¿Qué nos di­ce una ana­lí­ti­ca?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - En Portada - TEX­TO: BEA ABE­LAI­RAS

Lo que nos cuen­tan los pa­rá­me­tros bá­si­cos de un aná­li­sis de san­gre y ori­na

DE­TEC­TAR EL CO­LES­TE­ROL es fá­cil con una ana­lí­ti­ca bá­si­ca. Es­ta prue­ba nos da bas­tan­tes pis­tas so­bre el es­ta­do ge­ne­ral de sa­lud, aun­que los ex­per­tos re­co­mien­dan in­for­mar­se so­bre los va­lo­res y no in­ter­pre­tar­los a so­las, por­que pue­den ge­ne­rar una preo­cu­pa­ción in­ne­ce­sa­ria. La bio­quí­mi­ca es la que nos ayu­da a sa­ber có­mo es­tá nues­tro co­les­te­rol (bueno y ma­lo) y los tri­gli­cé­ri­dos.

Hay quie­nes se sien­ten an­te los re­sul­ta­dos de un aná­li­sis de san­gre co­mo an­te la fac­tu­ra de la luz. Y tam­bién es­tán los que su­fren tan­to que se po­nen lí­vi­dos en cuan­to ven una ba­ta blan­ca. Pa­ra los pri­me­ros Ma­ri­sa Ma­rín, mé­di­co del cen­tro de sa­lud de Ca­ri­ño, re­cuer­da que siem­pre se pue­de pre­gun­tar al fa­cul­ta­ti­vo, por­que los va­lo­res de los re­sul­ta­dos siem­pre hay que in­ter­pre­tar­los re­la­cio­nán­do­los con la his­to­ria mé­di­ca. Cuen­ta que la san­gre que se ex­trae se en­vía a un la­bo­ra­to­rio —ca­si siem­pre an­tes de las 9.30 ho­ras— y en 24 ho­ras ya es­tán los re­sul­ta­dos en el cen­tro de sa­lud (en los hos­pi­ta­les es cues­tión de ho­ras si es ur­gen­te).

Es­ta mé­di­co ex­pli­ca que nor­mal­men­te se pi­de un he­mo­gra­ma y una bio­quí­mi­ca: «El pri­me­ro es un es­tu­dio que eva­lúa la can­ti­dad de ele­men­tos de la san­gre y la for- ma; los más co­no­ci­dos son los gló­bu­los ro­jos (he­ma­tíes), los gló­bu­los blan­cos (leu­co­ci­tos) y las pla­que­tas. Jun­to con la his­to­ria clí­ni­ca los re­sul­ta­dos ayu­dan al mé­di­co a diag­nos­ti­car, por ejem­plo, anemias e in­fec­cio­nes, las más fre­cuen­tes».

Mar­ca­do­res de cán­cer

La bio­quí­mi­ca es­tu­dia sus­tan­cias pre­sen­tes en la san­gre co­mo la glu­co­sa (pa­ra de­ter­mi­nar dia­be­tes), el so­dio, el po­ta­sio y la crea­ti­ni­na (fun­ción re­nal) o los en­zi­mas del hí­ga­do, las gra­sas en la san­gre, co­mo son el co­les­te­rol en sus di­fe­ren­tes frac­cio­nes y los tri­gli­cé­ri­dos. Hay otros aná­li­sis más es­pe­cí­fi­cos co­mo los de hor­mo­nas que se pi­den, por ejem­plo, pa­ra co­no­cer el fun­cio­na­mien­to del ti­roi­des. Los mar­ca­do­res tu­mo­ra­les (cu­yos re­sul­ta­dos tar­dan un po­co más) in­di­can si un cán­cer ha evo­lu­cio­na­do, pe­ro siem­pre en un pun­to con­cre­to de un tra­ta­mien­to. De he­cho, Ma­rín ad­vier­te de que to­dos los pa­rá­me­tros de­ben ser so- li­ci­ta­dos en el con­tex­to de una his­to­ria clí­ni­ca: «El pa­cien­te no de­be preo­cu­par­se an­te un des­cen­so o ele­va­ción ais­la­da de al­guno». Los mar­ca­do­res tu­mo­ra­les son uno de es­tos ejem­plos, por­que hay al­gu­nos in­clu­so que pue­den dar al­tos en per­so­nas sa­nas, por eso so­lo se pue­den to­mar co­mo re­fe­ren­cia tras re­ci­bir tra­ta­mien­tos.

Los aná­li­sis de ori­na más ha­bi­tua­les son los de­no­mi­na­dos se­di­men­tos uri­na­rios y apor­tan in­for­ma­ción no so­lo de los ri­ño­nes y del sis­te­ma ex­cre­tor, sino de to­do el or­ga­nis­mo: «Se pue­den de­tec­tar al­te­ra­cio­nes de la glu­co­sa, cris­ta­les (có­li­cos re­na­les) o mi­cro­or­ga­nis­mos (po­si­bles in­fec­cio­nes)». La ori­na nor­mal con­tie­ne muy po­cos gló­bu­los ro­jos (me­nos de cin­co cé­lu­las por mi­cro­li­tro), cuan­do hay más el mé­di­co es­tu­dia­rá si hay he­ma­tu­ria mi­cros­có­pi­ca, es de­cir, al­gu­na en­fer­me­dad de las vías uri­na­rias. Los gló­bu­los blan­cos en un es­ta­do nor­mal de­ben ser me­nos de diez cé­lu­las por mi­cro­li­tro, su au­men­to pue­de in­di­car in­fec­ción del trac­to uri­na­rio. «En es­te ca­so se rea­li­za­ría un aná­li­sis de ori­na mi­cro­bio­ló­gi­co pa­ra de­tec­tar el agen­te pa­tó­geno». Tam­bién hay que re­pa­rar en la glu­co­sa: en ex­ce­so pue­de es­tar re­la­cio­na­do con la dia­be­tes me­lli­tus.

Pá­ni­co

Aurora Cor­ti­na es una ex­per­ta en tran­qui­li­zar a las per­so­nas que tie­nen pá­ni­co a los aná­li­sis por­que lle­va na­da me­nos que más de tres dé­ca­das tra­ba­jan­do en el ser­vi­cio de ex­trac­ción del Ar­qui­tec­to Mar­ci­de de Fe­rrol, don­de es la su­per­vi­so­ra del la­bo­ra­to­rio. «Lo más gra­cio­so es cuan­do lle­ga al­guien lleno de ta­tua­jes di­cien­do que le dan mie­do los aná­li­sis. ¡Pe­ro si el pin­cha­zo es un se­gun­do!», di­ce. Re­co­mien­da con­fe­sar los re­ce­los a las en­fer­me­ras y dis­traer­se: «Los po­de­mos tum­bar, char­la­mos con ellos y nor­mal­men­te ya no se en­te­ran del pin­cha­zo». Y ad­vier­te de que a pe­sar de los tu­bos que se re­co­jan la can­ti­dad de san­gre siem­pre se compensa be­bien­do un va­so de agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.