Desean­do VOL­VER al tra­ba­jo

¿Ne­ce­si­tas va­ca­cio­nes de las va­ca­cio­nes? Qui­zás tras esa si­tua­ción se es­con­de la ne­ce­si­dad de huir de con­flic­tos la­ten­tes que tie­nen mucho que ver con ha­ber re­nun­cia­do a los de­seos más ín­ti­mos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

LLos días de des­can­so se aca­ban y, mien­tras que a al­gu­nos es­te tiem­po se les ha he­cho cor­to, otros es­tán es­pe­ran­do con ale­gría vol­ver a la ru­ti­na. ¿Por qué? Si las re­la­cio­nes per­so­na­les no mar­chan bien, en las lar­gas jor­na­das con la fa­mi­lia y la pa­re­ja pue­den sa­lir a la luz más ten­sio­nes que en la vi­da co­ti­dia­na. Tam­bién es po­si­ble que no nos en­con­tre­mos a gus­to con no­so­tros mis­mos y eso nos im­pi­da dis­fru­tar del des­can­so. Ra­quel ne­ce­si­ta­ba vol­ver a la nor­ma­li­dad. Ha­bía pa­sa­do las va­ca­cio­nes en el pue­blo, con su ma­ri­do, los ni­ños y sus pa­dres, y no ha­bía con­se­gui­do des­can­sar, por­que es­ta­ba pen­dien­te de las ne­ce­si­da­des de to­dos. Tam­po­co ha­bía po­di­do res­ca­tar tiem­po pa­ra es­tar con su ma­ri­do y sen­tía más que nun­ca que la co­mu­ni­ca­ción no fun­cio­na­ba. En cual­quier ca­so, ha­bía con­se­gui­do de­cir­le al­go im­por­tan­te: ne­ce­si­ta­ba dos tar­des de la se­ma­na li­bres pa­ra un cur­so que que­ría ha­cer de di­se­ño grá­fi­co. Ra­quel tra­ba­ja co­mo ad­mi­nis­tra­ti­va en una empresa de pu­bli­ci­dad. Tie­ne dos hi­jos de sie­te y 10 años, y su ma­ri­do es abogado. Ella es­tu­dió De- re­cho tam­bién, pe­ro no lle­gó a ejer­cer. Con tan­tos queha­ce­res, no se ha­bía pa­ra­do a pen­sar por qué a ve­ces es­tá, ade­más de can­sa­da, tris­te. Ra­quel to­da­vía no se ha he­cho la pre­gun­ta de si la vi­da que lle­va se de­be a un guión que ha es­cri­to ella o que le han pro­pues­to los de­más. En su fa­mi­lia no se va­lo­ra­ba lo que a ella le gus­ta­ba, que era pin­tar y di­bu­jar. Hu­bie­ra que­ri­do ha­cer Be­llas Ar­tes, pe­ro, res­pon­dien­do al de­seo pa­terno, es­tu­dió una ca­rre­ra que no le gus­ta­ba. Ra­quel cum­ple con res­pon­sa­bi­li­dad to­das sus ta­reas do­més­ti­cas, la­bo­ra­les y ma­ter­na­les. Sa­be que ha­ce las co­sas de for­ma co­rrec­ta, pe­ro no ob­tie­ne gra­ti­fi­ca­cio­nes emo­cio­na­les su­fi­cien­tes. Las va­ca­cio­nes le han ser­vi­do a Ra­quel pa­ra co­nec­tar­se me­jor con su ver­da­de­ro yo. Du­ran­te el oto­ño, no so­lo va a co­men­zar a ha­cer di­se­ño grá­fi­co, tam­bién va a di­se­ñar­se a sí mis­ma des­de sus de­seos y no des­de lo que su­po­ne que los de­más es­pe­ran de ella. No sa­be si más ade­lan­te po­drá op­tar a un pues­to en el que ha­cer lo que le gus­ta, pe­ro te­ner un es­pa­cio don­de apren­der al­go que siem­pre qui­so ha­cer la lle­na de sa­tis­fac­ción. In­clu­so sa­be que se sen­ti­rá me­jor con su pa­re­ja y sus hi­jos. Al fi­nal de sus va­ca­cio­nes, se hi­zo una pre­gun­ta im­por­tan­te: ¿los de­más ne­ce­si­ta­ban tan­to de ella, o era una ne­ce­si­dad su­ya sen­tir­se tan de­man­da­da? Es­to la hi­zo sen­tir­se me­nos cul­pa­ble y más li­bre in­te­rior­men­te.

