Un par­que na­cio­nal fa­lli­do

La fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción me­dioam­bien­tal con­tras­ta con la apues­ta por el turismo

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - VIGO - AN­TÓN LOIS

El ob­je­ti­vo bá­si­co de todo par­que na­cio­nal es ase­gu­rar la con­ser­va­ción de sus va­lo­res na­tu­ra­les. Se tra­ta, pues, de una fi­gu­ra de pro­tec­ción que lle­va apa­re­ja­do un ré­gi­men ju­rí­di­co especial al ob­je­to de ase­gu­rar esa con­ser­va­ción. Es su de­fi­ni­ción ofi­cial, por si no fue­ra ob­vio, con­ser­var la na­tu­ra­le­za es el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio de un es­pa­cio na­tu­ral pro­te­gi­do. Par­tien­do de esta ba­se, las Illas Atlán­ti­cas en general, y Cíes en par­ti­cu­lar, son el ejem­plo de un fra­ca­so, un par­que na­cio­nal fa­lli­do. Per­mi­tan que lo ar­gu­men­te­mos.

Sien­do par­que na­tu­ral, la sa­la­man­dra se ex­tin­guió en la is­la del Fa­ro. So­la­men­te so­bre­vi­ve ya en San Mar­ti­ño, pe­ro los eu­ca­lip­tos y las ra­tas es­tán diez­man­do su úl­ti­ma po­bla­ción in­su­lar sin que se ha­ga na­da por evi­tar­lo.

El par­que na­cio­nal de­ci­de a bue­nas ho­ras em­pe­zar a ta­lar eu­ca­lip­tos en Fa­ro y Monteagudo (es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo), pe­ro no don­de es ex­tre­ma­da­men­te ur­gen­te. Sin de­jar de ser gra­ve, la ex­tin­ción in­mi­nen­te del úl­ti­mo an­fi­bio de las Cíes es el in­di­ca­dor de un pro­ble­ma más se­rio: ca­re­cien­do de vi­gi­lan­cia, se­gui­mien­to y con­trol. A efec­tos prác­ti­cos la is­la de San Mar­ti­ño es­tá aban­do­na­da a su suer­te. Aún así tam­po­co es lo más gra­ve que un ter­cio de las is­las Cíes se en­cuen­tre en esa si­tua­ción; en reali­dad so­la­men­te re­pre­sen­tan el 15% del es­pa­cio pro­te­gi­do.

El prin­ci­pal pro­ble­ma, nun­ca mejor di­cho, es de fon­do. Con un 85 % de su­per­fi­cie marítima pro­te­gi­da no exis­te ni una so­la zo­na de re­ser­va, no exis­te con­trol ni vi­gi­lan­cia es­pe­cí­fi­ca al­gu­na, y de esta for­ma se­gui­mos con­tem­plan­do la re­co­gi­da de me­ji­lla para los po­lí­go­nos de ba­teas que mo­di­fi­ca vi­si­ble­men­te las co­mu­ni­da­des ben­tó­ni­cas, tras­ma­llos ge­ne­ra­li­za­dos, fur­ti­vis­mo y, por si fue­ra po­co, sin un diag­nós­ti­co ex­haus­ti­vo de la si­tua­ción po­bla­cio­nal de los stocks pes­que­ros el par­que na­cio­nal au­to­ri­za en Cíes nue­vos pla­nes ex­pe­ri­men­ta­les de ex­plo­ta­ción, como la pes­ca con can.

Cor­mo­rán mo­ñu­do

Le­jos de re­du­cir­se la pre­sión pes­que­ra en el en­tono de Cíes, si­gue au­men­tan­do, y eso con­lle­va otras víc­ti­mas inocen­tes. De to­da la bio­di­ver­si­dad po­si­ble el par­que na­cio­nal de­ci­dió con­ver­tir en em­ble­má­ti­co al cor­mo­rán mo­ñu­do. Su ima­gen es­tá pre­sen­te en la prác­ti­ca to­ta­li­dad de sus ma­te­ria­les di­vul­ga­ti­vos. Po­dría­mos pen­sar que con­se­cuen­te­men­te a su elec­ción como sím­bo­lo se tra­ta de una es­pe­cie sin­gu­lar­men­te pro­te­gi­da, pe­ro la reali­dad es bien dis­tin­ta. Re­cién de­cla­ra­do el par­que na­cio­nal exis­tían en Cíes (año 2004) un total de 1.029 pa­re­jas de cor­mo­rán mo­ñu­do. En el año 2015 so­la­men­te que­da­ban 183 pa­re­jas. An­te es­te dra­má­ti­co de­cli­ve po­bla­cio­nal (sa­be­mos que los da­tos de 2017 son peo­res) el par­que na­cio­nal pue­de em­pe­zar a bus­car otra ima­gen.

