Ira o tris­te­za, ¿cuál es tu más­ca­ra?

Por mie­do a perder las for­mas o a que de­jen de que­rer­las, mu­chas mu­je­res re­pri­men su ira y la con­vier­ten en una bom­ba in­ter­na de tris­te­za y cul­pa. Una dis­tor­sión emo­cio­nal que im­pi­de cam­biar lo que nos ha­ce da­ño. Por NE­REA PÉ­REZ DE LAS HERAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo -

Una tar­de, en los tiem­pos en los que es­ta­lla­ron las cloa­cas de Holly­wood, es­ta­ba de vi­si­ta en ca­sa de mis pa­dres y en la te­le­vi­sión apa­re­cía Har­vey Weins­tein. Co­men­cé a in­sul­tar­le de ma­ne­ra, di­ga­mos, ba­rro­ca, co­mo sue­lo ha­cer en la in­ti­mi­dad de mi apar­ta­men­to (con el ga­to co­mo úni­co tes­ti­go). De in­me­dia­to, mi ma­dre me pa­ró los pies di­cién­do­me que es­pe­ra­ba que el fe­mi­nis­mo no me hu­bie­ra con­ver­ti­do en una de esas “mu­je­res en­fa­da­das”. ¿Có­mo que “una de esas mu­je­res en­fa­da­das”? ¿Aca­so no ha­bía ra­zo­nes pa­ra es­tar en­fa­da­da? Cla­ro que las ha­bía, pe­ro la ex­pre­sión de la ra­bia es al­go tan im­po­pu­lar en­tre no­so­tras, que es más acep­ta­ble ca­mu­flar­la co­mo so­lem­ne in­dig­na­ción o me­jor aún, co­mo me­lan­có­li­ca tris­te­za. ¿Re­cor­dáis ha­ber vis­to al­gu­na vez a una prin­ce­sa Dis­ney en­fa­da­da? Yo no. Tris­tes sí, y con­fun­di­das, des­orien­ta­das, e in­clu­so, pue­de ser, mo­de­ra­da­men­te in­dig­na­das... con un mohín. Re­cuer­do que, en un mo­men­to da­do, Jas­mi­ne de Alad­din sa­le de una ha­bi­ta­ción con el ce­ño frun­ci­do, Po­cahon­tas se po­ne muy dig­na, Mu­lan mo­de­ra­da­men­te com­ba­ti­va, pe­ro no hay ira en las he­roí­nas. Ni si­quie­ra El­sa, de Fro­zen, va más allá de un ges­to de “has­ta aquí he­mos lle­ga­do” (con el que, to­do sea di­cho, crea una ba­rre­ra de es­quir­las de hie­lo ase­si­nas). He­mos cre­ci­do con­su­mien­do his­to­rias en la que so­lo las “vi­lla­nas” se per­mi-

