SOZINHA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - EDUR­NE URIARTE

SOZINHA, SO­LA,

es una de mis pa­la­bras pre­fe­ri­das del idio­ma por­tu­gués, por su dul­ce so­ni­do y por­que, cuan­do la es­cu­cho, me evo­ca los dos la­dos de una aven­tu­ra so­li­ta­ria co­mo la que em­pren­dí es­te ve­rano, cuan­do de­ci­dí via­jar so­la por Por­tu­gal. Ese cier­to te­mor a que te mi­ren co­mo a un ser ex­tra­ño, así me so­nó cuan­do subí a un ta­xi pa­ra ir a un res­tau­ran­te y el ta­xis­ta me pre­gun­tó du­bi­ta­ti­vo, an­tes de arran­car, si iba sozinha. Y esa pro­me­sa de di­ver­sión, cuan­do más tar­de el camarero qui­so sa­ber si es­ta­ba sozinha an­tes de ofre­cer­se a ayu­dar­me en to­do lo que ne­ce­si­ta­ra y me mi­ró des­con­cer­ta­do cuan­do le res­pon­dí que mi ma­yor pro­ble­ma era sa­ber dón­de ver el Ma­drid-ba­rça del día si­guien­te. Pen­sé más de una vez en los dos la­dos de esa pa­la­bra, so­la, a lo lar­go de lo que ha re­sul­ta­do uno de los me­jo­res via­jes de mi vi­da. Y no por­que sea una per­so­na so­li­ta­ria, más bien al con­tra­rio, sino por­que dis­fru­té tan­to co­mo en mis me­jo­res via­jes acom­pa­ña­da y, sin em­bar­go, nun­ca an­tes me ha­bía atre­vi­do a ex­pe­ri­men­tar­lo. Na­da tie­ne que ver es­ta aven­tu­ra con los via­jes de tra­ba­jo que se ha­cen por un ob­je­ti­vo, una con­fe­ren­cia, una reunión, una ter­tu­lia. En un via­je de va­ca­cio­nes, el ob­je­ti­vo, sin em­bar­go, eres tú. Dis­fru­tar, re­la­jar­te, di­ver­tir­te, son­reír, asom­brar­te y ser fe­liz con­ti­go mis­ma sin mie­do a pa­re­cer di­fe­ren­te.

CUAN­DO ACA­BÉ EL VIA­JE,

tu­ve la sen­sa­ción de que ha­bía apro­ba­do el último ejer­ci­cio de una asig­na­tu­ra pen­dien­te cu­ya teo­ría co­no­cía bien, la de la fe­li­ci­dad in­te­rior en su más pro­fun­do sen­ti­do, pe­ro a cu­ya prác­ti­ca le fal­ta­ba una prue­ba. Aún más por­que soy mu­jer y, aun­que des­co­noz­co las ci­fras de hom­bres y mu­je­res que via­jan so­los de va­ca­cio­nes, ten­go la im­pre­sión de que no­so­tras so­mos me­nos que ellos. Que es más di­fí­cil pa­ra no­so­tras esa aven­tu­ra so­li­ta­ria por­que aún in­flu­yen los vie­jos cli­chés so­bre las mu­je­res que sa­len so­las. Esa sos­pe­cha ha­cia la mo­ra­li­dad de la mu­jer que sien­ta en la ba­rra de un bar, esa pre­gun­ta so­bre la ra­re­za de la que co­me sin com­pa­ñía en un res­tau­ran­te, esa ex­tra­ñe­za an­te sus pa­seos so­li­ta­rios por la pla­ya, esa sor­pre­sa an­te la fal­ta de mie­do que irra­dia. Tan­to que has­ta el pro­pio re­la­to de tu aven­tu­ra a quie­nes te pre­gun­tan por tus va­ca­cio­nes te sus­ci­ta du­das, inevi­ta­ble­men­te in­flui­da por la car­ga de esos vie­jos va­lo­res. Pa­ra no­so­tras, aún hay re­tos al­go di­fe­ren­tes en co­sas apa­ren­te­men­te sen­ci­llas co­mo es­ta, la de un via­je so­li­ta­rio de va­ca­cio­nes. Per­der el mie­do a es­tar con una mis­ma, que es pa­re­ci­do pa­ra to­dos, pe­ro su­pe­rar el te­mor a la mi­ra­da de los de­más, que es di­fe­ren­te pa­ra no­so­tras. In­clu­so en los lu­ga­res más mo­der­nos y avan­za­dos del mun­do, don­de los hom­bres no se lo pien­san dos ve­ces an­tes de sa­lir so­los y pa­ra no­so­tras es to­da una de­ci­sión. Un cam­bio, un nue­vo pa­so, otra mi­ra­da a la vi­da que me­re­ce la pe­na.o

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.