Los co­mu­ne­ros de Va­la­da­res ci­fran sus pér­di­das en 1,5 mi­llo­nes de eu­ros.

Ve­ci­nos ase­gu­ran que la traí­da ape­nas echa­ba agua por fal­ta de pre­sión el 15 de oc­tu­bre

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - PORTADA - JA­VIER RO­ME­RO

Po­ner pre­cio a los da­ños cau­sa­dos por los in­cen­dios del 15 de oc­tu­bre es tan di­fí­cil co­mo cuan­ti­fi­car, por ejem­plo, qué se­cue­las de­jó el Pres­ti­ge. En el ca­so de Va­la­da­res, y tras un mes de tra­ba­jo per­sis­ten­te, los in­ge­nie­ros fo­res­ta­les de la co­mu­ni­dad de mon­tes han po­di­do cuan­ti­fi­car las pér­di­das, so­lo en sue­lo co­mu­nal, en 1,5 mi­llo­nes de eu­ros. A ma­yo­res, y re­co­rrien­do el lu­gar de O Frei­xo, la zo­na más afec­ta­da, uno no tar­da en dar­se cuen­ta de que las pér­di­das au­men­tan. Cie­rres que­ma­dos, plan­ta­cio­nes, una gran­ja, ga­na­do abra­sa­do en un al­pen­dre o al me­nos dos co­ches que aca­ba­ron car­bo­ni­za­dos es el ba­lan­ce que se ha­ce a vue­la­plu­ma re­co­rrien­do ape­nas un par de ki­ló­me­tros de sus ca­rre­te­ras se­cun­da­rias.

Es cier­to que ese tra­yec­to in­vi­ta al pe­si­mis­mo por la gran can­ti­dad de hec­tá­reas que­ma­das que se ven, pero tam­bién exis­ten mo­ti­vo pa­ra ver el va­so me­dio lleno. Los cul­pa­bles son los in­te­gran­tes del co­lec­ti­vo Chan Gran­de, que en el úl­ti­mo mes han he­cho su pro­pia plan­ta­ción de car­ba­llos o cas­ta­ños pa­ra que la vi­da bro­te nue­va­men­te en la pa­rro­quia. San­tia­go Frei­ría es un ve­cino más que ayer tra­ba­ja­ba en su ca­sa a me­dia ma­ña­na. Re­co­no­ce que to­do pu­do aca­bar de una for­ma más trá­gi­ca: «El fue­go cam­bia­ba de ve­lo­ci­dad tan rá­pi­do que era im­pre­de­ci­ble. El pro­ble­ma es que la pre­sión del agua de la traí­da era mí­ni­ma y ape­nas echa­ba, pero sobre la me­dia­no­che to­do em­peo­ró al cor­tar­se la luz. Los mo- to­res de los po­zos pri­va­dos de­ja­ron de fun­cio­nar y ahí si que nos te­mi­mos lo peor».

Isabel Ga­rri­do tu­vo que sa­lir con lo pues­to de su ca­sa acom­pa­ña­da del res­to de su fa­mi­lia y sue­gros. «Lle­ga­mos sobre las nue­ve de la no­che y el vien­to so­pla­ba tan fuer­te que pa­re­cía que no nos lle­ga­ría, pero en dos mi­nu­tos to­do cam­bió y nos vi­mos ro­dea­dos con el tiempo jus­to pa- ra es­ca­par», re­la­ta mien­tras en­se­ña la par­te tra­se­ra del cie­rre de su ca­sa, de ma­lla me­tá­li­ca, com­ple­ta­men­te cal­ci­na­da. «No­so­tros es­ta­mos cu­bier­tos por el se­gu­ro, pero no to­dos los ve­ci­nos es­tán igual. Por aquí no ha ve­ni­do en to­do el mes na­die del Con­ce­llo ni de la Xun­ta a in­tere­sar­se».

La con­clu­sión que se ob­tie­ne a me­di­da que se re­co­rre O Frei­xo es que la pre­sión fal­tó en las zo­nas al­tas, ya que ve­ci­nos co­mo Ave­lino Vi­llar, que re­si­de en una zo­na ba­ja de la pa­rro­quia, pu­die­ron evi­tar que las lla­mas en­tra­ran en su ca­sa con agua de la traí­da y una man­gue­ra do­més­ti­ca de jar­dín, ade­más de cal­de­ros. «Hi­ci­mos lo que pu­di­mos, nunca vi na­da igual en la vi­da», sen­ten­cia­ba ayer. Gre­go­rio Ál­va­rez, pre­si­den­te de los co­mu­ne­ros de Va­la­da­res, re­co­ge el guan­te de Ave­li- no al ase­gu­rar que «no fal­tó agua en toda la tar­de y toda la no­che. Luz sí que hu­bo ex­cep­to unos 15 mi­nu­tos», ase­gu­ra an­tes de con­cluir: «Aho­ra te­ne­mos que pen­sar en có­mo plan­tea­mos el tra­ba­jo que es­tá por ha­cer, y que es mu­cho. Lo que ten­go cla­ro es que Va­la­da­res tie­ne que ser un pul­món pa­ra Vi­go, nunca un pe­li­gro por el ex­ce­so de ma­de­ra de rá­pi­do cre­ci­mien­to».

«No fal­tó el agua, to­dos los ve­ci­nos tu­vie­ron ser­vi­cio de la traí­da y la luz so­lo se fue unos 15 mi­nu­tos» Gre­go­rio Ál­va­rez Pre­si­den­te de los co­mu­ne­ros

«Es­ta­mos cu­bier­tos por el se­gu­ro, pero por aquí no ha pa­sa­do na­die del Con­ce­llo ni de la Xun­ta es­te mes» Isabel Ga­rri­do Ve­ci­na con da­ños en su ca­sa

«Pa­ra­mos el fue­go en la puer­ta de ca­sa con nues­tra man­gue­ra y cal­de­ros, no ha­bía na­da más» Ave­lino Vi­llar Ve­cino afec­ta­do

FO­TOS: ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

«Cor­ta­ron la luz a me­dia­no­che y los mo­to­res de los po­zos de­ja­ron de fun­cio­nar» . San­tia­go Frei­ría re­co­rría ayer el mon­te que­ma­do que ro­dea su ca­sa. Pen­sar en el día 15 le cam­bia la ca­ra, ase­gu­ra que el fue­go, avi­va­do por el vien­to, mo­di­fi­ca­ba su di­rec­ción ca­da po­co tiempo y que «la traí­da ape­nas echa­ba agua». Los po­zos pri­va­dos, aña­de, «tam­po­co fun­cio­na­ron por fal­ta de luz».

Re­cons­tru­yen­do. El lu­gar de O Frei­xo, en Va­la­da­res, fue po­si­ble­men­te la zo­na más cas­ti­ga­da por los in­cen­dios de ha­ce un mes. Ayer, en es­te so­lar, va­rios ope­ra­rios re­cons­truían un gal­pón que el día 16 ama­ne­ció cal­ci­na­do y con pro­ble­mas en su es­truc­tu­ra. El co­che, aque­lla no­che, es­ta­ba den­tro del gal­pón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.