AR­TIS­TA Y PUN­TO

Lle­va 80 años ob­se­sio­na­da con los lu­na­res: ha he­cho de ellos su mar­ca per­so­nal... y su psi­co­te­ra­pia. Aho­ra, la ve­te­ra­na ar­tis­ta ja­po­ne­sa inau­gu­ra un mu­seo con nom­bre pro­pio en To­kio y pu­bli­ca una nue­va re­tros­pec­ti­va de su obra. Por Ro­sa Gil

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Hay De Nuevo - YA­YOI KU­SA­MA

Su pri­mer con­tac­to con los lu­na­res fue a los 10 años, cuan­do su­fría alu­ci­na­cio­nes po­bla­das de se­ries de pun­tos. A los 88, des­de el psi­quiá­tri­co en el que vi­ve por de­ci­sión pro­pia, si­gue bus­can­do nue­vas for­mas de plas­mar­los: ja­rro­nes, pa­re­des, gen­te des­nu­da. El mun­do es el lien­zo pre­fe­ri­do de es­ta ar­tis­ta, que nos ha­bla de con­cep­tos co­mo el in­fi­ni­to o la se­xua­li­dad a tra­vés de imá­ge­nes re­pe­ti­ti­vas. La edi­ción am­plia­da del monográfico Ya­yoi Ku­sa­ma (Phai­don), re­cién pu­bli­ca­da, nos ayu­da a en­ten­der­la, así co­mo el mu­seo de­di­ca­do a su obra, que aca­ba de inau­gu­rar­se en To­kio. La per­so­na­li­dad de Ku­sa­ma se for­jó en los trau­mas de in­fan­cia: una ma­dre mal­tra­ta­do­ra, un pa­dre in­fiel, una ado­les­cen­cia en la os­cu­ri­dad de una fá­bri­ca de pa­ra­caí­das, ba­jo las bom­bas de la II Gue­rra Mun­dial. A los 25 años, de­ci­dió que Ja­pón era de­ma­sia­do con­ser­va­dor pa­ra ella. En Nue­va York con­si­guió el aplau­so que ne­ce­si­ta­ba. Geor­gia O’keef­fe la ama­dri­nó y su ar­te, li­bre y úni­co, se con­vir­tió en un icono pop. Ima­gi­nó el in­fi­ni­to con jue­gos de es­pe­jos, pu­so su ar­te al ser­vi­cio de mar­cas co­mo Co­ca-co­la o BMW, y es­cri­bió poe­sía por si al­guien aún no la en­ten­día. Hoy, en si­lla de rue­das y con su crea­ti­vi­dad en ple­na ebu­lli­ción, se sien­te fe­liz de te­ner una ha­bi­ta­ción pro­pia (en su mu­seo, has­ta los ba­ños es­tán cu­bier­tos de lu­na­res) en un Ja­pón que, aho­ra sí, ce­le­bra su ar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.