No es una exa­ge­ra­ción aler­tar so­bre el ries­go in­mi­nen­te de ex­tin­ción de es­pe­cies en las Cíes sien­do par­que na­cio­nal. Ya lo he­mos vi­vi­do. La zos­te­ra ma­ri­na ya se ex­tin­guió del la­go dos Ne­nos, y con la des­apa­ri­ción de esta pra­de­ra sub­ma­ri­na se fue­ron sus es­pe­cies aso­cia­das. El pa­so si­guien­te se­rá la des­apa­ri­ción del pro­pio la­go, que se es­tá col­ma­tan­do y per­dien­do pro­fun­di­dad de ma­ne­ra ver­ti­gi­no­sa. De se­guir esta pro­gre­sión, en me­nos de una dé­ca­da, el la­go de Cíes se con­ver­ti­rá en una char­ca in­ter­ma­real. Cuan­do ha­bla­mos de ocho mil per­so­nas dia­rias en las Cíes con­vie­ne re­cor­dar que en ese la­go vier­ten sus aguas re­si­dua­les unas de­pu­ra­do­ras di­men­sio­na­das para un ter­cio de esa po­bla­ción. Que el eco­sis­te­ma du­nar de Mu­xiei­ro, No­sa Se­ño­ra y Fi­guei- ras (zo­nas teó­ri­ca­men­te de re­ser­va) sean una le­tri­na de cam­po los fi­nes de se­ma­na es otro da­ño co­la­te­ral.

Fuen­te de ener­gía du­do­sa

Mien­tras todo es­to su­ce­de se­gui­mos pro­mo­cio­nan­do las Cíes como sim­ple pro­duc­to tu­rís­ti­co, pin­tan­do de ver­de la reali­dad. Po­ne­mos a dis­po­si­ción de los vi­si­tan­tes pun­tos de re­car­ga para te­lé­fo­nos mó­vi­les ali­men­ta­dos por ener­gía so­lar, mien­tras la prin­ci­pal fuen­te de ener­gía de las is­las son los ge­ne­ra­do­res dié­sel, la ener­gía más ca­ra, su­cia, rui­do­sa y con­ta­mi­nan­te. Mien­tras el par­que re­du­ce sus pues­tos de tra­ba­jo po­ne­mos a mi­les de vo­lun­ta­rios haciendo re­po­bla­cio­nes fo­res­ta­les en la peor épo­ca del año (que no so­bre­vi­van es irre­le­van­te), o bien erra­di­can­do es­pe­cies invasoras sin pla­ni­fi­ca­ción, se­gui­mien­to ni di­rec­ción cla­ra (las ac­cio­nes de vo­lun­ta­ria­do des­ti­na­das a erra­di­car la mar­ga­ri­ta afri­ca­na se sal­da­ron en la prác­ti­ca con el in­cre­men­to de su ex­pan­sión). Sien­do muy gra­ve y reiterado, oja­lá el ex­ce­so de vi­si­tan­tes es­ti­va­les fue­ra su prin­ci­pal pro­ble­ma. Lo dra­má­ti­co es que se nos mue­ren, an­te nues­tras na­ri­ces, y jus­ta­men­te de es­to, lo fun­da­men­tal, es de lo que me­nos se ha­bla, lo que me­nos im­por­ta. ¿Qué pro­pon­drá el plan de uso y ges­tión para re­ver­tir esta si­tua­ción? O se con­si­gue, o Cíes y el res­to de ar­chi­pié­la­gos de­be­rían per­der la ca­te­go­ría de par­que na­cio­nal. Si de ver­dad ama­mos las Cíes es­to es lo que de­be­ría ocu­par nues­tro tiem­po y esfuerzo.

FELIPE CARNOTTO

La ma­si­fi­ca­ción tan solo es uno de los pro­ble­mas del en­cla­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.