AQUE­LLAS MAES­TRAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por ELE­NA CASTELLÓ Fotos: PE­DRO WAL­TER

En los años 20, las maes­tras se con­vir­tie­ron en la van­guar­dia de la lu­cha por los de­re­chos de la mu­jer. A ellas rin­de ho­me­na­je La otra mi­ra­da, la se­rie de La 1. Ha­bla­mos con sus protagonistas de es­tas pio­ne­ras y de lo que aún que­da por ha­cer.

“TE­NE­MOS UNA DEU­DA CON ES­TAS MU­JE­RES, QUE LU­CHA­RON TAN­TO Y TAN SO­LAS”. MA­CA­RE­NA GAR­CÍA “LOS PRE­JUI­CIOS SE HEREDAN EN LA CUL­TU­RA, DE FOR­MA IN­CONS­CIEN­TE”. PA­TRI­CIA LÓ­PEZ AR­NAIZ

Una his­to­ria de mu­je­res que bus­can sa­lir ade­lan­te en un en­torno som­brío y con­ser­va­dor, en la Se­vi­lla de los años 20. Así es La otra mi­ra­da, la se­rie del pri­me ti­me de La 1, una his­to­ria que re­cu­pe­ra a las pri­me­ras maes­tras que, des­de una es­cue­la “pa­ra se­ño­ri­tas”, lu­cha­ron pa­ra que las mu­je­res apren­die­ran al­go más que a co­ser su ajuar. “Lle­ga­rá un día en que no ne­ce­si­te­mos ca­sar­nos pa­ra te­ner una vi­da, ten­dre­mos una pro­pia”, di­ce Te­re­sa, el per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Pa­tri­cia Ló­pez Arnáiz. Te­re­sa es una atí­pi­ca pro­fe­so­ra de li­te­ra­tu­ra, una mu­jer sol­te­ra e in­de­pen­dien­te, que vis­te pan­ta­lo­nes y fu­ma sin es­con­der­se, una ra­re­za (y un pe­li­gro) en esa dé­ca­da en la que ellas eran so­lo ma­dres y es­po­sas. Y sus mé­to­dos de en­se­ñan­za tam­bién lo son: mue­ve los pu­pi­tres, es­co­ge lec­tu­ras van­guar­dis­tas y ani­ma a las alum­nas a de­cir lo que pien­san. “Lo que más me sor­pren­dió fue que to­das las asignaturas es­ta­ban re­la­cio­na­das con el ho­gar y la ca­sa. Se les ne­ga­ba cual­quier co­sa que tu­vie­ra que ver con el in­te­lec­to”, re­fle­xio­na la ac­triz. Las otras pro­fe­so­ras, in­ter­pre­ta­das por Ma­ca­re­na Gar­cía (Ma­nue­la), Cecilia Frei­re (Án­ge­la) y Ana Wa­ge­ner (Lui­sa), re­ci­ben a Te­re­sa con sor­pre­sa (ex­pec­tan­tes unas, in­dig­na­das otras), fren­te a su pre­ten­sión de bo­rrar el sam­be­ni­to de “mu­je­res de­cen­tes” y con­ver­tir a sus alum­nas en mu­je­res ca­pa­ces de cam­biar su reali­dad. “Te­ne­mos una deu­da con es­tas mu­je­res, que lu­cha­ron tan­to y tan so­las”, afir­ma Ma­ca­re­na Gar­cía. Por­que en la Es­pa­ña de los años 20, las mu­je­res no te­nían de­re­cho al vo­to (a di­fe­ren­cia de las es­ta­dou­ni­den­ses, las neo­ze­lan­de­sas o las me­xi­ca­nas) y po­dían ir a la cár­cel y arries­gar­se a ser con­de­na­das a ca­de­na per­pe­tua si eran sor­pren­di­das con un aman­te. No exis­tía el di­vor­cio; per­dían el de­re­cho a ha­cer cual­quier ges­tión (in­clu­so com­prar o ven­der sus pro­pie­da­des) sin el per­mi­so de su ma­ri­do, y po­dían ser cas­ti­ga­das con la cár­cel por des­obe­de­cer­le. Eran “ciu­da­da­nas de se­gun­da”, que pa­sa­ban de de­pen­der de la au­to­ri­dad del pa­dre a la del ma­ri­do, sin un atis­bo de vi­da pro­pia, co­mo si fue­ran me­no­res. Su des­tino era ser “án­ge­les del ho­gar”: bor­dar, co­ci­nar y man­te­ner la ca­sa dis­pues­ta. Así que so­lo re­ci­bían cla­ses de bor­da­do o re­pos­te­ría y al­go de cul­tu­ra ge­ne­ral. Las obre­ras sim­ple­men­te no exis­tían: no te­nían con­tra­tos ni pen­sio­nes, y mu­chas ni es­ta­ban ins­cri­tas en el pa­drón.

