Víc­ti­mas y agre­so­res si­guen cru­zán­do­se a dia­rio en el juz­ga­do de vio­len­cia do­més­ti­ca.

La fal­ta de de­pen­den­cias vuel­ve a po­ner­se de ma­ni­fies­to con un jo­ven esposado

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - PORTADA - E. V. PI­TA

Las de­fi­cien­cias en el di­se­ño del juz­ga­do de vio­len­cia so­bre la mu­jer de Vi­go vol­vie­ron a ser evi­den­tes ayer. Un de­te­ni­do que sa­lía del tri­bu­nal esposado y es­col­ta­do por dos po­li­cías se cru­zó con su ex­pa­re­ja en los pa­si­llos y, se­gun­dos des­pués, apo­rreó a su pa­so la puer­ta de un juz­ga­do de ins­truc­ción. Le dio va­rios pu­ñe­ta­zos y pa­ta­das a la vez que mi­ró fi­ja­men­te a la jo­ven, a va­rios me­tros de dis­tan­cia, la cual iba acom­pa­ña­da de otro va­rón.

Los agen­tes apar­ta­ron in­me­dia­ta­men­te al esposado, le re­co­men­da­ron que no em­peo­ra­se aún más su si­tua­ción y se lo lle­va­ron a los ca­la­bo­zos. La víc­ti­ma, ate­mo­ri­za­da, llo­ró des­con­so­la­da du­ran­te va­rios mi­nu­tos en un rin­cón a cau­sa del in­ci­den­te.

Es­te he­cho pu­so una vez más en evi­den­cia que las mu­je­res que van a pre­sen­tar la de­nun­cia al juz­ga­do y sus su­pues­tos agre­so­res man­tie­nen con­tac­to vi­sual en las de­pen­den­cias o en los ale­da­ños. Esa ten­sión ge­ne­ra es­ce­nas vio­len­tas co­mo la vi­vi­da ayer pe­ro no es, ni mu­cho me­nos, el pri­mer ca­so.

En las úl­ti­mas se­ma­nas hu­bo más ca­sos. Una de­nun­cian­te se en­ca­ró con la ami­ga de un acu­sa­do y la abo­fe­teó en los pa­si­llos. Tu­vie­ron que sa­lir fun­cio­na­rios de sus ofi­ci­nas pa­ra de­te­ner la tri­ful­ca. La agre­di­da, mi­nu­tos des­pués, su­frió un ata­que de ira y gol­peó las puer­tas a pu­ñe­ta­zos, por lo que fue re­pren­di­da por otros em­plea­dos pú­bli­cos que acu­die­ron a pa­rar el ja­leo.

El juz­ga­do de vio­len­cia so­bre la mu­jer se ha con­ver­ti­do en un fo­co de con­ti­nuos in­ci­den­tes que han obli­ga­do a re­for­zar la vi­gi­lan­cia po­li­cial. Ha­ce unos días, un agen­te se de­di­có a co­lo­car a una abo­ga­da y a una víc­ti­ma en un cuar­to se­pa­ra­do pa­ra evi­tar cual­quier con­tac­to vi­sual con su mal- tra­ta­dor. Se tra­ta­ba de un re­in­ci­den­te que la aco­só en su ca­sa cua­tro ve­ces en cua­tro días. Sa­lía de los juz­ga­dos y vol­vía a la vi­vien­da. La Po­li­cía Lo­cal lo en­con­tró es­con­di­do in­clu­so en un ar­ma­rio del dor­mi­to­rio de la per­ju­di­ca­da y, dos días des­pués, en su te­rra­za. La mu­jer que­dó tan asus­ta­da que pi­dió pro­tec­ción en un pi­so de aco­gi­da pa­ra mal­tra­ta­das cu­ya di­rec­ción es se­cre­ta.

El dis­po­si­ti­vo po­li­cial se ade­lan­tó a nue­vas in­ci­den­cias cuan­do di­cho im­pli­ca­do com­pa­re­cie­se en el juz­ga­do y un agen­te se en­car­gó de mo­ver a la abo­ga­da y la víc­ti­ma pa­ra evi­tar cru­za­se su mi­ra­da con el aco­sa­dor. El hom­bre aca­bó en pri­sión pro­vi­sio­nal por­que el fis­cal vio un ries­go pa­ra la víc­ti­ma si vol­vía a sa­lir li­bre da­do que el hom­bre no te­nía nin­gún pro­pó­si­to de en­mien­da.

Los sin­di­ca­tos ju­di­cia­les re­cla­man re­for­mas en el di­se­ño del juz­ga­do pa­ra evi­tar en­con­tro­na­zos en­tre víc­ti­ma y acu­sa­do y en­tre los fa­mi­lia­res de am­bas par­tes. Re­cien­te­men­te, se acon­di­cio­nó una sa­la pa­ra que el de­te­ni­do per­ma­nez­ca ale­ja­do de la mal­tra­ta­da ya que an­tes es­ta­ban con­fi­na­dos en cuar­tos co­lin­dan­tes y oían sus vo­ces por la pa­red.

Con­de­na por mal­tra­to

El juz­ga­do de lo pe­nal nú­me­ro 1 de Vi­go con­de­nó por con­for­mi­dad a un acu­sa­do de dar cua­tro pa­li­zas a su ex­pa­re­ja du­ran­te va­rios me­ses del 2016 y a pe­sar de la or­den de ale­ja­mien­to. El fis­cal pe­día ini­cial­men­te seis años de cár­cel en to­tal por tres de­li­tos de ma­los tra­tos y uno de le­sio­nes. Pro­pu­so mil eu­ros de in­dem­ni­za­ción y 4,5 años de ale­ja­mien­to.

Es­col­ta­do por la po­li­cía, apo­rreó y pa­ta­leó una puer­ta y mi­ró a su ex­pa­re­ja fi­ja­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.