ten lan­zar ja­rro­nes con­tra la pa­red y pe­gar cua­tro gri­tos cuan­do las cir­cuns­tan­cias jus­ti­fi­ca­ban un sa­lu­da­ble ca­breo. Y es­tas iner­cias no so­lo se han que­da­do en la fic­ción. ¿Les suena eso de “si me hie­ren yo no me en­fa­do, me quedo he­cha tri­zas”? Es­te cor­to­cir­cui­to de emo­cio­nes es más fre­cuen­te en­tre las mu­je­res y tie­ne que ver con la ma­ne­ra en la que he­mos si­do edu­ca­das. “Ocu­rre por so­cia­li­za­ción de gé­ne­ro –ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Ja­ra Pé­rez, que es­tá a pun­to de pu­bli­car su li­bro La lo­cu­ra co­mo su­per­po­der (Li­bros Cú­pu­la) so­bre el re­co­no­ci­mien­to de las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas–. Pri­me­ro se nos en­se­ña que te­ner el amor de los de­más es lo más im­por­tan­te en la vi­da. Y, de al­gu­na for­ma, lo es, por­que so­mos se­res so­cia­les y ne­ce­si­ta­mos del gru­po pa­ra po­der te­ner una vi­da sa­tis­fac­to­ria. Pe­ro a las mu­je­res se nos di­ce, ade­más, que te­ne­mos que me­dir nues­tro va­lor en fun­ción de lo mu­cho o po­co que se nos quie­re o se nos va­lo­ra”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga. A los hom­bres, en cam­bio, “se les en­se­ña que su va­lor co­mo per­so­na lo de­ter­mi­na el tra­ba­jo. Si sa­can el en­fa­do es que son fuer­tes. El men­sa­je que nos lle­ga es que, co­mo mu­je­res, he­mos de cum­plir cier­tos re­qui­si­tos, bas­tan­te es­tric­tos, por cier­to. Y uno de los más im­por­tan­tes es no en­fa­dar­se, no mos­trar la ra­bia. Pe­ro la ra­bia, si no la ex­te­rio­ri­zas o la trans­for­mas en tris­te­za pro­fun­da, no des­apa­re­ce­rá, sino que se irá acu­mu­lan­do de­ba­jo de la al­fom­bra”, sos­tie­ne Pé­rez. La tris­te­za es dig­na, acep­ta­ble, re­po­sa­da, ele­gan­te, has­ta gla­mou­ro­sa a juz­gar por to­das esas cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad de mo­da en las que las mo­de­los pa­re­ce que aca­ban de eu­ta­na­siar a su perro o se abandonan so­bre di­va­nes co­mo víc­ti­mas de una bru­tal ba­ja­da de ten­sión. La ira, no, así nos lo han en­se­ña­do. La ira fe­me­ni­na es co­sa de hi­dras, de his­té­ri­cas, de vi­lla­nas de cuen­to. Una se­rie de es­tu­dios, rea­li­za­dos en el año 2000 en la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley (EE.UU.) por una pro­fe­so­ra de Psi­co­lo­gía lla­ma­da Ann M. Kring, con­clu­yó que hom­bres y mu­je­res ex­pe­ri­men­tan la ira con la mis­ma in­ten­si­dad y fre­cuen­cia, pe­ro que es re­cu­rren­te en­tre las mu­je­res el sen­ti­mien­to de ver­güen­za des­pués de es­tos epi­so­dios. Res­pec­to a la ma­ne­ra de ex­te­rio­ri­zar el en­fa­do, mien­tras que ellos tien­den a los ata­ques ver­ba­les, no­so­tras so­le­mos llo­rar, una reac­ción fí­si­ca más pro­pia de la pe­na. Los par­ti­ci­pan­tes en el es­tu­dio usa­ban ad­je­ti­vos co­mo “hos­til” o “ma­lé­vo­lo” an­te ros­tros fe­me­ni­nos que ex­pre­sa­ban agre­si­vi­dad, mien­tras que el ad­je­ti­vo pre­do­mi­nan­te pa­ra ca­li­fi­car los ros­tros mas­cu­li­nos era “fuer­te”.

En de­fen­sa pro­pia

Los ase­so­res de Hi­llary Clin­ton le pi­die­ron que no se en­fa­da­ra du­ran­te los de­ba­tes po­lí­ti­cos y, des­de las re­des, fue cri­ti­ca­da por es­tar de­ma­sia­do se­ria du­ran­te el dis­cur­so de ven­ce­do­ra de las primarias. “Son­ríe. Aca­bas de te­ner una gran no­che”, tui­teó el pre­sen­ta­dor del ca­nal de no­ti­cias MSNBS, Joe Sa­car­bo­rough, car­ga­do de con­des­cen­den­cia. La mu­jer en­fa­da­da tie­ne muy ma­la pren­sa, tal vez sea ese el mo­ti­vo de que Fran­ces Mcdor­mand, que nun­ca ha bri­lla­do por su ne­ce­si­dad de

Nos en­se­ñan que la ra­bia fe­me­ni­na es co­sa de hi­dras, de his­té­ri­cas, de vi­lla­nas…

com­pla­cer a los otros, lle­va unos años eli­gien­do pa­pe­les que po­nen ros­tro, y dig­ni­dad, a la ira fe­me­ni­na. Mil­dred Ha­yes, la ma­dre de Tres anun­cios a las afue­ras (que le ha per­mi­ti­do ga­nar un Os­car) tran­si­ta de la pa­ra­li­zan­te tris­te­za a la fu­ria que le per­mi­te exi­gir jus­ti­cia. Y en la mi­ni­se­rie de Oli­ve Kit­te­rid­ge (HBO Es­pa­ña) in­ter­pre­ta a una mu­jer adus­ta, sin­ce­ra y áci­da, incapaz de dul­ci­fi­car o fal­sear su for­ma de es­tar en el mun­do.

