¿Es tu hi­jo un adic­to a los vi­deo­jue­gos?

En es­te año en el que la OMS ca­ta­lo­ga­rá co­mo nue­va en­fer­me­dad men­tal la adic­ción a los vi­deo­jue­gos, los ex­per­tos pi­den a los pa­dres to­mar el con­trol del tiem­po de sus hi­jos an­te las pan­ta­llas. El 33% de las con­sul­tas pe­diá­tri­cas en Aten­ción Pri­ma­ria en Es

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Psicología - TEX­TO: ANA MON­TES

Los ve­mos ab­sor­tos fren­te a las pan­ta­llas dán­do­le a los pul­ga­res. Pe­ro del uso al abu­so hay un pa­so cor­to si los ni­ños y ado­les­cen­tes no es­tán con­tro­la­dos y au­to­con­tro­la­dos, al­go que a los pa­dres les to­ca ha­cer por­que los ex­per­tos y es­tu­dios dan fe de que de­ma­sia­do tiem­po an­te las pan­ta­llas solo les ha­ce me­nos fe­li­ces, más de­pri­mi­dos y so­cial­men­te más des­co­nec­ta­dos. Alar­ma que el 33% de las con­sul­tas pe­diá­tri­cas en Aten­ción Pri­ma­ria en Es­pa­ña sea por pa­to­lo­gía ci­ber­né­ti­ca, y es que de los 15 a los 25 años pa­san por la eta­pa más co­nec­ta­da, y uno de ca­da tres me­no­res de 18 años son usua­rios de In­ter­net, co­men­ta Jesús García Pé­rez, pre­si­den­te de la So­cie­dad de Pe­dia­tría So­cial.

Es­te es­pe­cia­lis­ta cree que es­ta­mos ali­men­tan­do la «cul­tu­ra del dor­mi­to­rio», por­que el ni­ño ca­da vez se co­nec­ta an­tes, y ade­más en red, lo que le afec­ta al ca­rác­ter, so­cia­li­za me­nos y es­tá me­nos su­per­vi­sa­do. El ex­per­to su­gie­re a los pa­dres no prohi­bir pe­ro sí cam­biar de chip y to­mar el con­trol de sus vás­ta­gos co­mo siem­pre se ha he­cho. «Cuan­tas más ho­ras pa­se­mos con ellos, me­jor, y no solo tiem­po de ca­li- dad», por­que a ve­ces, el uso abu­si­vo de las tec­no­lo­gías es sín­to­ma de que ocul­tan otros pro­ble­mas, ad­vier­te.

No ha te­ni­do nin­gún re­pa­ro Bill Ga­tes (fun­da­dor de Mi­cro­soft) en re­co­no­cer al dia­rio The Mi­rror que la tec­no­lo­gía «pue­de ser pe­li­gro­sa si su uso es ex­ce­si­vo». Por eso, co­mo pa­dre de tres hi­jos de 15, 18 y 21 años no les de­ja ba­rra li­bre y con­tro­la su tiem­po en la Red cuan­do no es pa­ra es­tu­diar, pau­tas que se­cun­dan otros tec­no­gu­rús.

La prác­ti­ca adic­ti­va de los vi­deo­jue­gos en me­no­res ac­ti­va en sus ce­re­bros las mis­mas áreas re­la­cio­na­das con el pla­cer que en otras adic­cio­nes pu­dien­do lle­var­les a un sín­dro­me de abs­ti­nen­cia al dar­se una al­te­ra­ción emo­cio­nal y de con­duc­ta que de­be­rá tra­tar­se con apo­yo psi­co­ló­gi­co.

«Hay que trans­for­mar las TIC en TAC, tec­no­lo­gías de apren­di­za­je y co­no­ci­mien­to», de­fien­de García. Y hay que al­fa­be­ti­zar­les so­bre lo que pue­den en­con­trar en la red y «pe­dir a la so­cie­dad que pro­mue­va nor­mas éti­cas pa­ra pro­te­ger­les y se in­tro­duz­can en el mun­do di­gi­tal sin los pro­ble­mas que es­tán te­nien­do». Por­que in­clu­so a tra­vés de los vi­deo­jue­gos pue­den ac­ce­der a prác­ti­cas de con­duc­tas re­la­cio­na­das con el abu­so, ex­plo­ta­ción, porno, tra­ta, ra­cis­mo,

self ju­ring (au­to­le­sio­nes, sui­ci­dio y la anore- xia), aco­so, ac­ce­so a ma­te­rial inade­cua­do y ries­go al con­tac­to con des­co­no­ci­dos con fi­nes se­xua­les o de ra­di­ca­li­za­ción del ni­ño.

