El in­far­to se pre­vie­ne des­de los 15 ños

VA­LEN­TÍN FUSTER, una de las ma­yo­res emi­nen­cias en in­ves­ti­ga­ción car­dio­vas­cu­lar, ha lan­za­do la voz de alar­ma: el 98 % de los es­pa­ño­les ma­yo­res de 50 años tie­nen fac­to­res de ries­go. Ade­más, el ex­per­to ase­gu­ra que es­tos se acu­mu­lan en el or­ga­nis­mo des­de los

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Cardiología - TEXTO: MAR TO­RRES

Es­ta­mos en­fer­mos. Más va­le que no nos en­ga­ñe­mos por­que es una en­fer­me­dad de la so­cie­dad mo­der­na, de la con­duc­ta»

El di­rec­tor ge­ne­ral del Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Car­dio­vas­cu­la­res (CNIC) y di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Car­dio­vas­cu­lar del Hos­pi­tal Mon­te Si­nai de Nue­va York (Es­ta­dos Uni­dos), Va­len­tín Fuster, ha avi­sa­do de que so­lo el dos por cien­to de la po­bla­ción es­pa­ño­la ma­yor de 50 años no tie­ne fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar, pri­me­ra cau­sa de mor­ta­li­dad en el mun­do.

«Es­ta­mos en­fer­mos. No he ve­ni­do aquí a con­tar nin­gún drama, sino a de­cir que más va­le que no nos en­ga­ñe­mos por­que es una en­fer­me­dad de la so­cie­dad mo­der­na, de la con­duc­ta», ha di­cho el car­dió­lo­go.

Los prin­ci­pa­les fac­to­res de ries­go pa­ra to­dos los pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res son la obe­si­dad, pre­sión ar­te­rial al­ta, co­les­te­rol, dia­be­tes, ta­ba­quis­mo, nu­tri­ción inade­cua­da y se­den­ta­ris­mo. En es­te pun­to, Fuster ha avi­sa­do de que to­dos ellos co­mien­zan a afec­tar a las ar­te­rias des­de los 15 años de edad, si bien es a par­tir de los 50, 60 o 70 años cuan­do se sue­len ori­gi­nar los in­far­tos ce­re­bra­les o de mio­car­dio co­mo con­se­cuen­cia de los mis­mos.

Un mal si­len­cio­so

«De­cir que un in­far­to ha ocu­rri­do hoy y no se sa­ben los mo­ti­vos por los que ha ocu­rri­do, yo les di­ré que las ar­te­rias es­tán em­pe­zan­do a sa­ber que al­go iba mal a los 15, 20 o 25 años y lle­ga un mo­men­to en el que ocu­rre una ex­plo­sión (un in­far­to), por lo que es una en­fer­me­dad si­len­cio­sa», ha ase­ve­ra­do Fuster.

En es­te pun­to, el ex­per­to ha re­cor­da­do que en los úl­ti­mos 30 años se ha con­se­gui­do pro­lon­gar la vi­da seis años, dos años por dé­ca­da, de­bi­do a las tec­no­lo­gías que han apa­re­ci­do, pe­ro no a que se han evi­ta­do los fac­to­res de ries­go an­te­rior­men­te ci­ta­dos que, ade­más, afec­tan al ce­re­bro y pro­vo­can pro­ble­mas se­ni­les.

Asi­mis­mo, pro­si­gue, otro de los pro­ble­mas ac­tua­les «más im­por­tan­tes» es que a par­tir de los 50 años cuan­do la per­so­na se en­cuen­tra bien «no to­ma» la me­di­ca­ción pres­cri­ta por el mé­di­co. «So­mos ca­pa­ces de en­ga­ñar­nos de una ma­ne­ra tan fe­no­me­nal que es dra­má­ti­co ver el he­cho de creer­nos que es­ta­mos bien y se­gui­mos te­nien­do un ti­po de una vi­da que es com­ple­ta­men­te caó­ti­ca des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co», ha aler­ta­do.

Es­pe­ran­za de vi­da

Por ello, ha des­ta­ca­do la im­por­tan­cia de im­plan­tar pro­gra­mas en los que los adul­tos se con­cien­cien los unos con los otros pa­ra cam­biar los fac­to­res de ries­go y, por en­de, me­jo­rar su sa­lud, ase­gu­ran­do que ya se han he­cho prue­bas en otros paí­ses (Cos­ta Ri­ca, Cer­de­ña o Ca­li­for­nia), li­de­ra­das por él mis­mo, que han de­mos­tra­do la uti­li­dad en la sa­lud de es­te co­lec­ti­vo, ya que se ha lo­gra­do que la es­pe­ran­za de vi­da se si­túa en torno a los 100 años.

Aho­ra bien, Fuster ha ad­ver­ti­do de que uno de los re­tos «más im­por­tan­tes» que tie­ne la so­cie­dad a ni­vel mun­dial es pre­ve­nir la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des des­de la in­fan­cia, pa­ra lo cual ha des­ta­ca­do la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción en há­bi­tos sa­lu­da­bles a par­tir de los tres años de edad.

Fi­nal­men­te, el car­dió­lo­go ha alu­di­do a otros pro­yec­tos lle­va­dos a ca­bo ba­jo su su­per­vi­sión en los que se ha de­mos­tra­do los be­ne­fi­cios que tie­ne edu­car des­de pe­que­ños en te­mas sobre pro­mo­ción de la sa­lud a la ho­ra de pre­ve­nir la apa­ri­ción de pa­to­lo­gías en la edad adul­ta.

De he­cho, se­gún los es­tu­dios, el 80% de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y el 90% de los in­far­tos po­drían des­apa­re­cer si se lle­va­ran há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles. Ade­más, el rit­mo de vi­da ac­tual, que im­pli­ca es­trés, una ma­la ali­men­ta­ción y se­den­ta­ris­mo, ha ori­gi­na­do que las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res afec­ten ca­da vez a per­so­nas más jó­ve­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.