Re­pre­sio­nes pe­li­gro­sas

Y es que la ira cum­ple una fun­ción muy con­cre­ta en las re­la­cio­nes hu­ma­nas y en­mas­ca­rar­la, in­clu­so de ma­ne­ra re­fle­ja, es pe­li­gro­so, po­co sa­lu­da­ble y so­bre to­do na­da fun­cio­nal. “Si la si­tua­ción es in­jus­ta, nos en­fa­da­mos pa­ra reac­cio­nar an­te ella y cam­biar­la. El en­fa­do nos mo­vi­li­za, ayu­da a trans­for­mar lo que no nos gus­ta, es bá­si­co pa­ra la su­per­vi­ven­cia –ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Ja­ra Pé­rez–. Tra­di­cio­nal­men­te, a no­so­tras no nos en­se­ñan a sa­car­lo cuan­do apa­re­ce, por es­ta vía, aca­ba acu­mu­lán­do­se y, tar­de o tem­prano, ex­plo­ta­mos. En­ton­ces vie­ne la cul­pa, una iner­cia tam­bién muy fe­me­ni­na, por la pér­di­da de con­trol”. “Mi abue­la me de­cía cons­tan­te­men­te que ha­bía que ha­cer­lo to­do con una son­ri­sa... y me lo creí. No es al­go so­bre lo que ha­ya re­fle­xio­na­do has­ta que he si­do adul­ta, pe­ro es­toy se­gu­ra de que esa cla­se de edu­ca­ción es la que me ha lle­va­do a ges­tio­nar muy mal, no so­lo la ira, sino to­das las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas”, me cuen­ta Ali­cia, de 33 años. Ella tie­ne una re­la­ción muy com­pli­ca­da con su pa­dre, ba­sa­da en la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción y las cuen­tas pen­dien­tes por una in­fan­cia fal­ta de cariño. “En los con­flic­tos con él, tien­do a caer en la pe­na y el llan­to”, ex­pli­ca. En sus se­sio­nes de te­ra­pia, Ali­cia ha ido des­en­tra­ñan­do có­mo ha afec­ta­do es­te com­por­ta­mien­to a otras fa­ce­tas de su vi­da. En las re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les, por ejem­plo. “Es al­go que es­toy cam­bian­do aho­ra; es­toy apren­dien­do a re­co­no­cer e iden­ti­fi­car los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos. Con mi an­te­rior pa­re­ja, so­lía llo­rar y es­tar aba­ti­da cuan­do en reali­dad sen­tía ira. To­do es­to creó una si­tua­ción de con­fu­sión en la que, an­te si­tua­cio­nes in­jus­tas, yo pa­sa­ba por frá­gil y él ha­cía ce­ro au­to­crí­ti­ca”. Ali­cia cuen­ta que, des­de su in­fan­cia, ca­ló en ella el men­sa­je de que la gen­te que se en­fa­da es car­gan­te, des­agra­da­ble y no tie­ne au­to­con­trol. “Cues­tiono cons­tan­te­men­te lo que me mo­les­ta, y lo ana­li­zo pa­ra com­pro­bar si ten­go de­re­cho a que me mo­les­te. Has­ta ha­ce muy po­co, ya de adul­ta, no he com­pren­di­do que el sen­ti­mien­to de re­cha­zo se jus­ti­fi­ca por sí mis­mo, que no va a ha­ber nin­gún tri­bu­nal juz­gán­do­me por­que mi irri­ta­ción no es vá­li­da. Que no van a de­jar de que­rer­me por­que me en­fa­de. El he­cho de que me mo­les­te es su­fi­cien­te pa­ra pa­rar­me a tra­tar de cam­biar­lo”. En es­te pun­to, pro­ce­de re­cor­dar aque­lla es­ce­na de Las amis­ta­des pe­li­gro­sas en la que la mar­que­sa de Mer­teuil, in­ter­pre­ta­da

“Mi abue­la me de­cía que ha­bía que ha­cer­lo to­do con una son­ri­sa... Y me lo creí”. Cuan­do en vez de le­van­tar la voz, llo­ra­mos, ¿es­ta­mos tra­tan­do de evi­tar el conflicto?

