LA IS­LA DE LAS MU­JE­RES PER­FEC­TAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tercera Vuelta - PA­LO­MA BRAVO, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra

Una no­che de fi­na­les del si­glo XX, es­ta­llé con­tra to­da la fic­ción nor­te­ame­ri­ca­na. Te­nía ape­nas 20 años y, al sa­lir del ci­ne, bu­fé con ra­bia. Con­tra el mun­do y no con­tra mi no­vio: “¿Te das cuen­ta de que en to­das las pe­lí­cu­las, en to­das, sean de ac­ción, ro­mán­ti­cas o de te­rror, las mu­je­res siem­pre son gua­pas, son­rien­tes y dul­ces; que siem­pre es­pe­ran a sus hom­bres ha­cien­do una en­sa­la­da en la is­la de la co­ci­na, siem­pre en la is­la de la co­ci­na, siem­pre una en­sa­la­da...?”. Me de­jó se­guir. “¿Es que esas mu­je­res nun­ca tie­nen un pi­co de tra­ba­jo, nun­ca es­tán de mal hu­mor, nun­ca ne­ce­si­tan ayu­da pa­ra su­je­tar su al­ma?”. La res­pues­ta de aquel no­vio de­ri­vó en una dis­cu­sión lar­guí­si­ma que aca­bó con nues­tra pa­re­ja. Él de­fen­día la me­lan­co­lía, yo la pa­sión. Di­cho así sue­na a que yo te­nía ra­zón, pe­ro no: los dos nos equi­vo­cá­ba­mos, aun­que eso es otra his­to­ria...

So­lo me he acor­da­do de esa no­che por­que es­toy de mal hu­mor, ner­vio­sa, ago­ta­da. Por­que ni soy ni pue­do ser una mu­jer de la fic­ción nor­te­ame­ri­ca­na. Por­que no ten­go is­la en la co­ci­na. Por­que no hay na­die ha­cien­do la en­sa­la­da. Por­que, des­de aque­lla pe­li y aquel no­vio, hi­ce de la iro­nía una pro­fe­sión y se me pre­su­po­ne el in­ge­nio pa­ra di­sol­ver ten­sio­nes y pro­vo­car son­ri­sas, pe­ro no ten­go des­can­so. Por­que no soy esa mu­jer per­fec­ta que me con­ta­ron de pe­que­ña que se­ría. He vuel­to del tra­ba­jo y me he sen­ta­do en los es­ca­lo­nes del por­tal a cal­cu­lar cuán­tos ni­ños (tres) y cuán­tos adul­tos (es­pe­ro que al me­nos uno) me es­pe­ran en ca­sa; cuán­tos es­ta­rán pe­leo­nes, cuán­tos dor­mi­dos, cuán­tos si­len­cio­sos. Es­toy ga­nan­do tiem­po a la ho­ra de dor­mir, pe­ro no me sa­len las cuen­tas: so­lo cuan­do el ser hu­mano se ex­tin­ga (que se ex­tin­gui­rá) des­apa­re­ce­rá el rui­do de mi pi­so. Mi­ro el re­loj. Más de las 10. Va­lo­ro la idea de huir a un ho­tel con ba­ñe­ra (no ten­go ni is­la ni ba­ñe­ra, so­lo en­ci­me­ra y du­cha, y sé que es más que su­fi­cien­te). Lo des­car­to. Me es­ti­ro co­mo una yo­gui: “Si se me qui­ta la con­trac­tu­ra, po­dría son­reír...”. No se me qui­ta. Re­fle­xiono so­bre lo que me pa­sa y hay una res­pues­ta cla­ra. Na­da que me exi­ma de­fi­ni­ti­va­men­te de ser una mu­jer son­rien­te que se apre­su­ra a su­bir a su ca­sa y pre­pa­rar la en­sa­la­da.

Se abre el por­tal y me le­van­to de un sal­to. Es Pablo. “¿Te ba­jo la ce­na?”. Le son­río, aun­que mi son­ri­sa que­da re­gu­lar por­que no soy nor­te­ame­ri­ca­na. “¿Qué hay de ce­na?”. “Pas­ta”. “En­ton­ces subo; pen­sa­ba que ibas a de­cir en­sa­la­da”. Pablo me lle­va de la mano. No me atre­vo a pre­gun­tar, pe­ro, de to­dos mo­dos, él me con­tes­ta: “No hay nin­guno dor­mi­do, no hay nin­guno ca­lla­do. Les de­ci­mos que tie­nes tra­ba­jo y te me­tes en el cuar­to”. ¿Y si los per­fec­tos fue­ran ellos? O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.