ale­ma­nia, los ca­ba­lle­ros de San Juan, que tra­je­ron una eta­pa de gran es­plen­dor a la is­la, en­car­gan­do tra­ba­jos

La Va­le­ta, la ca­pi­tal más pe­que­ña de Eu­ro­pa, es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. La Con­ca­te­dral al­ber­ga dos obras maes­tras de Ca­ra­vag­gio.

ar­tís­ti­cos y ar­qui­tec­tó­ni­cos a los gran­des maes­tros de la épo­ca. Y, por su­pues­to, no po­de­mos ol­vi­dar la in­fluen­cia in­gle­sa, pues­to que el Reino Uni­do ha do­mi­na­do la is­la has­ta fi­na­les del si­glo XX. Si os cuen­to to­do es­to es por­que es­ta mul­ti­cul­tu­ra­li­dad se apre­cia en ca­da rin­cón del país, que ha ab­sor­bi­do lo me­jor de ca­da cul­tu­ra para ad­qui­rir una per­so­na­li­dad pro­pia, úni­ca e in­con­fun­di­ble.

Tra­di­ción mul­ti­cul­tu­ral

Nues­tro pa­seo por La Va­le­ta nos lle­va por ca­lles em­pe­dra­das y con em­pi­na­das cues­tas, tan­to que Lord By­ron –que, se­gún cuen­tan, vi­si­ta­ba a su aman­te allí– de­cía que era una ciudad cons­trui­da por ca­ba­lle­ros, pe­ro para ca­ba­lle­ros su­do­ro­sos… El ejer­ci­cio me­re­ce la pe­na si al fi­nal se con­tem­pla una vis­ta co­mo la que se pue­de dis­fru­tar des­de los jar­di­nes de la Ba­rra­ca de Arri­ba, des­de don­de se di­vi­san las tres ciu­da­des amu­ra­lla­das de la is­la: Vit­to­rio­sa o Bir­gu; Sen­glea o Is­la; y Cos­pi­cua o Borm­la. Se­gui­mos la ru­ta en la Con­ca­te­dral de San Juan, un lu­jo­so tem­plo don­de ca­da gran maestre de la Or­den de San Juan crea­ba un rin­cón para la historia en su pro­pia ca­pi­lla. Al prin­ci­pio era una igle­sia con­ven­tual muy so­bria, pe­ro Ni­co­lás Co­to­ner, un gran maestre de ori­gen ma­llor­quín, con­si­de­ra­ba que gen­te tan ri­ca co­mo ellos me­re­cía más pom­pa, así que en­car­gó al ar­tis­ta Mat­tia Pre­ti re­for­mar la igle­sia y ador­nar­la con to­do lu­jo de de­ta­lles ba­rro­cos: pan de oro en las pa­re­des, sue­lo de már­mol, un al­tar de oro y la­pis­lá­zu­li (que fue re­ga­lo de Fe­li­pe II) y, por en­ci­ma de to­do, dos de las obras maes­tras del maes­tro Ca­ra­vag­gio: La de­ca­pi­ta­ción de San Juan Bau­tis­ta y San Je­ró­ni­mo es­cri­bien­do. La vía prin­ci­pal de La Va­le­ta es la ca­lle de la Re­pú­bli­ca, y allí des­cu­bri­mos la tien­da de Char­les & Ron, una fir­ma re­gen­ta­da por dos de los di­se­ña­do­res de aquel país más re­co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te. Sus crea­cio­nes son to­do un can­to a la is­la, en la que vi­ven des­de ha­ce 25 años –aun­que uno de ellos es de ori­gen ho­lan­dés–: son muy fa­mo­sos sus bol­sos con fo­to­gra­fías de los

