Cuan­do el ena­mo­ra­mien­to des­apa­re­ce co­mien­za el ver­da­de­ro amor

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Pareja - TEXTO: ELENA MÉN­DEZ

CÓ­MO ELE­GIR PA­RE­JA y no per­der­la. El fi­ló­so­fo Bor­ja Vi­la­se­ca pro­po­ne in­no­va­do­ras fór­mu­las de ma­tri­mo­nio adap­ta­das a los nue­vos tiem­pos. Tam­bién ofre­ce un test pa­ra acer­tar al ele­gir com­pa­ñe­ro ba­sa­do en las 4 C: ca­ma (en­cuen­tros se­xua­les); co­ra­zón (el ca­ri­ño); ca­be­za (com­pli­ci­dad) y por úl­ti­mo, cons­cien­cia. ¿Co­me­re­mos per­di­ces?

Sie­te de ca­da diez ma­tri­mo­nios se se­pa­ran. Es­tá cla­ro que la vi­da en pa­re­ja no es ap­ta pa­ra cual­quie­ra. Re­cu­rri­mos al sa­ber del fi­ló­so­fo Vi­la­se­ca pa­ra acer­tar con la so­lu­ción. ¿El ma­tri­mo­nio no fun­cio­na?

—No es que no fun­cio­ne, sim­ple­men­te no es pa­ra to­do el mun­do. Ca­da pa­re­ja tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de en­con­trar su pro­pia for­ma sin­gu­lar de re­la­cio­nar­se. Nos di­ri­gi­mos ha­cia una so­cie­dad per­so­na­li­za­da en la que ca­da uno de no­so­tros es­tá lla­ma­do a ser au­tén­ti­co y fiel a sí mis­mo. Ha­brá per­so­nas que ele­gi­rán pa­re­ja tra­di­cio­nal. Otras op­ta­rán por nue­vos for­ma­tos. E in­clu­so por de­ci­dir no es­ta­ble­cer­se en pa­re­ja.

—Una for­mu­la se­ría el ma­tri­mo­nio a tiem­po par­cial. ¿Qué es?

—El ma­tri­mo­nio a tiem­po par­cial con­sis­te en cons­truir un víncu­lo que per­mi­ta a los dos in­te­gran­tes es­tar jun­tos, pe­ro no ata­dos, pro­mo­vien­do más es­pa­cios de li­ber­tad, independencia y au­to­no­mía. Su le­ma es: eché­mo­nos de me­nos, no de más. Plan­tea a la pa­re­ja la si­guien­tes pre­gun­tas: ¿Por qué he­mos de ver­nos ca­da día? ¿Por qué he­mos de dor­mir ca­da no­che ba­jo el mis­mo te­cho? ¿Por qué he­mos de pa­sar to­dos los fi­nes de se­ma­na jun­tos? ¿Es lo que que­re­mos?

—¿Y si hay hi­jos?

—No co­noz­co a un so­lo padre o ma­dre que se­cre­ta­men­te no desee te­ner al­gún día li­bre de sus hi­jos. Cuan­do nos per­mi­ti­mos des­can­sar de nues­tro rol de pa­dres y ma­dres, vol­ve­mos a nues­tros hi­jos con más ener­gía, más ga­nas, te­nien­do mu­cho más amor que dar­les.

—Hay que em­pe­zar por ele­gir bien la pa­re­ja. Us­ted pro­po­ne el test de las 4 C.

