El jue­go on li­ne atra­pa a los ado­les­cen­tes

LAS CI­FRAS SE DIS­PA­RAN. Des­de que se ha le­ga­li­za­do, el jue­go «on li­ne» se ha con­ver­ti­do en la se­gun­da cau­sa de lu­do­pa­tía. Inés Quei­jei­ro, mé­di­co de la Uni­dad de Tra­ta­mien­to del Al­cohol y Con­duc­tas Adic­ti­vas de A Coruña (Uta­ca) re­ve­la un tras­va­se del con­su

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Psicología - TEX­TO: JESÚS FLO­RES

En Diario de un lu­dó­pa­ta, el vi­gués Da­vid Fer­nán­dez re­la­ta­ba co­mo, des­pués de su ex­pe­rien­cia con las tra­ga­pe­rras, se en­gan­chó al jue­go «on li­ne» tras re­ci­bir por In­ter­net un bono de 50 eu­ros. Aca­ba­ba de en­trar en la vein­te­na y le aguar­da­ba un cal­va­rio que re­ma­tó con una deu­da de 60.000 eu­ros a los ban­cos y tres in­ten­tos de sui­ci­dio. Un ca­so que nos ha­ce echar la vis­ta al­go más atrás, cuan­do en los ochen­ta y en los no­ven­ta los es­tra­gos los pro­vo­ca­ban las lla­ma­das dro­gas du­ras (he­roí­na, co­caí­na...) pa­ra dar lue­go pa­so a las dro­gas sin­té­ti­cas. Sus ci­fras de con­su­mo y la de­man­da real de tra­ta­mien­to —aun­que ni mu­cho me­nos es un asun­to del pa­sa­do y el can­na­bis y la co­caí­na si­guen ha­cien­do de las su­yas— ya no son lo que eran en Ga­li­cia, mien­tras que el al­cohol con­ti­núa sien­do un pro­ble­ma en­dé­mi­co y, aho­ra, el jue­go «on li­ne» ame­na­za con con­ver­tir­se en la nueva dro­ga du­ra.

Pe­ro la ac­tua­li­dad lle­ga con otros problemas aña­di­dos: la ex­tre­ma ju­ven­tud de quie­nes se ini­cian (se han de­tec­ta­do casos con tre­ce años, co­mo una de las con­se­cuen­cias de la ge­ne­ra­li­za­ción del te­lé­fono mó­vil: «cual­quier cha­val pue­de co­ger la tar­je­ta de su pa­dre y ju­gar», re­cuer­da Da­vid Fer­nán­dez en su li­bro) y el cre­ci­mien­to de los casos de lu­do­pa­tía en­tre quie­nes usan el «smartp­ho­ne» o el or­de­na­dor pa­ra jue­gos de azar: un 3% de quie­nes lo ha­cen pre­sen­tan sig­nos de de­pen­den­cia y de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo que pre­ci­sa de tra­ta­mien­to. Cuan­do se le­ga­li­zó el jue­go «on li­ne», en el 2012, so­lo el 0,5 de los lu­dó­pa­tas diag­nos­ti­ca­dos pro­ce­dían de es­te há­bi­to. En el 2015 la ci­fra ya era del 15 % Inés Quei­jei­ro, di­rec­to­ra mé­di­ca de la Uni­dad de Tra­ta­mien­to del Al­cohol y Con­duc­tas Adic­ti­vas de A Coruña (Uta­ca) —uni­dad de re­fe­ren­cia del Ser­gas— ase­gu­ra que es «una bo­la que cre­ce des­de mu­chos si­tios». Y tam­bién lo ha­ce des­de el pro­pio ne­go­cio que ge­ne­ra. En ese 2015 en el que el jue­go «on li­ne», con 3,3 mi­llo­nes de ju­ga­do­res, ya se co­ro­na­ba co­mo la se­gun­da prác­ti­ca re­la­cio­na­da con la lu­do­pa­tía en Es­pa­ña, tras las tra­ga­pe­rras. Las em­pre­sas re­la­cio­na­das con ese sec­tor, y que son los que nun­ca pier­den en es­te jue­go, gas­ta­ron 83 mi­llo­nes de eu­ros en su pro­mo­ción: de­por­tis­tas fa­mo­sos, ca­mi­se­tas de equi­pos de fút­bol, anun­cios en la te­le... Un des­plie­gue que a mu­chos les cho­ca frente a la prohi­bi­ción de anun­ciar­se de, por ejem­plo, la mar­cas de ta­ba- co o los li­co­res de al­ta gra­dua­ción y que a Quei­jei­ro le preo­cu­pa es­pe­cial­men­te por el im­pac­to que tie­ne en los ado­les­cen­tes: «El jue­go on li­ne pro­vo­ca una adic­ción sin sus­tan­cia, que li­be­ra do­pa­mi­na y en­dor­fi­nas en el ce­re­bro y aca­ba pro­vo­can­do, apar­te de los sín­to­mas y los da­ños del res­to de las adi­cio­nes, problemas le­ga­les en mu­chos casos». De he­cho, apar­te de la de Da­vid Fer­nán­dez, en los úl­ti­mos años he­mos leí­do nu­me­ro­sas his­to­rias de jó­ve­nes y ado­les­cen­tes que de pron­to se con­ver­tían en noticia por las deu­das de jue­go que ha­bían con­traí­do, sin que na­die en su ca­sa hu­bie­ra sos­pe­cha­do has­ta en­ton­ces del pro­ble­ma. La ex­pe­rien­cia de Inés Quei­jei­ro en con­sul­ta re­ve­la aso­cia­cio­nes cu­rio­sas, o no tan­to. Por ejem­plo, la del al­cohol y el jue­go. «Hay per­so­na­li­da­des adic­ti­vas que lo que ha­cen es cam­biar de há­bi­to, a lo me­jor han de­ja­do el al­cohol y aho­ra se han echa­do a los bra­zos del jue­go. O al re­vés. O com­bi­nan am­bas». En su opi­nión, y así lo es­tán po­nien­do en prác­ti­ca en la Uta­ca, es im­por­tan­te el abor­da­je mul­ti­dis­ci­pli­nar de es­te ti­po de com­por­ta­mien­tos. «En mu­chas oca­sio­nes el en­fer­mo no re­co­no­ce el pro­ble­ma, pe­ro pi­de ayu­da pa­ra su­pe­rar al­gu­na con­se­cuen­cia fí­si­ca o pis­co­ló­gi­ca que és­te le es­tá pro­vo­can­do». En la Uta­ca se re­co­no­cen «ca­si des­bor­da­dos» por la de­man­da, en la que el al­cohol si­gue te­nien­do una al­ta pre­sen­cia: reciben unos 40 casos nue­vos al mes y en 2016 hi­cie­ron 4.800 con­sul­tas.

Las em­pre­sas del sec­tor, que son los que nun­ca pier­den en es­te jue­go, se gas­ta­ron 83 mi­llo­nes de eu­ros en su pro­mo­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.