Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

pro­gra­ma­dos pa­ra bus­car lo bá­si­co pa­ra so­bre­vi­vir, pe­ro no to­dos te­ne­mos las mis­mas ca­pa­ci­da­des pa­ra con­se­guir el agua, la co­mi­da y el se­xo, y ex­plo­rar el te­rri­to­rio. Hay per­so­nas cu­rio­sas que bus­can la no­ve­dad y, en­tre ellas, es­tán las que dis­fru­tan con el te­rror y se en­fren­tan a él sin te­ner nin­gu­na pa­to­lo­gía. Eso ex­pli­ca por qué unas per­so­nas no tie­nen mie­do al mie­do y otras hui­mos de él”, re­co­no­ce. Sin em­bar­go, los cam­bios fi­sio­ló­gi­cos que se pro­du­cen en el or­ga­nis­mo an­te una si­tua­ción de te­rror son idén­ti­cos en to­do el mun­do: el co­ra­zón bom­bea más rá­pi­do pa­ra que los múscu­los pue­dan po­ner­se rá­pi­da­men­te en mo­vi­mien­to, la res­pi­ra­ción se agi­ta pa­ra dis­po­ner de más oxí­geno, la piel se vuel­ve pá­li­da por­que la san­gre se di­ri­ge a la ma­sa mus­cu­lar, el tu­bo di­ges­ti­vo se pa­ra­li­za pa­ra no mal­gas­tar ener­gías y to­dos los sen­ti­dos au­men­tan su vi­gi­lan­cia. Pa­blo Cruz, edi­tor de Ana­ya In­fan­til y Ju­ve­nil, afir­ma que, des­de el Ro­man­ti­cis­mo, la ex­pe­rien­cia de sen­tir el pe­li­gro en un en­torno se­gu­ro –co­mo el sa­lón de una ca­sa o la butaca de un ci­ne– ha cau­ti­va­do a pe­que­ños y gran­des. “El te­rror es un gé­ne­ro que per­mi­te vi­vir sen­sa­cio­nes que, por suer­te, no ex­pe­ri­men­ta­mos en el día a día. En el ci­ne ha si­do un te­ma re­cu­rren­te des­de sus orí­ge­nes (Nos­fe­ra­tu, El

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.