por Glenn Clo­se, cuen­ta muy or­gu­llo­sa có­mo ha apren­di­do a en­mas­ca­rar sus emo­cio­nes cla­ván­do­se un te­ne­dor en la pal­ma de la mano (por de­ba­jo de la me­sa) mien­tras son­ríe. En su ca­so, la im­pos­tu­ra re­sul­ta útil pa­ra ma­ne­jar­se en un en­torno hos­til. Cuan­do es­ta­mos en­fa­da­das pe­ro ma­ni­fes­ta­mos una reac­ción emo­ti­va igual o equi­va­len­te a la tris­te­za –es de­cir, cuan­do se im­po­ne le­van­tar la voz pe­ro en lu­gar de eso, llo­ra­mos–, tam­bién es­ta­mos ha­cien­do al­go que en par­te nos com­pen­sa. ¿Es­ta­mos ha­cien­do al otro sen­tir­se cul­pa­ble? Li­dia, de 41 años ha iden­ti­fi­ca­do re­cien­te­men­te es­te cor­to­cir­cui­to en sus re­la­cio­nes emo­cio­na­les. “La iner­cia de de­jar­te caer ha­cia la tris­te­za te co­lo­ca en un lu­gar de su­pe­rio­ri­dad mo­ral des­de el que evi­tas dis­cu­tir las co­sas o po­ner­las en­ci­ma de la me­sa”. Li­dia re­co­no­ce que, en mu­chas oca­sio­nes, se ha pues­to en es­ta po­si­ción: “No sé iden­ti­fi­car si es por la edu­ca­ción o por los es­tí­mu­los que he re­ci­bi­do del ex­te­rior, pe­ro en­fa­dar­me me cuesta mu­chí­si­mo. Ten­go que tra­gar mu­cho has­ta lle­gar a per­mi­tir­me sa­car la ira, y hay un pun­to en el que in­clu­so me da ver­güen­za”. Pa­ra que nos en­ten­da­mos, a la pe­na, tan dig­na y re­po­sa­da, so­lo hay que de­jar­la pa­sar, la ra­bia en cam­bio es una he­rra­mien­ta pa­ra sa­car to­do lo que no nos gus­ta a ple­na luz. Y eso da mie­do. “Asus­ta sí –di­ce la psi­có­lo­ga–, pa­ra mo­vi­li­zar­se ha­ce fal­ta va­lor. El en­fa­do con­lle­va otra for­ma de es­tar en el mun­do más ac­ti­va. Cuan­do se de­tec­ta ese com­por­ta­mien­to, hay que ha­cer un au­to­aná­li­sis: “¿Por qué no es­toy ha­cien­do na­da an­te una si­tua­ción que me pa­re­ce in­jus­ta? ¿Qué pue­do ha­cer pa­ra que cam­biar las co­sas no me su­pon­ga un des­tro­zo men­tal?”. La ma­yo­ría de las per­so­nas a las que acom­pa­ño son mu­je­res jó­ve­nes y mu­chas su­fren es­te pro­ble­ma. A mí mis­ma me re­mue­ve ver­las en­fa­da­das, ten­go que pa­rar­me a pen­sar por qué me per­tur­ba una emo­ción tan na­tu­ral. Lo que ha­go es ani­mar­las a sa­car la ra­bia cuan­do se pre­sen­ta, a per­mi­tir­se dar­le un pu­ñe­ta­zo a un cojín y, so­bre to­do, a no acu­mu­lar­la”, sos­tie­ne.

Ata­car al lo­bo

Los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro trans­mi­ti­dos de ge­ne­ra­ción nos mar­can. Sin em­bar­go, vi­vi­mos en tiem­pos de re­vuel­ta co­lec­ti­va. Re­cien­te­men­te, cien­tos de mi­les de per­so­nas en to­da Es­pa­ña, so­bre to­do mu­je­res, sa­lie­ron a las ca­lles (ha­cien­do ca­so omi­so de la ma­la pren­sa de la ra­bia fe­me­ni­na) pa­ra ex­pre­sar su in­dig­na­ción an­te la sen­ten­cia del ca­so de la Ma­na­da. Al­go es­tá cam­bian­do. ¿No se­rán nues­tras pro­pias pe­que­ñas tor­men­tas las re­vo­lu­cio­nes in­di­vi­dua­les que, le­jos de con­ver­tir­nos en vi­lla­nas, nos es­tán ayu­dan­do a abrir­nos pa­so? ¿Es la ca­pa­ci­dad de al­zar la voz co­lec­ti­va­men­te un re­fle­jo de lo que es­tá su­ce­dien­do en nues­tra in­ti­mi­dad?

Maes­tras del ilu­sio­nis­mo. Co­mo la mar­que­sa de Mer­teuil [Glenn Clo­se], en Las amis­ta­des pe­li­gro­sas, he­mos apren­di­do a es­con­der la ra­bia.

Vias de es­ca­pe. Fran­ces Mcdor­mand en Tres anun­cios a las afue­ras (iz­da.), que ex­plo­ra el pa­so de la tris­te­za a la ira por par­te de una mu­jer que bus­ca jus­ti­cia. Y en la mi­ni­se­rie Oli­ve Kit­te­rid­ge (HBO).

El rui­do y la fu­ria. Cuan­do es­ta­lla, la ira fe­me­ni­na sue­le ser rá­pi­da­men­te ca­li­fi­ca­da co­mo “his­te­ria”, des­ac­ti­van­do así su ca­pa­ci­dad de re­be­lión con­tra un en­torno hos­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.