Tres mil vecinos de Re­don­de­la su­fren res­tric­cio­nes por la se­quía pro­lon­ga­da

«So­lo te­ne­mos agua una o dos ho­ras al día», la­men­ta un ve­cino de Quin­te­la

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - ÁREA METROPOLITANA - LUIS CAR­LOS LLERA

Car­ga dos cu­bos de agua por una em­pi­na­da cues­ta ca­mino de su ca­sa. Fe­li­pe Ga­rri­do, de 76 años, tie­ne que ir ca­si to­dos los días a la fuente de A La­mei­ra por­que a su vi­vien­da de Quin­te­la lle­ga el agua «un día sí y otro no». Es­te ca­mio­ne­ro ju­bi­la­do es uno de los tres mil vecinos de Re­don­de­la que su­fre des­de ha­ce me­ses res­tric­cio­nes por la fal­ta de llu­via con­ti­nua­da. «Cuan­do caen cua­tro go­tas ape­nas mo­jan la tie­rra», se la­men­ta.

El Con­ce­llo ha prohi­bi­do el bal­deo en las ca­lles y res­trin­ge al má­xi­mo el rie­go de los jar­di­nes. «So­lo lo im­pres­cin­di­ble», re­cal­ca el te­nien­te de al­cal­de, Mi­guel Án­gel Ál­va­rez, res­pon­sa­ble de Me­dio Am­bien­te. En el cas­co ur­bano no exis­ten pro­ble­mas de abas­te­ci­mien­to, pe­ro en el ru­ral sí los hay, es­pe­cial­men­te en las zo­nas al­tas de Quin­te­la, Cedeira, Cabanas, Re­bo­re­da y, en me­nor me­di­da, O Vi­so. En bue­na par­te de es­tas pa­rro­quias el agua lle­ga a tra­vés de traí­das co­mu­ni­da­des de vecinos. En la dé­ca­da de los años 80, e in­clu­so an­tes, los re­si­den­tes fue­ron cons­tru­yen­do sus pro­pios sis­te­mas de abas­te­ci­mien­to pa­ra dar ser­vi­cio a las ca­sas di­se­mi­na­das por los mon­tes que ro­dean el Val das Ma­cei­ras, por don­de pa­sa el río del mis­mo nom­bre, hoy ape­nas un re­ga­to por fal­ta de ge­ne­ro­sos afluen­tes. Una do­ce­na de co­mu­ni­da­des de mon­tes han es­ta­ble­ci­do cri­te­rios de con­su­mo pa­ra res­trin­gir el número de li­tros por ca­sa. Pe­ro a ve­ces los con­ta­do­res no fun­cio­nan ade­cua­da­men­te y mi­den más de lo que real­men­te se ha gas­ta­do. «El ai­re de las con­duc­cio­nes mue­ve el mo­li­ni­llo co­mo si fue­ra agua», se­ña­la uno de los res­pon­sa­bles de una traí­da pri­va­da. El na­cio­na­lis­ta An­xo Lus­qui­ños sos­tie­ne que los sis­te­mas de con­duc­ción de agua en las pa­rro­quias son in­su­fi­cien­tes y es­tán ob­so­le­tos. «O go­berno de Bas su­pri­miu as sub­ven­cións as co­mu­ni­da­des de au­gas», se­ña­la es­te in­te­gran­te de la red ve­ci­nal que abas­te­ce a O Vi­so, uno de los nú­cleos don­de el cu­po de agua por fa­mi­lia es más ge­ne­ro­so, pues­to que al­can­za los 1.200 li­tros al día. Es­ta ci­fra con­tras­ta con los 200 con los que se tie­nen que con­for­mar mu­chas fa­mi­lias de Re­bo­re­da, y en­tre los dos ex­tre­mos se en­cuen­tran vecinos de Cabanas o Cedeira. En el 2010 los co­mu­ne­ros de O Vi­so re­ci­bie­ron una ayu­da pa­ra im­plan­tar un sis­te­ma de clo­ra­ción del agua de los ma­nan­tia­les y evi­tar pro­ble­mas de sa­lud so­bre la po­ta­bi­li­dad.