co­lo­ri­dos bal­co­nes de la ciudad. El otro nom­bre pro­pio de la mo­da lo­cal es Ca­ri­na Ca­mi­lle­ri, una es­ti­lis­ta fa­mo­sí­si­ma allí, que se ha con­ver­ti­do en un icono fas­hio­nis­ta. La mo­da tie­ne tam­bién su hue­co anual en la Mal­ta Fas­hion Week. Nues­tro re­co­rri­do por la ca­pi­tal si­gue en­tre edi­fi­cios de pie­dra ca­li­za –don­de se pue­den ver, in­clu­so, fó­si­les–. Y así lle­ga­mos a la Pla­za de San Jor­ge, en la que se le­van­ta el Pa­la­cio de los Gran­des Maes­tres; o a la Pla­za de la Re­pú­bli­ca, don­de es obli­ga­do to­mar un ten­tem­pié en el Ca­fé Cor­di­na, el pri­me­ro que hu­bo en La Va­le­ta. El al­muer­zo lo dis­fru­ta­mos en Va­le­ta Wa­ter­front, una zo­na muy agra­da­ble con vis­tas al puer­to y res­tau­ran­tes me­di­te­rrá­neos co­mo el Bis­tro 156.

Tres ciu­da­des y tres is­las

Tras ver­las des­de los jar­di­nes de la Ba­rra­ca de Arri­ba, uno no pue­de re­sis­tir­se a co­no­cer de cer­ca las “tres ciu­da­des”: im­pres­cin­di­ble dar un pa­seo por los jar­di­nes de Sen­glea; la Puer­ta de los Ara­go­ne­ses, que es la en­tra­da a la ciudad de Bir­gu; y la Igle­sia de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, en Cos­pi­cua. Y, para ter­mi­nar el día, na­da me­jor que un ro­mán­ti­co atar­de­cer des­de la pla­ya de Gol­den Sands, en Gol­den Bay. Jun­to a la is­la de Mal­ta, el país lo for­man otras dos más: Go­zo y Co­mino. La pri­me­ra es muy pe­que­ña, de am­bien­te ru­ral, ideal para dis­fru­tar del sub­ma­ri­nis­mo o ha­cer un re­co­rri­do en seg­way, co­mo hi­ce yo en la se­gun­da eta­pa de es­te via­je. Allí el vi­si­tan­te no pue­de per­der­se la Ba­sí­li­ca de San Jor­ge –con una ré­pli­ca es­pec­ta­cu­lar del al­tar del Va­ti­cano–, la Pla­za Sa­bi­na –con un bo­ni­to mer­ca­di­llo–, y la Ci­ta­de­lla –un asen­ta­mien­to de la Edad de Bron­ce en el que lue­go de­ja­ron su hue­lla fe­ni­cios y ro­ma­nos–. Ade­más de la Ba­sí­li­ca de Ta´ Pi­nu, con mo­sai­cos del fa­mo­so Mar­co Rup­nik, y Dwej­ra, don­de se en­con­tra­ba la fa­mo­sa ven­ta­na azul, icono del país, que se per­dió re­cien­te­men­te por el efec­to de la ero­sión. Pe­ro Go­zo in­vi­ta tam­bién a dis­fru­tar de buen pes­ca­do. En Il-kar­tell, en el puer­to de Mar­sal­forn, to­ma­mos pez es­cor­pión y pa­ta­tas con hi­no­jo, aun­que el me­jor lu­gar para sa­bo­rear pro­duc­tos del mar es Mgarr ix-xi­ni Bay, don­de ce­na­ron An­ge­li­na Jo­lie y Brad Pitt cuan­do ro­da­ron By the Sea. El ter­cer día de vi­si­ta nos lle­va a la is­la de Co­mino. Allí lle­ga­mos en bar­co y, sin du­da, pa­sar el día a bor­do es un pla­na­zo

Ade­más de la de Mal­ta, el país lo for­man dos is­las más: Go­zo y Co­mino.

