ORTOREXIA Ob­se­sión por lo sano

Nos bom­bar­dean con in­for­ma­ción so­bre qué es co­mer de for­ma sa­lu­da­ble. ¿Pe­ro qué su­ce­de cuan­do con­ver­ti­mos la co­mi­da sa­na en el úni­co cen­tro de nues­tra vi­da?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud - Por S. VI­VAS

SSe la co­no­ce como The ba­lan­ce blon­de [la ru­bia equi­li­bra­da] y, an­tes de con­ver­tir­se en una gu­rú del yo­ga, Jor­dan Youn­ger ya te­nía más de 130.000 se­gui­do­res que creían a pies jun­ti­llas los con­se­jos de nutrición que ofre­cía en su web. Has­ta que hi­zo una con­fe­sión a sus fans: su ob­se­sión por co­mer sano, y so­bre todo “lim­pio”, la ha­bía en­fer­ma­do. Jor­dan Youn­ger su­fría ortorexia, un tras­torno que aún no es­tá re­co­no­ci­do, pe­ro al que ya se tie­nen que en­fren­tar los psi­có­lo­gos en sus consultas. Al­gu­nos cen­tros es­pe­cia­li­za­dos, como el Ins­ti­tu­to de Tras­tor­nos de la Con­duc­ta Ali­men­ta­ria de Barcelona, es­ti­man que en­tre el 0,5% y el 1% de la po­bla­ción es­pa­ño­la lo su­fre. Pe­ro esa ci­fra au- men­ta­rá. “Es un tras­torno al al­za, por­que vi­vi­mos en una sociedad que así lo fa­vo­re­ce. Co­mer sano se per­ci­be como al­go va­lio­so y es­to em­pu­ja a mu­cha gen­te con un per­fil ob­se­si­vo a ex­tre­mar sus es­fuer­zos pa­ra lo­grar­lo con­vir­tien­do al­go a prio­ri acon­se­ja­ble en un problema”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga clí­ni­ca Mª Jo­sé Mo­reno Ma­ga­ña, de Alim­men­ta. Mo­das re­cien­tes como la de be­ber “agua cru­da” (de un arro­yo, de llu­via) en vez de “agua muer­ta” (po­ta­ble, tra­ta­da pa­ra pre­ve­nir con­ta­mi­nan­tes), son un buen ejem­plo de has­ta dón­de se pue­de lle­gar al tra­tar de se­guir una die­ta li­bre de im­pu­re­zas. Por­que be­ber agua es sano. Eso es in­du­da­ble. Pe­ro be­ber agua sin tra­tar pro­vo­ca la muer­te a más de 800.000 per­so­nas ca­da año, se­gún da­tos de la OMS. Mu­chos pa­cien­tes con orto-

re­xia se ali­men­tan al vai­vén de mo­das como la del agua cru­da o la de to­mar le­che sin pas­teu­ri­zar... y su ob­se­sión aca­ba li­mi­tan­do se­ria­men­te su exis­ten­cia. “Tie­nen un pen­sa­mien­to muy di­co­tó­mi­co, di­vi­den los ali­men­tos en bue­nos y ma­los se­gún su pro­pio jui­cio, sin ba­se nin­gu­na o por­que lo dicen en in­ter­net, y a par­tir de ahí desa­rro­llan to­da una se­rie de con­duc­tas ob­se­si­vas di­ri­gi­das a evi­tar unos y aca­pa­rar otros”, ex­pli­ca Mª Jo­sé Mo­reno Ma­ga­ña. Po­de­mos re­co­no­cer a una per­so­na con es­te tras­torno por­que pres­ta aten­ción en­fer­mi­za al ori­gen y la com­po­si­ción de su ces­ta de la com­pra. Ade­más, ex­clu­ye de su ne­ve­ra cual­quier pro­duc­to que no se adap­te a los al­tí­si­mos re­que­ri­mien­tos de ca­li­dad que se au­to­im­po­ne. El tiem­po que de­rro­chan con la co­mi­da es cla­ve: el diag­nós­ti­co se sue­le con­fir­mar si el pa­cien­te de­di­ca más de tres ho­ras al día a pen­sar lo que co­me y ma­ni­fies­ta más preo­cu­pa­ción por su ca­li­dad que por el pla­cer de con­su­mir­lo.

Co­mer con cul­pa

Ob­se­sión, cul­pa, an­sie­dad y al­to de nivel de es­trés son los pri­me­ros sín­to­mas de las víctimas de es­te tras­torno. “La ortorexia avan­za­da pue­de su­po­ner un pe­li­gro pa­ra la vi­da, cau­sar una ba­ja­da de so­dio, aci­do­sis me­ta­bó­li­ca y un des­cen­so de leu­co­ci­tos, pla­que­tas y he­ma­tíes. Tam­bién pue­de pro­vo­car des­nu­tri­ción e ina­ni­ción, ade­más de pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos”, ex­pli­ca Lau­ra López Se­guer, psi­có­lo­ga del Qui­rón­sa­lud Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Ge­ne­ral de Ca­ta­lun­ya. Pe­ro don­de más se ha­cen sen­tir los efec­tos de la ortorexia es en el ais­la­mien­to so­cial de las per­so­nas que la su­fren. Al final, hay tan po­cos ali­men­tos que pue­dan co­mer y ma­ni­fies­tan tal ri­gi­dez y vehe­men­cia pa­ra ali­men­tar­se que no pue­den man­te­ner una vi­da so­cial nor­mal.

Di­fí­cil tra­ta­mien­to

Con­ven­cer a al­guien que cree que lo es­tá ha­cien­do todo bien no es sen­ci­llo y, en ca­sos ex­tre­mos, re­quie­re el in­ter­na­mien­to en una Uni­dad de Tra­ta­mien­to de Tras­tor­nos de la Con­duc­ta Ali­men­ta­ria. Pe­ro no es lo más fre­cuen­te: “Si no hay una pér­di­da de pe­so sig­ni­fi­ca­ti­va, que es cuan­do el en­torno de­tec­ta que al­go va mal, es­tos ca­sos no nos lle­gan”, ase­gu­ra la doc­to­ra Ma­ri­na Díaz Mar­sá, pre­si­den­ta de la Sociedad de Psi­quia­tría de Ma­drid, directora de Som­mos y ase­so­ra de TCA del Hos­pi­tal Ru­ber Juan Bra­vo-gru­po Qui­rón­sa­lud. Pa­ra tra­tar la ortorexia se re­quie­re un es­fuer­zo con­jun­to des­de un pun­to de vis­ta die­té­ti­co y nu­tri­cio­nal y psi­co­ló­gi­co. “Los tras­tor­nos ali­men­ta­rios son un sín­to­ma y de­ba­jo se en­cuen­tran si­tua­cio­nes trau­má­ti­cas que la per­so­na no es ca­paz de afron­tar. Pen­sar que por­que con­tro­le­mos la ali­men­ta­ción va­mos a con­tro­lar lo que su­ce­de es fal­so, por­que es­to no va de co­mi­da: es­tos pa­cien­tes des­pla­zan lo que les su­ce­de a esa co­mi­da”, con­clu­ye la doc­to­ra Díaz.

El diag­nós­ti­co se con­fir­ma si se de­di­can más de tres ho­ras al día a pen­sar la die­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.