Pe­ro el ma­yor pro­ble­ma se en- cuen­tra en Quin­te­la, don­de ha­bi­tan 256 fa­mi­lias con unos 700 miem­bros. «Te­ne­mos agua so­la­men­te una o dos ho­ras al día» se­ña­la el ve­cino Ra­fael Gon­zá­lez mien­tras se des­pren­de de la más­ca­ra que le pro­te­ge de las briz­nas de hierba que sal­tan al ai­re ba­jo el fi­lo de su des­bro­za­do­ra. Los vecinos de la zo­na nun­ca sa­ben a cien­cia cier­ta si al abrir el gri­fo sal­drá lí­qui­do o no. «El mar­tes nos cor­ta­ron el agua por la tar­de y el miér­co­les es­tu­vi­mos sin su­mi­nis­tro to­do el día. Vol­vió es­ta ma­ña­na pe­ro no me pue­do du­char por­que no tie­ne pre­sión su­fi­cien­te pa­ra el ca­len­ta­dor», cuen­ta Fe­li­pe Ga­rri­do. Su ca­sa es­tá ubi­ca­da jun­to a un ma­nan­tial que se en­cuen­tra ca­si se­co. «En el po­zo ape­nas te­ne­mos me­dio me­tro de agua. Eso no da pa­ra na­da», se­ña­la.

Ma­nue­la Igle­sias vi­si­ta el ce­men­te­rio e in­ten­ta lle­nar de agua una re­ga­de­ra. En el cam­po­san­to de San Ma­med ape­nas bro­ta un hi­lo de lí­qui­do. «Te­ne­mos un po- zo y ya se es­tá se­can­do», ex­pli­ca es­ta mu­jer, que re­la­ta las enor­mes di­fi­cul­ta­des que pa­de­ce a la ho­ra de po­ner una la­va­do­ra que «a ve­ces se pa­ra por­que se cor­ta el su­mi­nis­tro sin avi­sar».

Fuentes

«Yo no ges­tiono la llu­via», se de­fien­de Ja­vier Sán­chez, pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad de aguas de Quin­te­la, pa­ra quien el ru­ral «es­tá muy aban­do­na­do». Re­cla­ma más in­ver­sio­nes en las pa­rro­quias. Ase­gu­ra que des­de el 2013 no hay sub­ven­cio­nes mu­ni­ci­pa­les pa­ra re­no­var in­fra­es­truc­tu­ra hi­dráu­li­cas. En el Con­ce­llo con­si­de­ran que es­te ti­po de in­ver­sio­nes ten­dría que ha­cer­las la Dipu­tación. El con­ce­jal de Me­dio Am­bien­te po­ne en va­lor la ges­tión mu­ni­ci­pal. «Es­ta­mos re­cu­pe­ran­do fuentes y he­mos ofre­ci­do nues­tra ayu­da a cual­quier co­mu­ni­dad que la so­li­ci­te, pe­ro por aho­ra na­die se ha di­ri­gi­do a no­so­tros», se­ña­la Mi­guel Án­gel Ál­va­rez. La re­cu­pe­ra­ción de una de las fuentes rea­li­za­da por el Ayun­ta­mien­to, la de Re­guei­ro, ha si­do de­ci­si­va pa­ra pa­liar la se­quía en Quin­te­la. A ella han em­pe­za­do a acu­dir mu­chos vecinos pa­ra pro­veer­se de agua pa­ra be­ber y co­ci­nar.

Los re­don­de­la­nos se mues­tran pe­si­mis­tas por las pre­dic­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas que no au­gu­ran llu­vias pa­ra los pró­xi­mos días. «La co­sa va a peor», se­ña­la Ja­vier Sán­chez, que se que­ja de que les con­vo­can pa­ra los pre­su­pues­tos par­ti­ci­pa­ti­vos pe­ro que a la ho­ra de ela­bo­rar­los la co­mu­ni­dad ve­ci­nal de aguas tie­ne so­la­men­te dos vo­tos fren­te a los tres que pue­de emi­tir la aso­cia­ción ve­ci­nal.

M. MORALEJO

Ra­fael Gon­zá­lez, en su fin­ca, en la que tie­ne un po­zo, y a su de­re­cha Fe­li­pe Ga­rri­do, que acu­de a la fuente de A La­mei­ra.

Las aves pue­den pa­sear por el cau­ce del río a su pa­so por la vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.