¿Es po­si­ble te­ner una ALI­MEN­TA­CIÓN SA­NA?

Cuan­to más co­ci­nes, me­nos ries­go ten­drás de en­gor­dar y en­fer­mar. Lo re­pi­ten ca­da vez más los ex­per­tos y lo con­fir­man los es­tu­dios de nu­tri­ción: co­mer sano no tie­ne por qué ser más ca­ro.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud - Por MA­RI­SOL GUI­SA­SO­LA

PPues sí, sa­ber co­ci­nar es si­nó­ni­mo de sa­lud. La­men­ta­ble­men­te, los ni­ños no lo apren­den en los co­le­gios y ca­da vez me­nos en las ca­sas, y la con­se­cuen­cia son las cre­cien­tes ta­sas de obe­si­dad y en­fer­me- da­des cró­ni­cas en per­so­nas ca­da vez más jó­ve­nes. Lo ha com­pro­ba­do un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Jour­nal of Nu­tri­tion Edu­ca­tion and Beha­vior, que con­clu­ye que si apren­des a co­ci­nar de jo­ven te ali­men­tas me­jor de adul­to. “Que­ría­mos ver có­mo in­fluían las ha­bi­li­da­des cu­li­na­rias de los jó­ve­nes [de en­tre 18 y 25 años en 2002-2003, cuan­do co­men-

zó el es­tu­dio] en su bie­nes­tar cuan­do lle­ga­ban a adul­tos”, ex­pli­ca la doc­to­ra Je­nif­fer Ut­ter, de la Uni­ver­si­dad de Auc­kland (Nue­va Ze­lan­da), au­to­ra prin­ci­pal del tra­ba­jo. “Cuan­do, en 2015-2016, co­te­ja­mos los datos, vi­mos que los que ha­bían de­cla­ra­do ma­yo­res ca­pa­ci­da­des en la co­ci­na se ali­men­ta­ban me­jor: pre­pa­ra­ban más co­mi­das con ver­du­ras fres­cas; ha­cían más co­mi­das en fa­mi­lia; con­su­mían me­nos ali­men­tos pro­ce­sa­dos y co­mi­da rá­pi­da…”.

Un mal ejem­plo

El pro­ble­ma es la idea que tie­nen al­gu­nos ado­les­cen­tes de lo que su­po­ne co­ci­nar. Un es­tu­dio bri­tá­ni­co de 2015 com­pro­bó que, pa­ra mu­chos, con­sis­te en “sa­ber me­ter una piz­za en el mi­cro­on­das”. Lo de co­mer a ho­ras fi­jas tam­bién que­da­ba fue­ra del me­nú. La ma­yo­ría co­mía lo que le ape­te­cía al lle­gar a ca­sa o pe­día co­mi­da por te­lé­fono. Y es fá­cil con­ver­tir­se en adic­to a esos pro­duc­tos. Con es­tu­dia­das pro­por­cio­nes de gra­sa, sal, azú­ca­res e hi­dra­tos re­fi­na­dos, es­tán for­mu­la­dos pa­ra ha­cer­te desear más de lo mis­mo en cuan­to aca­bas de co­mer­los. Lo de­pri­men­te es ver có­mo en nues­tro país es­ta­mos imi­tan­do esos há­bi­tos de ali­men­ta­ción. Las es­ta­dís­ti­cas dan fe de las con­se­cuen­cias: se­gún un es­tu­dio de la OMS pre­sen­ta­do ha­ce unos días, al­re­de­dor de un 40% de los ni­ños es­pa­ño­les tie­ne so­bre­pe­so u obe­si­dad, una ci­fra que en Eu­ro­pa so­lo su­pera Chi­pre. Ese por­cen­ta­je es si­mi­lar en los adul­tos: un 40% tie­ne so­bre­pe­so y más de un 20% pa­de­ce obe­si­dad, se­gún el Es­tu­dio Nu­tri­cio­nal de la Po­bla­ción Es­pa­ño­la (ENPE). Lo que vie­ne des­pués es aún más gra­ve: a me­di­da que au­men­tan las ta­sas de obe­si­dad, lo ha­ce tam­bién la in­ci­den­cia de en­fer­me­da­des cró- ni­cas. Se cal­cu­la que nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio des­ti­na el 7% de su gas­to a tra­tar el so­bre­pe­so y la obe­si­dad. Se­gún datos de la con­sul­to­ra Mc­kin­sey, el cos­te mun­dial de la obe­si­dad (tan­to en aten­ción sa­ni­ta­ria co­mo en pro­duc­ti­vi­dad y otros con­cep­tos) equi­va­le al 2,8% del pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB) glo­bal.

Vuel­ta a la tra­di­ción

Dar la vuel­ta a esa si­tua­ción pa­sa por vol­ver a co­ci­nar con pro­duc­tos fres­cos. Lo he­mos in­ves­ti­ga­do y no, las die­tas ba­sa­das en pro­duc­tos fres­cos no son más ca­ras que las ba­sa­das en pro­duc­tos pro­ce­sa­dos o pre­co­ci­na­dos. Un es­tu­dio rea­li­za­do en EE.UU. (don­de los ali­men­tos fres­cos son mu­chos más ca­ros que en Es­pa­ña) ha cal­cu­la­do que el cos­te por ca­lo­ría de los ali­men­tos ul­tra­pro­ce­sa­dos es un 24% más ca­ro que el de los cocinados en ca­sa. In­clu­so el Consejo Eu­ro­peo de In­for­ma­ción Ali­men­ta­ria se ha pro­nun­cia­do con­tra esa idea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.