— La pri­me­ra C tie­ne que ver con la ca­ma. La ca­li­dad y can­ti­dad de nues­tros en­cuen­tros se­xua­les re­ve­la el gra­do de bie­nes­tar en nues­tra re­la­ción de pa­re­ja. La se­gun­da C tie­ne que ver el co­ra­zón. Es de­cir, el ca­ri­ño y la dul­zu­ra que nos pro­fe­sa­mos mu­tua­men­te. La ter­ce­ra C tie­ne que ver con la ca­be­za, con el in­te­lec­to, la com­pli­ci­dad y la amis­tad. En­tre no­so­tros que no hay lu­gar pa­ra el abu­rri­mien­to ni pa­ra los si­len­cios in­có­mo­dos. La cuar­ta C tie­ne que ver con la com­pa­ti­bi­li­dad en el ám­bi­to de la cons­cien­cia. Com­pro­be­mos que cree en nues­tros sue­ños, nos apo­ya en nues­tras as­pi­ra­cio­nes y mi­ra en la mis­ma di­rec­ción que no­so­tros.

—Y si no co­me­re­mos per­di­ces... ¿por qué ca­sar­se?

—Ca­sar­nos no es más que to­mar el com­pro­mi­so de po­ner nues­tra fe­li­ci­dad al ser­vi­cio de la per­so­na que he­mos es­co­gi­do, ha­cien­do que es­te bie­nes­tar su­me y se mul­ti­pli­que al in­te­rac­tuar con nues­tro com­pa­ñe­ro. La fi­na­li­dad de la pa­re­ja es cre­cer y evo­lu­cio­nar jun­tos mu­cho más de lo que po­dría­mos ha­cer­lo por se­pa­ra­do.

—Pe­ro el ena­mo­ra­mien­to aca­ba.

—Mu­chas pa­re­jas se se­pa­ran cuan­do de­jan de es­tar enamo­ra­das. Sin em­bar­go, la neu­ro­cien­cia ha de­mos­tra­do que el ena­mo­ra­mien­to pro­du­ce una se­rie de reac­cio­nes quí­mi­cas en el ce­re­bro, si­mi­la­res a las que ge­ne­ran cier­tas dro­gas. Y du­ra en­tre 6 me­ses y 2 años, tiem­po en el que no ve­mos al otro co­mo es, sino co­mo nos gus­ta­ría que fue­ra. Cuan­do des­apa­re­ce, co­mien­za el ver­da­de­ro amor, el real, el de ver­dad. Y es­te se crea y se sien­te en nues­tro in­te­rior cuan­do ama­mos a nues­tra pa­re­ja. Es un triun­fo del com­pro­mi­so y la vo­lun­tad.

—¿Hay al­gu­na fór­mu­la pa­ra evi­tar que el amor mue­ra?

—Sí, de­jar de en­ce­rrar el amor en una jau­la, cu­yos car­ce­le­ros con la des­con­fian­za y los ce­los. De­je­mos que nues­tra pa­re­ja sea li­bre pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes que más le con­ven­gan. So­lo así sa­bre­mos si de ver­dad quie­re es­tar con no­so­tros. No le ten­ga­mos mie­do a la li­ber­tad. Más bien tra­ba­je­mos por man­te­ner en­cen­di­da la frá­gil lla­ma del amor. El ma­tri­mo­nio a tiem­po par­cial es una in­vi­ta­ción pa­ra que el amor flo­rez­ca en li­ber­tad. No le pi­da­mos a nues­tra pa­re­ja que cum­pla nues­tras ex­pec­ta­ti­vas. Vi­va­mos y de­jé­mos­le vi­vir. Par­ta­mos de la ba­se de que no es­ta­mos obli­ga­dos a na­da. Así es co­mo des­apa­re­ce­rán la ten­sión, la re­sig­na­ción, el re­pro­che o el ren­cor. Cuan­to más es­pa­cio nos de­mos, más uni­dos nos sen­ti­re­mos y ma­yor se­rá nues­tra in­ti­mi­dad. El amor y la li­ber­tad son co­mo las dos alas de un pá­ja­ro. Am­bas son ne­ce­sa­rias pa­ra que po­de­mos vo­lar jun­tos, ca­da uno por se­pa­ra­do. Vi­la­se­ca nos ani­ma a cul­ti­var el pen­sa­mien­to crí­ti­co y a no creer lo que él di­ce, sino ve­ri­fi­car­lo a tra­vés de la ex­pe­rien­cia per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.