¿Qué hay que ha­cer?

Los ni­ños con me­nos de 2 años no de­ben ver la te­le­vi­sión, ni usar vi­deo­con­so­las, ta­ble­tas ni mó­vi­les, y, en ge­ne­ral, has­ta los 8 no de­ben que­dar­se a so­las con la tec­no­lo­gía ni te­ner el mó­vil co­mo jue­go

Los ex­per­tos re­co­mien­dan es­ta­ble­cer un tiem­po de ocio y des­can­so sin tec­no­lo­gía dán­do­les otras gra­ti­fi­ca­cio­nes (jue­go li­bre, de­por­te, etc), ge­ne­rar há­bi­tos de es­tu­dio, for­ta­le­cer la co­mu­ni­ca­ción in­ter­fa­mi­liar y no usar la tec­no­lo­gía co­mo ni­ñe­ra. No exceder más de dos ho­ras al día el uso de pan­ta­llas, in­clui­da la te­le­vi­sión de­li­mi­ta­do su ho­ra de ini­cio, du­ra­ción, fin y con­tex­to en el que se jue­ga

No se de­be dar prio­ri­dad al jue­go fren­te a otras ta­reas vi­ta­les y co­ti­dia­nas co­mo es­tu­diar o ayu­dar en ca­sa y en mo­men­tos de reunión co­mo las co­mi­das. Con­vie­ne re­for­zar com­por­ta­mien­tos po­si­ti­vos co­mo la coope­ra­ción y la amis­tad y po­ten­ciar las ha­bi­li­da­des que ten­ga el ni­ño. Tam­bién ha­blar con nues­tros hi­jos so­bre los ries­gos de con­ver­sar por In­ter­net con des­co­no­ci­dos, dar­les ins­truc­cio­nes pa­ra usar las tec­no­lo- gías co­rrec­ta­men­te y fo­men­tar su es­pí­ri­tu crí­ti­co y to­ma de de­ci­sio­nes fren­te a lo que ven y oyen en las re­des, la te­le­vi­sión y la pu­bli­ci­dad

Con­vie­ne con­tro­lar las re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book, es­ta­ble­cer pro­gra­mas de con­trol pa­ren­tal y los pa­que­tes de In­ter­net de los mó­vi­les. Se­lec­cio­nar las webs, ví­deos y pro­gra­mas que ven los ni­ños y evi­tar los con­te­ni­dos de ries­go que in­clu­yan se­xo, vio­len­cia, se­xis­mo, au­to­le­sión, aco­so, cap­ta­ción… Ade­más, es im­por­tan­te dar ejem­plo y que nues­tros hi­jos no nos vean abu­sar de la tec­no­lo­gía. Tam­po­co hay que ha­cer que se crean adul­tos y ani­mar­les a ha­cer­se a los 10. you­tu­bers

Cuán­do alar­mar­nos

Las se­ña­les de alar­ma que re­quie­ren una ac­tua­ción rá­pi­da son: si ve­mos que el ni­ño se aís­la y se en­cie­rra en su ha­bi­ta­ción, le cues­ta res­pe­tar los ho­ra­rios de co­mi­da y de sue­ño, dis­cu­te fá­cil­men­te y no atien­de a ra­zo­nes, mien­te pa­ra ta­par al­gu­nas con­duc­tas, co­mo es­con­der que es­tá co­nec­ta­do. Tam­bién cuan­do no re­co­no­ce que tie­ne un pro­ble­ma y no quie­re ha­blar de ello, se mues­tra an­sio­so cuan­do no en­cuen­tra el mó­vil o no pue­de usar­lo (no­mo­fo­bia), o cuan­do no pue­de ac­ce­der a la ta­ble­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.