De­jad que los ni­ños se en­su­cien

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: MI­LA MÉNDEZ

Los es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten que tam­bién hay «gér­me­nes bue­nos»

EL INS­TIN­TO PRO­TEC­TOR lle­va a mu­chos pa­dres a ex­tre­mar la hi­gie­ne de sus hi­jos, a ve­ces de for­ma exa­ge­ra­da, co­mo es­te­ri­li­zar el chu­pe­te ca­da vez que los pe­que­ños lo lle­van a la bo­ca. Es cier­to que su sis­te­ma in­mu­ne aún es dé­bil pe­ro un po­qui­to de su­cie­dad no siem­pre ha­ce da­ño

Le­van­ta­rían un mu­ro pa­ra pro­te­ger a sus hi­jos de cual­quier agre­sión ex­ter­na, in­clu­so de la más mi­nús­cu­la. Los ais­la­rían de to­do ger­men y mi­cro­or­ga­nis­mo. Sin em­bar­go, tal te­lón de ace­ro no so­lo es im­po­si­ble sino que pue­de re­sul­tar con­tra­pro­du­cen­te. Des­de ha­ce unos años va­rios es­tu­dios han in­da­ga­do en la co­no­ci­da co­mo «hi­pó­te­sis de la hi­gie­ne», por aho­ra to­da­vía una teo­ría, for­mu­la­da en 1989 por el doc­tor David Stra­chan. Abo­ga, en­tre otras co­sas, por una in­fan­cia al ai­re li­bre. El quid es­tá en la mi­cro­bio­ta o flo­ra in­tes­ti­nal. Las «bac­te­rias bue­nas» ayu­dan a desa­rro­llar una res­pues­ta in­mu­ne ade­cua­da. Aun­que es cier­to que, cuan­to más pe­que­ños, más in­ma­du­ro es el sis­te­ma de de­fen­sas, se es­ti­ma que du­ran­te los dos o tres pri­me­ros años de vi­da un ni­ño tie­ne una me­dia de dos gas­tro­en­te­ri­tis, seis oti­tis y ocho ca­ta­rros anua­les, no pa­sa na­da por­que jue­guen con ca­ra­co­les, lom­bri­ces o ra­nas. «Evi­den­te­men­te, ¡no les de­ja­re­mos to­car una avis­pa asiá­ti­ca!», ex­cla­ma la pe­dia­tra del Chuac Le­ti­cia Vi­la Sex­to.

La doc­to­ra de la Uni­dad de Aler­gia e In­mu­no­lo­gía Pe­diá­tri­ca del hos­pi­tal re­co­no­ce que, a ve­ces, la preo­cu­pa­ción por man­te­ner el am­bien­te lím­pi­do pue­de re­sul­tar desor­bi­ta­da. «En ge­ne­ral no es­tán ob­se­sio­na­dos con es­te te­ma —va­lo­ra la pe­dia­tra— aun­que qui­zás pue­de ha­ber un ex­ce­so de hi­gie­ne en la so­cie­dad oc­ci­den­tal, que se tra­du­ce en ba­ñar a los ni­ños a dia­rio, es­te­ri­li­zar bi­be­ro­nes y te­ti­nas en lu­gar de la­var­los con agua y ja­bón, o no de­jar que los be­bés se en­su­cien mien­tras jue­gan». Lue­go, cla­ro es­tá, aña­de, hay que la­var­los.

Se es­ti­ma que en­tre el 30 y el 4 0% de la po­bla­ción mun­dial es­tá afec­ta­da por una o más en­fer­me­da­des alér­gi­cas. «En Eu­ro­pa -in­for­ma la doc­to­ra del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio de A Co­ru­ña- son la en­fer­me­dad más fre­cuen­te en ni­ños». ¿Por qué au­men­ta es­ta in­ci­den­cia? «Un gru­po de tra­ba­jo aus­tra­liano pu­bli­có un es­tu­dio en el Jour­nal of Allergy and Cli­ni­cal Im­mu­no­logy en el 2011. En él des­cri­be có­mo los ni­ños alér­gi­cos tie­nen al­te­ra­da su ca­pa­ci­dad de res­pues­ta in­mu­no­ló­gi­ca fren­te a de­ter­mi­na­dos com­po­nen­tes bac­te­ria­nos que son im­pres­cin­di­bles pa­ra la co­rrec­ta ma­du­ra­ción del sis­te­ma in­mu­ne.

