Con el gimnasio en la ma­le­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - En Primera Persona - TEX­TO: MA­NUEL BLAN­CO FO­TOS: ÁN­GEL MAN­SO

YA NO HAY DIS­CUL­PA. Una pe­que­ña bol­sa con un par de gad­gets, un ban­co, la pla­ya, cua­tro es­ca­le­ras, un pa­seo ma­rí­ti­mo, una sen­da... En­tre­nar du­ran­te las va­ca­cio­nes es ca­si siem­pre mu­cho más una cues­tión de ac­ti­tud que de opor­tu­ni­dad, por lo que en cual­quier lu­gar y cual­quier mo­men­to pue­de apa­re­cer la oca­sión pa­ra que­mar ca­lo­rías

Sos­tie­ne Jim Ryun, el ex-atle­ta y po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se, que «la mo­ti­va­ción es lo que te po­ne en mar­cha, y el há­bi­to es lo que ha­ce que si­gas». Mo­ti­va­ción y há­bi­to son, pues, dos de los pi­la­res con los que edi­fi­car una vi­da sa­na, pi­la­res que en es­tas fe­chas co­rren el ries­go de zo­zo­brar por las ten­ta­cio­nes del mo­men­to. Va­ca­cio­nes, fies­tas, reunio­nes fa­mi­lia­res... La men­te, pu­ñe­te­ra siem­pre, en­con­tra­rá es­tos días mil y una ex­cu­sas pa­ra dar­le es­qui­na­zo al en­tre­na­mien­to. Que si una ca­ña con los ami­gos, que si una co­mi­da fa­mi­liar, que si la fal­ta de un gimnasio... Dis­cul­pas de mal pa­ga­dor. Si las ga­nas acom­pa­ñan, exis­ten mil y una al­ter­na­ti­vas pa­ra im­pro­vi­sar ru­ti­nas con las que que­mar ca- lo­rías y ha­cer me­nos su­fri­da la vuel­ta a la nor­ma­li­dad tras el re­ti­ro es­ti­val.

José Ma­nuel Lu­na, el co­di­rec­tor del cen­tro de en­tre­na­mien­to Sens Bo de San­ta Cris­ti­na, en Olei­ros, es con­clu­yen­te al res­pec­to: «La cla­ve de to­do son las ga­nas, eso es fun­da­men­tal». Lu­na es­tá fa­mi­lia­ri­za­do con el fe­nó­meno. Ca­da ve­rano, tu­to­ri­za a sus clien­tes pa­ra que man­ten­gan los há­bi­tos sa­lu­da­bles que cul­ti­van du­ran­te to­do el año: «Se van de va­ca­cio­nes y no ha­ce fal­ta que les man­de nin­gún pro­gra­ma por­que ya tie­nen cla­ro lo que de­ben ha­cer; ellos po­seen al­go de ma­te­rial (unas go­mas, un TRX...) y con eso y su ac­ti­tud ya les va­le pa­ra man­te­ner­se en for­ma».

El pre­pa­ra­dor fí­si­co di­se­ña un pe­que­ño pro­gra­ma de en­tre­na­mien­to en la pla­ya de San­ta Cris­ti­na pa­ra de­mos­trar que cual­quier lu­gar se adap­ta si la dis­po­si­ción acom­pa­ña. Pri­me­ro, mues­tra una pe­que­ña bol­sa con unas go­mas, un TRX y una com­ba que en­tra­ría en cual­quier ma­le­ta: es su particular gimnasio de via­je, una al­ter­na­ti­va muy ase­qui­ble en ma­te­ria de pre­cios. La ru­ti­na se re­par­te en­tre va­rios ejer­ci­cios de fuer­za y otros de car­dio, idea­les pa­ra man­te­ner el pe­so y la to­ni­fi­ca­ción de to­dos los gru­pos mus­cu­la­res: pe­cho y bí­ceps con TRX, hom­bro con go­mas, is­quios so­bre una toa­lla, sen­ta­di­lla, skip­ping, spi­der­man so­bre la are­na, trí­ceps apo­yán­do­se en un es­ca­lón, ab­do­mi­na­les...

Lu­na uti­li­za el mo­bi­lia­rio ur­bano y la pla­ya pa­ra lle­var a ca­bo una en­tre­te­ni­da se­sión en la que no es­ta­ría de más con­tar con la ayu­da de una apli­ca­ción de en­tre­na­mien­to con la que cro­no­me­trar ca­da eta­pa. Se­conds o Tiem­po ejer­ci­cio son dos de las más co­no­ci­das, pe­ro en ab­so­lu­to las úni­cas. Su pro­gra­ma arran­ca con diez ejer­ci­cios de fuer­za dis­tri­bui­dos en dos tan­das de cin­co re­par­ti­dos a su vez en dos vuel­tas. Ca­da ejer­ci­cio se rea­li­za­rá du­ran­te 25 se­gun­dos a la má­xi­ma in­ten­si­dad, al ca­bo de los cua­les se tra­ba­ja­rá diez se­gun­dos en iso­mé­tri­co, es­to es, con to­da la mus­cu­la­tu­ra con­traí­da pa­ra ga­nar fun­cio­na­li­dad. Jus­to des­pués, otros diez se­gun­dos pa­ra des­can­sar li­ge­ra­men­te y cam­biar al si­guien­te es­ta­dio. Al aca­bar es­tas dos vuel­tas, lle­ga­rá la más du­ra: una ter­ce­ra con los diez ejer­ci­cios del ti­rón.

Al ca­bo de esas tres se­ries lle­ga­rá la par­te ae­ró­bi­ca, tres vuel­tas con tres ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos (com­ba, subida a un es­ca­lón al­ter­nan­do la pier­na, des­pla­za­mien­to so­bre la are­na...) en ca­da una de ellas. ¿La du­ra­ción? De nue­vo 25 se­gun­dos por ejer­ci­cio a la ma­yor ca­pa­ci­dad po­si­ble.

En to­tal, la ru­ti­na du­ra po­co más de vein­te mi­nu­tos, por lo que Lu­na pro­po­ne in­clu­so con­cluir la ci­ta con un Tá­ba­ta (otra cla­se de en­tre­na­mien­to en al­ta in­ten­si­dad) que in­clu­ya va­rios de los ejer­ci­cios realizados. La du­ra­ción se­rá dis­tin­ta: 20 se­gun­dos de tra­ba­jo bus­can­do las ma­yo­res re­pe­ti­cio­nes po­si­bles y 10 de des­can­so. Otro fes­ti­val, va­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.