O Mo­rra­zo se libra del pea­je de Ran­de y Pon­tea­reas, del ver­te­de­ro de A Pi­ca­ra­ña

El mi­nis­tro Jaume Ma­tas po­ne la primera pie­dra de la de­pu­ra­do­ra de aguas re­si­dua­les de Gui­lla­rei

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - VIGO - JORGE LA­MAS

Los con­flic­tos mu­ni­ci­pa­les vol­vie­ron a es­tar pre­sen­tes en al­gu­nos mu­ni­ci­pios del área me­tro­po­li­ta­na vi­gue­sa. En Baio­na, el al­cal­de so­cia­lis­ta Ro­drí­guez Quin­tas rom­pía un pac­to con el PP y ce­sa­ba a Ma­nuel Vi­lar. El pac­to im­pli­ca­ba que ten­dría que ce­der­le la al­cal­día a mi­tad de man­da­to. Por su par­te, el co­mi­té de em­pre­sa del Con­ce­llo de Moa­ña y exem­plea­dos del ser­vi­cio de re­co­gi­da de ba­su­ras re­te­nían a los miem­bros de la cor- po­ra­ción al fi­na­li­zar un pleno. La ac­ción se de­bió a que no les de­ja­ron in­ter­ve­nir en la reunión para ex­po­ner su si­tua­ción la­bo­ral. La Guar­dia Ci­vil tu­vo que li­be­rar a los edi­les.

Una gran fuen­te de ten­sión en Can­gas y en A Guar­da vino mo­ti­va­da nue­va­men­te por el fu­tu­ro de la flo­ta de Ma­rrue­cos. En ju­lio, la Unión Eu­ro­pea apro­ba­ba un plan para in­cen­ti­var el des­gua­ce de la mi­tad de aque­lla flo­ta. Po­nía so­bre la me­sa 32.800 mi­llo­nes de pe­se­tas. A O Mo­rra­zo le ha­bían asig­na­do un buen pe­lliz­co, pe­ro solo a cam­bio de des­gua­zar los bar­cos y cons­ti­tuir em­pre­sas en tie­rra.

En pleno verano, La Voz de Ga­li­cia re­co­gía un anun­cio del con­se­llei­ro Jo­sé Cuí­ña. De­cía que pon­dría en mar­cha un plan de cho­que para evi­tar las ria­das en Gon­do­mar. Con­clui­ría en el 2003 y es­ta­ba do­ta­do con 429 mi­llo­nes de pe­se­tas. Po­cos días des­pués, el mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te, Jaume Ma­tas, po­nía la primera pie­dra de la de­pu­ra­do­ra de aguas re­si­dua­les de Gui­lla­rei, en Tui, in­clui­da en el plan de sa­nea­mien­to in­te­gral del río Lou­ro. Cos­ta­ría 3.000 mi­llo­nes de pe­se­tas y ocu­pa­ría una su­per­fi­cie de 60.000 me­tros cua­dra­dos.

El me­dio am­bien­te tam­bién tu­vo sus me­jo­ras en Pon­tea­reas. El go­bierno mu­ni­ci­pal de­ci­día se­llar el ver­te­de­ro de A Pi­ca­ra­ña. Se su­ma­ba, a cam­bio, al plan de tra­ta­mien­to de re­si­duos pro­pues­to por So­ga­ma, que no ob­tu­vo el apo­yo de los gru­pos de la opo­si­ción. Una fo­to­gra­fía de La Voz de Ga­li­cia de­jó tes­ti­mo­nio del gran am­bien­te vi­vi­do en el cam­po del Xu­ve­nil de Pon­tea­reas en la pre­tem­po­ra­da de aquel año. El equi­po lo­cal re­ci­bió la

vi­si­ta del Real Club Cel­ta, con Mos­to­voi, Ca­tan­ha, McCarthy y todas las es­tre­llas que en­ton­ces po­bla­ban el equi­po ce­les­te. Eso sí, el equi­po olí­vi­co ga­nó on­ce a ce­ro.

Aun­que que­dó en na­da, aquel año, una em­pre­sa ex­tran­je­ra qui­so ex­plo­tar una zo­na de Olei­ros, en Sal­va­te­rra de Mi­ño. C Cal­cu­la­ban sus téc­ni­cos q que ha­bía unas re­ser­vas d de oro es­ti­ma­das en 276 m mi­llo­nes de eu­ros. Es­tab ba la zo­na don­de se que­rí ría si­tuar el Puer­to Se­co. M Mien­tras en Ba­re­do acu­sa sa­ban al pá­rro­co de com me­ter abu­sos a me­no­res, su sus pai­sa­nos de For­ne­los de Mon­tes reunían el di­ne ne­ro para pa­gar la fian­za im­pues­ta por el juez. El ca­so cau­só gran conm mo­ción. Aun­que no tan­ta como el ase­si­na­do de do dos her­man­das de Gon­do do­mar a ma­nos de su padr dre. El pro­ge­ni­tor las as­fi­xió en su vehícu­lo con el hu­mo del tu­bo de es­ca­pe. La gran no­ti­cia del año lle­gó en di­ciem­bre, cuan­do la Xun­ta de­ci­día su­fra­gar el pa­go del pea­je de Ran­de para los re­si­den­tes que rea­li­za­sen un nu­me­ro de via­jes al mes.

Pá­gi­na de la edi­ción del 29 de di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.