No me gus­ta

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - VIGO -

hos­te­le­ros pre­pa­ran y fi­le­tean la car­ne para que el co­men­sal solo ten­ga que co­lo­car­la so­bre la pa­rri­lla, en un ar­ti­lu­gio tra­di­cio­nal de ba­rro, lla­ma­do shi­chi­rin (con sie­te agu­je­ros) y la do­re a su gus­to so­bre el car­bón ve­ge­tal.

En ra­cio­nes de 100 gra­mos, el clien­te eli­ge en­tre pie­zas de di­fe­ren­tes par­tes del ani­mal (sa­ga­ri, za­bu, ka­ru­bi o ha­ra­mi), para un pla­to que va acom­pa­ña­do de arroz. «La ter­ne­ra es de Oza­ki, no de Ko­be, e igual de bue­na, como man­te­qui­lla», y Nat­su­mi ase­gu­ra que es ca­paz de con­ven­cer has­ta a un ve­ge­ta­riano. «Ko­be ha­ce re­fe­ren­cia a una zo­na, como una D.O. muy es­ca­sa que no tie­nen ni en el país. Pa­sa como aquí con el buey», ad­vier­ten. Para be­ber, re­co­mien­dan co­mer con sa-

A Nat­su­mi, el hí­ga­do; y a Felipe, la yu­ca.

ke y de­rri­bar otro mi­to. «El sa­ke es un vino. En vez de uva, de arroz, y con los mis­mos gra­dos que los nues­tros», di­cen.

Aun­que sus pa­dres vi­ven en la co­mar­ca vi­gue­sa, Felipe lle­va desde los 23 años en Bar­ce­lo­na y Nat­su­mi lle­gó a Es­pa­ña ha­ce nue­ve. Los dos ha­bían pa­sa­do mu­cho tiem­po tra­ba­jan­do para otros en el sec­tor y ha­ce unos años, Felipe y un ami­go abrie­ron en la ciudad con­dal un ya­ki­ni­ku al que su pa- re­ja se in­cor­po­ró en los pri­me­ros meses. «Aún si­gue fun­cio­nan­do, va ge­nial y se lo que­dó mi so­cio, pe­ro no­so­tros lo de­ja­mos por­que que­ría­mos al­go más tran­qui­lo».

Se de­ci­die­ron por Vi­go y abrie­ron Ro­ku­se­ki (que sig­ni­fi­ca seis asien­tos) a prin­ci­pios de ju­lio. «Es­ta­mos gra­ta­men­te sor­pren­di­dos con Vi­go, por­que la gen­te ha aco­gi­do muy bien esta co­ci­na. Ele­gi­mos un sal­to de ca­li­dad, un pa­so atrás que a la vez es un pa­so ade­lan­te», cuen­ta, en re­fe­ren­cia a su lo­cal mí­ni­mo en el ur­ban mar­ket Pro­gre­so 41, el que no tie­nen em­plea­dos. «Tie­ne ca­pa­ci­dad para seis co­men­sa­les por turno, para po­der ser­vir­les muy bien, como en su ca­sa y como una ex­pe­rien­cia com­ple­ta a un pre­cio más ba­jo que un me- nú de sus­hi. La me­dia ron­da los 20-25 eu­ros por per­so­na», in­di­ca.

El mer­ca­do les va como ani­llo al de­do por­que es un lu­gar don­de el clien­te pue­de pe­dir co­mi­da en un lo­cal y sen­tar­se en el que quie­ra. «Se pa­re­ce mu­cho a los yo­ko­cho, los ca­lle­jo­nes gas­tro­nó­mi­cos de Ja­pón, don­de hay po­co es­pa­cio», apos­ti­lla ella, Eso les da can­cha para po­der ser­vir a más gen­te allí o en pe­di­dos para lle­var a ca­sa, los pla­tos al­ter­na­ti­vos que tam­bién ha­cen y que no re­quie­ren el uso de la pa­rri­lla (ya que los asien­tos es­tán re­ser­va­dos para es­to), como fi­deos ya­ki­so­ba, so­pa de mi­so, eda­ma­me o cer­do re­bo­za­do. Los pos­tres del día los ha­ce él y son tam­bién ja­po­ne­ses, como el pas­tel de arroz o el mo­chi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.