San­sa STARK: Lady Os­cu­ri­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

Apren­do len­to, pe­ro apren­do”.

San­sa so­ñó de ni­ña con ca­sar­se con un prín­ci­pe azul. Y se ca­só, de he­cho, con un prin­ci­pi­to azu­la­do: pe­ro el sue­ño de las prin­ce­sas pro­du­ce mons­truos y Jof­frey Ba­rat­heon re­sul­tó ser un psi­có­pa­ta ca­pri­cho­so y fe­roz, que por suer­te mu­rió en­ve­ne­na­do. Co­mo el ser hu­mano tro­pie­za dos ve­ces con la mis­ma pie­dra, y co­mo a los guio­nis­tas de la ter­ce­ra edad de oro de la te­le­vi­sión les gus­ta cas­ti­gar la inocen­cia, San­sa Stark ca­yó des­pués en ma­nos de Ram­say Bol­ton, mu­chí­si­mo más re­tor­ci­do y mal­va­do que Jof­frey Ba­rat­heon, quien la vio­ló por pri­me­ra vez en pre­sen­cia de un tes­ti­go, y se de­di­có des­pués a tor­tu­rar­la con ale­vo­sía y re­go­deo, has­ta que al fi­nal –co­mo a to­do cer­do– le lle­gó su San Mar­tín –en cuer­po y es­pa­da de bas­tar­do. En efec­to, San­sa apren­de len­ta, muy len­ta­men­te, pe­ro aho­ra ya se sa­be de me­mo­ria la lec­ción prin­ci­pal: con­fía so­bre to­do en la fa­mi­lia. Du­ran­te las úl­ti­mas tem­po­ra­das, re­ci­bió la pro­tec­ción de Petyr Bae­lish, Me­ñi­que, cu­ya psi­co­pa­tía no era tan ex­plí­ci­ta, por­que se dis­fra­za­ba de per­pe­tua cons­pi­ra­ción ma­quia­vé­li­ca. Me­ñi­que es­tu­vo du­ran­te años enamo­ra­do de la ma­dre de San­sa y pro­yec­tó ese amor ha­cia la prin­ce­sa. La pro­te­gió y la trai­cio­nó, la sal­vó y la con­de­nó, en re­pe­ti­das oca­sio­nes. Y cuan­do pen­sá­ba­mos que ella iba a tro­pe­zar por ter­ce­ra vez con la pie­dra mas­cu­li­na, se alió con su her­ma­na Ar­ya pa­ra juz­gar al in­fa­me y pa­sar­le la da­ga por la gar­gan­ta que tan­ta men­ti­ra ha­bía tra­ga­do y es­cu­pi­do. Es así co­mo San­sa ha pa­sa­do, en sie­te tem­po­ra­das inol­vi­da­bles, de ser una ni­ña­ta mal­cria­da, in­so­por­ta­ble y pa­si­va, a reivin­di­car­se co­mo se­ño­ra de In­ver­na­lia, se­re­na, ma­du­ra y ac­ti­va. De so­ñar con bo­das con prín­ci­pes de en­sue­ño, le­jos del seno nor­te­ño y fa­mi­liar, a re­in­te­grar­se en el nú­cleo su­per­vi­vien­te de una fa­mi­lia arra­sa­da por los Lan­nis­ter y sus alia­dos. De ser una y es­tar so­la, a ser par­te de un círcu­lo de her­ma­nos, jun­to con Ar­ya, Bran y Jon. Al­go tie­ne, sí, de con­ven­to, esa for­ta­le­za ne­va­da y re­mo­ta. Los cua­tro for­man una her­man­dad col­ma­da de ex­pe­rien­cias som­brías, que se pre­pa­ra pa­ra en­fren­tar­se a la os­cu­ri­dad to­tal, que ya ha atra­ve­sa­do el Mu­ro y se acer­ca, len­ta­men­te, pe­ro sin de­jar tam­bién de apren­der. Un dra­gón muer­to les ilu­mi­na, con fue­go azul, el ca­mino ha­cia el mo­men­to de­ci­si­vo de San­sa y sus con­tem­po­rá­neos. ¿Es­ta­rán a la al­tu­ra de la His­to­ria?

Sop­hie Tur­ner in­ter­pre­ta a San­sa Stark en Jue­go de tro­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.