que per­mi­te des­cu­brir las es­pec­ta­cu­la­res ca­las y gru­tas de la cos­ta. Des­pués, se im­po­ne re­cu­pe­rar fuer­zas. Para ello ele­gi­mos Mar­sax­lokk, un pue­ble­ci­to de pes­ca­do­res con mu­cho en­can­to: la vis­ta del atar­de­cer, con sus bar­qui­tos de co­lo­res, es un re­ga­lo. Tar­ta­run es el res­tau­ran­te que ele­gi­mos para dis­fru­tar de co­ci­na con­tem­po­rá­nea y pes­ca­dos de gran ca­li­dad. Para to­mar una co­pa, re­co­mien­do The Brid­ge Bar (en La Va­le­ta) con jazz en vi­vo ca­da vier­nes y un mag­ní­fi­co am­bien­te. Nues­tra úl­ti­ma jor­na­da en Mal­ta co­mien­za ha­cien­do shop­ping en The Point, el cen­tro co­mer­cial más fa­mo­so de la is­la, para lue­go dis­fru­tar de pis­ci­na, sol y mar en el agra­da­ble Ku­ta Beach Club. Por la tar­de, vi­si­ta­mos las ciu­da­des de Rabat y Me­di­na. En la pri­me­ra en­con­tra­réis las ca­ta­cum­bas y el Mu­seo Wig­na­court, a tra­vés del cual se pue­de ac­ce­der a la cue­va de San Pa­blo. A Me­di­na se la co­no­ce co­mo “la ciudad del si­len­cio”, por la quie­tud que im­pe­ra en­tre sus 300 ha­bi­tan­tes. Ca­mi­nan­do por sus ca­lles lle­ga­mos has­ta el Pa­la­cio Vie­na, el Pa­laz­zo Fal­son y la Ca­te­dral. Si bus­cáis cal­ma, la ha­lla­réis en su úni­co ho­tel, el Xa­ra Pa­la­ce Re­lais & Cha­teaux. No pue­do de­jar Mal­ta sin dis­fru­tar de otra pues­ta de sol y es­ta vez eli­jo la Igle­sia de la Mag­da­le­na, en Din­gli. De nue­vo el cie­lo ro­ji­zo, que se mez­cla con el azul in­ten­so del mar, me ha­ce sen­tir par­te del pai­sa­je. Sin du­da, aho­ra sé lo que sig­ni­fi­ca Qal­bi, la ex­pre­sión que uti­li­zan los mal­te­ses para de­cir­te que es­tás en su co­ra­zón. Ellos es­ta­rán por siem­pre en el mío.

La pues­ta de sol en la Pla­ya de Gol­den Sands es el broche de oro per­fec­to.

A la iz­da., Ma­ría an­te la es­ta­tua de Wins­ton Chur­chill en los jar­di­nes de la Ba­rra­ca de Arri­ba, en La Va­le­ta. Arri­ba, Pa­laz­zo Fal­son en Me­di­na y vis­ta de La Va­le­ta des­de los jar­di­nes de Is­la (Sen­glea).

A la iz­da., Ma­ría en el pe­que­ño pue­blo de Mar­sax­lokk y una de las ca­lles de La Va­le­ta; arri­ba, la Con­ca­te­dral de San Juan en La Va­le­ta; y a la dcha., pa­sean­do por Rabat.

Arri­ba, Ma­ría an­te el mo­sai­co de la Ba­sí­li­ca de Ta’pi­nu, en Go­zo. Jun­to a es­tas lí­neas, ex­te­rior de la Ba­sí­li­ca de Ta’pi­nu. Aba­jo, ex­cur­sión en bar­co con Rush Wa­ter Sports y pa­sean­do por las ca­lles de La Va­le­ta.

Arri­ba, con Ron Van Maars­chal­ker­weerd, uno de los di­se­ña­do­res de la fir­ma Char­les&ron, y con un pes­ca­dor en Mar­sax­lokk. A la dcha., fuer­te San An­ge­lo, en Bir­gu (Vit­to­rio­sa) y ac­ti­vi­da­des naú­ti­cas en Co­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.