La ha­bi­ta­ción pro­pia

Pa­tri­cia Ló­pez Arnáiz, la in­tér­pre­te de la desafian­te Te­re­sa, ape­nas co­no­cía la Es­pa­ña de los años 20. “Me apo­yé en una es­cri­to­ra de en­ton­ces que me en­can­ta, Vir­gi­nia Woolf, y en su for­ma de con­ce­bir la in­de­pen­den­cia de las mu­je­res. Y creo que hay dis­cur­sos de esa épo­ca que to­da­vía se si­guen ha­cien­do hoy. Por ejem­plo, se con­ti­núa dan­do por he­cho que son las mu­je­res las que cui­dan, mien­tras los hom­bres ali­men­tan a la fa­mi­lia”. Pa­tri­cia es­tu­dió en Vi­to­ria, en una ikas­to­la, en los años 80, y re­cuer­da los ejer­ci­cios, en las cla­ses de gim­na­sia, pa­ra perder el mie­do al con­tac­to con el cuer­po de los otros ni­ños. “Tu­ve una edu­ca­ción muy li­be­ral, muy de ex­pe­ri­men­tar, pe­ro creo que los pre­jui­cios se heredan en la cul­tu­ra que te ro­dea, de for­ma in­cons­cien­te”, re­co­no­ce. Pe­ro mu­chas ve­ces, la “mo­der­ni­dad” no va uni­da a una men­ta­li­dad li­be­ral. Cecilia Frei­re es­tu­dió en un co­le­gio bri­tá­ni­co “con tin­tes mo­der­nos”, don­de, sin em­bar­go, no apo­ya­ron su vo­ca­ción de ac­triz. “No fo­men­ta­ban la crea­ti­vi­dad y des­pre­cia­ron ese sue­ño que yo te­nía”, re­cuer­da. La In­gla­te­rra de los 20 no te­nía mu­cho que ver con la Es­pa­ña de la mis­ma épo­ca. Aquí lle­ga­ban muy de le­jos los ecos de

la lu­cha de las su­fra­gis­tas por con­se­guir el vo­to fe­me­nino. Pe­ro nues­tro país te­nía en­ton­ces sus pro­pias su­fra­gis­tas: las maes­tras. El per­so­na­je de Te­re­sa en La otra mi­ra­da es un tra­sun­to de una de las más in­flu­yen­tes, Ma­ría de Maez­tu; y la aca­de­mia se­vi­lla­na, un re­fle­jo de su Re­si­den­cia de Se­ño­ri­tas, fun­da­da en 1915, en Madrid. Maez­tu, li­cen­cia­da en Pe­da­go­gía y maes­tra, ideó su es­cue­la fe­me­ni­na si­guien­do los prin­ci­pios de la Ins­ti­tu­ción Li­bre de En­se­ñan­za, un or­ga­nis­mo re­no­va­dor de la pe­da­go­gía, lai­co y li­be­ral, que re­ci­bió el apo­yo de po­lí­ti­cos e in­te­lec­tua­les de la épo­ca. Sus prin­ci­pios eran tres: igual­dad de se­xos, diá­lo­go pro­fe­sor-alumno e in­cor­po­ra­ción de la mu­jer a la Uni­ver­si­dad. Las es­pa­ño­las so­lo tu­vie­ron de­re­cho a la edu­ca­ción a par­tir de 1910. En ese mo­men­to, el 70% eran anal­fa­be­tas. De Maez­tu lu­chó por en­gran­de­cer la la­bor de las maes­tras, por de­mos­trar que, so­lo es­tu­dian­do, las mu­je­res po­drían te­ner un ca­mino pro­pio. Y ex­hor­ta­ba a sus alum­nas: “No quie­ro más maes­tras, quie­ro mé­di­cas, in­ge­nie­ras, bo­tá­ni­cas…”. Pue­de pa­re­cer con­tra­dic­to­rio, pe­ro no lo es: pa­ra ella, el si­guien­te pa­so pa­ra las mu­je­res era la Uni­ver­si­dad, al­go que se les ha­bía ne­ga­do has­ta en­ton­ces. En 1920, so­lo ha­bía 300 uni­ver­si­ta­rias.

