El ca­fé no so­lo te des­pier­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: JUAN LO­JO

Su con­su­mo mo­de­ra­do po­dría te­ner efec­tos be­ne­fi­cio­sos en la sa­lud

UN CA­FÉ TE DES­PIER­TA... Y po­dría ser «an­ti­aging» Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford (Ca­li­for­nia, EE. UU.) han en­con­tra­do una co­rre­la­ción en­tre el con­su­mo (ojo, ¡mo­de­ra­do!) de ca­feí­na y una ma­yor lon­ge­vi­dad.

La in­fla­ma­ción cró­ni­ca es un pro­ce­so aso­cia­do a mu­chas en­fer­me­da­des hu­ma­nas co­mo el alz­héi­mer, las pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res, la os­teoar­tri­tis o el cán­cer. El es­tu­dio que aca­ba de pu­bli­car es­te gru­po de in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, en el que par­ti­ci­pa­ron per­so­nas de dis­tin­tas eda­des y cir­cuns­tan­cias fí­si­cas, per­mi­tió iden­ti­fi­car dos mo­lé­cu­las que in­ter­vie­nen en la in­fla­ma­ción y la hi­per­ten­sión. En ex­pe­ri­men­tos con ra­to­nes ha­bían com­pro­ba­do que la ca­feí­na ac­túa co­mo an­ta­go­nis­ta de esas mo­lé­cu­las, por lo que los in­ves­ti­ga­do­res de­ci­die­ron ana­li­zar si los ni­ve­les de ca­feí­na en san­gre es­tán re­la­cio­na­dos con la mo­du­la­ción de los ge­nes del in­fla­ma­so­ma.

A par­tir de los re­sul­ta­dos de cues­tio­na­rios so­bre el uso de be­bi­das con ca­feí­na, el equi­po ob­ser­vó que aque­llas per­so­nas ma­yo­res con ten­den­cia a con­su­mir más ca­feí­na mos­tra­ban ni­ve­les de in­fla­ma­ción más ba­jos en san­gre. A con­ti­nua­ción com­pro­ba­ron que aque­llas per­so­nas del gru­po con me­nor ex­pre­sión de los ge­nes del in­fla­ma­so­ma en san­gre pre­sen­ta­ban ni­ve­les más ele­va­dos de los me­ta­bo­li­tos re­sul­tan­tes del ca­fé, co­mo la teo­fi­li­na o la teo­bro­mi­na, tam­bién pre­sen­tes en el té y el cho­co­la­te, res­pec­ti­va­men­te. Los re­sul­ta­dos del tra­ba­jo —que ha si­do des­ta­ca­do por la pres­ti­gio­sa re­vis­ta ame­ri­ca­na Ti­me y que el en­do­crino ga­lle­go Ma­nuel An­to­nio Bo­ta­na, con­sul­ta­do por es­ta re­vis­ta, con­si­de­ra «in­tere­san­te» y «cohe­ren­te» con es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos an­te­rio­res»—, se­ña­lan un me­ca­nis­mo por el que la ca­feí­na in­flu­ye en la lon­ge­vi­dad. De es­te mo­do, el con­su­mo mo­de­ra­do de ca­fé po­dría su­pri­mir la in­fla­ma­ción sis­té­mi­ca cau­sa­da por la ac­ti­va­ción del in­fla­ma­so­ma y con­tri­buir así a la co­rre­la­ción ob­ser­va­da en­tre su con­su­mo y el alar­ga­mien­to de la vi­da. «El he­cho de que al­go que mu­cha gen­te be­be y real- men­te le gus­ta be­ber po­dría te­ner un be­ne­fi­cio di­rec­to, nos sor­pren­dió», apun­ta Mark Da­vis, uno de los res­pon­sa­bles del tra­ba­jo, que pre­ci­sa que el es­tu­dio no de­mues­tra una re­la­ción de cau­sa-efec­to. «No di­mos a unos ra­to­nes ca­fé y a otros des­ca­fei­na­do —apun­ta el in­ves­ti­ga­dor con cier­ta iro­nía—. Lo que he­mos mos­tra­do, de for­ma ri­gu­ro­sa, es una co­rre­la­ción en­tre el con­su­mo de ca­feí­na y la lon­ge­vi­dad». Ma­nuel Bo­ta­na, en to­do ca­so, cree que an­tes de ex­tra­po­lar abier­ta­men­te es­tos es­tu­dios a la reali­dad ha­ce fal­ta más in­ves­ti­ga­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.