Sen­tir­se co­mo un au­tó­ma­ta

Em­pe­zar o man­te­ner un pro­yec­to que nos re­con­ci­lia con nues­tro mun­do emo­cio­nal ali­men­ta el de­seo de vi­vir y pue­de ser la me­jor for­ma de co­men­zar la vuel­ta al tra­ba­jo. La fa­mi­lia que tenemos y las re­la­cio­nes amo­ro­sas que he­mos cons­trui­do son muy im­por­tan­tes, pe­ro la ac­ti­vi­dad per­so­nal re­la­cio­na­da con el tra­ba­jo y có­mo de­fen­de­mos nues­tro es­pa­cio tam­bién lo son.

Si nos sen­ti­mos un po­co au­tó­ma­tas al rea­li­zar mul­ti­tud de ta­reas y no he­mos po­di­do dis­fru­tar de las va­ca­cio­nes, es que es­ta­mos in­mer­sas den­tro de una per­so­na­li­dad fal­sa ha­bi­ta­da por de­seos in­cons­cien­tes. De­be­mos des­en­mas­ca­rar­la pa­ra bus­car la ver­da­de­ra. La per­so­na­li­dad fal­sa es aque­lla que se or­ga­ni­za cuan­do la adap­ta­ción a lo que se es­pe­ra de ti es ca­si to­tal. En ta­les ca­sos, ac­túas y res­pon­des a las ex­pec­ta­ti­vas de los otros, in­ten­tan­do lle­gar a con­ven­cer­te de que tam­bién era “so­lo” eso lo que tú que­rías y des­co­no­cien­do el de­seo que te lle­va a

Si so­lo has de­di­ca­do tiem­po a las ne­ce­si­da­des de los otros, qué ha que­da­do pa­ra ti.

co­lo­car­te en esa po­si­ción. De es­ta for­ma, pier­des el con­tac­to con una par­te im­por­tan­te de tu vi­da in­te­rior y con tus sen­ti­mien­tos. No obs­tan­te, co­mo esos de­seos que res­pon­den a lo que tú quie­res, más allá de lo que los otros es­pe­ran, ame­na­zan con ma­ni­fes­tar­se, en­ta­blas una lu­cha con lo que te ro­dea, por lo que te sien­tes can­sa­da cuan­do es­tás mucho tiem­po con tu fa­mi­lia, co­mo su­ce­de en va­ca­cio­nes. So­mos el re­sul­ta­do de una con­ti­nua in­ter­re­la­ción en­tre lo que nos ro­dea y nues­tro mun­do in­terno, en­tre los de­seos de los otros y los nues­tros, en­tre res­pon­der a lo que los de­más nos de­man­dan y lo que desea­mos no­so­tras. Las gra­ti­fi­ca­cio­nes emo­cio­na­les son ne­ce­sa­rias pa­ra sen­tir ale­gría y pla­cer. Pe­ro en la for- ma­ción de nues­tro “yo” tu­vo una gran im­por­tan­cia la ne­ce­si­dad de res­pon­der a lo que los otros que­rían de no­so­tros. Res­pon­der al de­seo del otro es el ca­mino que en­con­tra­mos pa­ra sen­tir­nos que­ri­das y sa­tis­fa­cer nues­tro de­seo de ser ne­ce­sa­rias. Sin em­bar­go, tie­ne sus pe­li­gros: ha­cer­nos ol­vi­dar, por ejem­plo, las as­pi­ra­cio­nes pro­pias. Co­lo­car­nos allí don­de nos re­cla­man, sin re­fle­xio­nar so­bre si queremos o no ha­cer­lo, o si con ello es­ta­mos es­ca­bu­llen­do rea­li­zar otras co­sas im­por­tan­tes pa­ra no­so­tras, es pe­li­gro­so pa­ra la sa­lud men­tal. Vol­ver al tra­ba­jo pue­de ser una li­be­ra­ción de las ten­sio­nes fa­mi­lia­res o de pa­re­ja que es­ta­ban la­ten­tes y el tiem­po de va­ca­cio­nes y con­vi­ven­cia han pues­to de ma­ni­fies­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.