Ob­je­ti­vo: li­ber­tad

Las mu­je­res de­bían “ser edu­ca­das, co­rrec­tas y ha­cer lo que se es­pe­ra de ellas, es de­cir, ca­llar”, ex­pli­ca Cecilia Frei­re, Án­ge­la en la se­rie, la maes­tra dó­cil que sien­te có­mo va cre­cien­do en su in­te­rior una se­mi­lla de re­vuel­ta. “Y creo que se si­gue edu­can­do a las mu­je­res en la docilidad. Cuan­do se ha­bla de las ni­ñas, se pre­gun­ta si son bue­nas, al­go que no ocu­rre con los chi­cos, por­que de una ni­ña bien edu­ca­da se es­pe­ra que no ha­ble de más, que no cree con­flic­tos, que no se en­fren­te. En ellas, se si­gue pre­mian­do la be­lle­za, no el ca­rác­ter, que es lo que les dis­tin­gue a ellos”, ase­gu­ra la ac­triz, que ha si­do ma­dre de una ni­ña re­cien­te­men­te. “Creo que esa es la gran di­fe­ren­cia con la edu­ca­ción de las mu­je­res de hoy –con­tes­ta Ana Wa­ge­ner–. Mis pa­dres me en­se­ña­ron a res­pe­tar a los de­más, pe­ro no a callarme”. “Lo que más me sor­pren­dió, cuan­do es­tu­dié la épo­ca, era có­mo to­dos in­sis­tían en lo mis­mo: no ha­brá li­ber­tad, ni in­de­pen­den­cia pa­ra las mu­je­res sin edu­ca­ción”, afir­ma Ma­ca­re­na Gar­cía, que in­ter­pre­ta a Ma­nue­la, la jo­ven di­rec­to­ra de la Aca­de­mia, que ha­ce lo que le di­cen, has­ta que se da cuen­ta de que quie­re ser quien real­men­te es. “Ella re­fle­ja esa va­len­tía que ca­rac­te­ri­za­ba a tan­tas maes­tras –re­fle­xio­na–. Quie­re dar­les a las chi­cas la idea de que se me­re­cen lo me­jor. Y, aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, si­gue sien­do ne­ce­sa­rio. Yo fui a un co­le­gio en el que la for­ma de ves­tir era muy im­por­tan­te, si era o no pro­vo­ca­ti­va, por ejem­plo. Juz­gar a una mu­jer so­lo por su ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual es aún una ra­re­za en cier­tos am­bien­tes”. Ade­más de Ma­ría de Maez­tu, otras mu­je­res lu­cha­ron por una edu­ca­ción fe­me­ni­na de ca­li­dad, par­tien­do de la pe­da­go­gía y sal­tan­do a otros ám­bi­tos. Co­mo Car­men Bur­gos, Co­lom­bi­ne, la pri­me­ra pe­rio­dis­ta es­pa­ño­la, ac­ti­vis­ta del su­fra­gio fe­me­nino y el di­vor­cio. O Ro­sa Sen­sat, de­fen­so­ra de la re­for­ma de la edu­ca­ción de las ni­ñas. “Me con­mue­ve la fuer­za y re­sis­ten­cia de es­tas maes­tras, que en­cuen­tran im­pe­di­men­tos, pe­ro ti­ran ha­cia de­lan­te con dig­ni­dad”, di­ce Ana Wa­ge­ner, que en­car­na a la tra­di­cio­nal Lui­sa. La ac­triz vi­vió en Se­vi­lla de los 13 a los 30 años y co­no­ció ese am­bien­te de tra­di­cio­nes, en el que pe­san mu­cho los ape­lli­dos. “Ima­gino a mi Lui­sa es­tu­dian­do pa­ra po­der en­se­ñar, en lu­gar de co­ser el ajuar; o ha­cién­do­lo tam­bién, un es­fuer­zo pa­ra ella y pa­ra sus pa­dres”. En los bai­les de la épo­ca, las ma­dres se sen­ta­ban al­re­de­dor de la pis­ta, pa­ra im­pe­dir cual­quier co­que­teo im­pro­pio. Y el pa­pel de las maes­tras era man­te­ner a dis­tan­cia a los jó­ve­nes pa­ra pre­ser­var a las mu­cha­chas del “qué di­rán”. Los co­lum­nis­tas de so­cie­dad eran im­pla­ca­bles: al Ly­ceum Club, fun­da­do por De Maez­tu en 1920, lo lla­ma­ban “el club de las ma­ri­das”, por­que sus so­cias eran es­po­sas de hom­bres im­por­tan­tes. Y a las jó­ve­nes que adop­ta­ban las nue­vas modas las ca­li­fi­ca­ban co­mo “feas y ado­ra­bles”. Hoy to­do ello nos pa­re­ce muy le­jano, pe­ro el men­sa­je si­gue in­tac­to. “Soy fe­mi­nis­ta; me aver­gon­za­ría no ser­lo, por­que creo que to­da mu­jer que pien­sa de­be sen­tir el de­seo de co­la­bo­rar co­mo per­so­na, en la obra to­tal de la cul­tu­ra hu­ma­na”. Son pa­la­bras de Ma­ría de Maez­tu, es­cri­tas ha­ce un si­glo.

“MIS PA­DRES ME EN­SE­ÑA­RON A RES­PE­TAR A LOS DE­MÁS, PE­RO NO A CALLARME”. ANA WA­GE­NER “SE SI­GUE EDU­CAN­DO EN LA DOCILIDAD. SE PRE­MIA LA BE­LLE­ZA, NO EL CA­RÁC­TER”. CECILIA FREI­RE

ANA WA­GE­NER CECILIA FREI­RE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.