La con­se­cuen­cia es que el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de los alér­gi­cos se equi­vo­ca a la ho­ra de juz­gar agen­tes ex­ter­nos y reac­cio­na de for­ma exa­ge­ra­da fren­te a ellos», de­ta­lla. Si­guien­do es­te hi­lo, «hay es­tu­dios que nos in­di­can que la ex­po­si­ción a una me­nor va­rie­dad de bac­te­rias du­ran­te los pri­me­ros me­ses de vi­da con­di­cio­na la co­lo­ni­za­ción bac­te­ria­na del in­tes­tino y se aso­cia a un ma­yor ries­go de en­fer­me­da­des alér­gi­cas», ex­pli­ca ci­tan­do co­mo re­fe­ren­cia un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el 2015 en la Pe­dia­tric Cli­nics of North Ame­ri­ca.

Sen­ti­do co­mún

Otro in­for­me sue­co con­clu­yó que los ni­ños cu­yos pa­dres lim­pian el chu­pe­te con su sa­li­va tie­nen me­nos ries­gos de pre­sen­tar ec­ze­ma. «En otra in­ves­ti­ga­ción eu­ro­pea en­con­tra­ron que los ni­ños pro­ce­den­tes de zo­nas ru­ra­les, con una ma­yor va­rie­dad de mi­cro­bios en las gran­jas, pre­sen­ta­ban una pre­va­len­cia sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­nor de as­ma, ri­ni­tis y der­ma­ti­tis ató­pi­ca que los ni­ños pro­ce­den­tes de zo­nas ur­ba­nas». ¡Ojo! Es im­por­tan­te no caer en las ma- lin­ter­pre­ta­cio­nes. «No ca­be du­da de que la hi­gie­ne en nues­tro ám­bi­to so­cial, así co­mo la ad­mi­nis­tra­ción de va­cu­nas y me­di­das co­mo la po­ta­bi­li­za­ción del agua o el con­trol de los gér­me­nes en los ali­men­tos por par­te de las in­dus­trias ali­men­ta­rias, han te­ni­do co­mo re­sul­ta­do una dis­mi­nu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de las in­fec­cio­nes y la mor­ta­li­dad in­fan­til por agen­tes pa­tó­ge­nos. Por tan­to, pa­re­ce más que ra­zo­na­ble con­ti­nuar apli­cán­do­las», sub­ra­ya la mé­di­ca del Chuac. «Hay una se­rie de prác­ti­cas re­co­gi­das en la re­vis­ta Pers­pect Pu­blic Health en el 2016 —re­ve­la la sa­ni­ta­ria— pa­ra fa­vo­re­cer que con­te­mos con una mi­cro­bio­ta lo más sa­lu­da­ble po­si­ble».

Mas­co­ta en ca­sa

Le­ti­cia Vi­la Sex­to enu­me­ra al­gu­nos ejem­plos: «Te­ner una mas­co­ta en ca­sa des­de pe­que­ños, na­cer por vía va­gi­nal y no me­dian­te ce­sá­rea, el te­ner her­ma­nos, el ser ali­men­ta­dos con lac­tan­cia ma­ter­na, el ha­cer más vi­da en el ex­te­rior y me­nos en el in­te­rior de las vi­vien­das, el re­ci­bir una die­ta va­ria­da y ri­ca en fi­bra así co­mo el me­nor uso de an­ti­bió­ti­cos son cir­cuns­tan­cias que se aso­cian a un me­nor ries­go de pa­de­cer as­ma bron­quial, ri­ni­tis y der­ma­ti­tis ató­pi­ca», ex­pli­ca la pe­dia­tra del Chuac.

«El ex­ce­so de hi­gie­ne, por tan­to, no ge­ne­ra ni­ños más dé­bi­les fren­te a in­fec­cio­nes, sino que pue­de in­fluir de al­gu­na ma­ne­ra, to­da­vía por di­lu­ci­dar com­ple­ta­men­te, en el desa­rro­llo de otro ti­po de en­fer­me­da­des co­mo son las alér­gi­cas y las au­to­in­mu­nes», re­ve­la es­ta es­pe­cia­lis­ta. Y es que la so­bre­pro­tec­ción, co­mo en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da, no es bue­na, pe­ro siem­pre hay que ser cau­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.