Cuan­do Vi­go de­fi­nió su per­fil ur­bano

El ha­llaz­go jun­to al cas­ti­llo de San Se­bas­tián de una ce­rá­mi­ca ale­ma­na ha­bla del pa­sa­do co­mer­cial de Vi­go

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - VIGO -

Ha­ce me­nos de un si­glo y me­dio, Vi­go di­bu­jó los tra­zos de su per­fil ur­bano pa­ra asen­tar­se en la mo­der­ni­dad. De­rri­ba­das las mu­ra­llas en la dé­ca­da de 1860, fue en la de 1870 cuan­do la ciu­dad dio su pri­mer gran es­ti­rón, abrien­do ca­lles y ga­nan­do te­rreno al mar pa­ra cam­biar su fi­so­no­mía. Pa­ra­le­la­men­te a las in­fra­es­truc­tu­ras, es­ta dé­ca­da fue tam­bién de una eclo­sión so­cial y cul­tu­ral, con la aper­tu­ra de ca­fés y círcu­los re­crea­ti­vos. Ras­go de mo­der­ni­dad es el na­ci­mien­to, en 1871, de la So­cie­dad Coo­pe­ra­ti­va de Tra­ba­ja­do­res El Aho­rro. Su ob­je­ti­vo era ha­cer pe­que­ños prés­ta­mos y so­co­rrer a los tra­ba­ja­do­res cuan­do fue­sen des­pe­di­dos. Su es­pí­ri­tu coope­ra­ti­vo ha­bla ya de la im­por­tan­cia cre­cien­te del tra­ba­jo asa­la­ria­do y de la con­cien­cia que se va des­per­tan­do en los obre­ros.

Apa­re­cen tam­bién nue­vas aso­cia­cio­nes con­sa­gra­das al ocio. En 1876, se fun­da­rá la So­cie­dad Car­na­va­les­ca, que tie­ne por ob- je­ti­vo or­ga­ni­zar gran­des fes­te­jos por el en­troi­do. Sus des­fi­les se con­vier­ten en gran­des ce­le­bra­cio­nes, con mú­si­cos y com­par­sas que hon­ran al rey Mo­mo, que go­bier­na Vi­go en las fe­chas bur­les­cas que pre­ce­den a la Cua­res­ma. Ade­más, en 1877, se fun­da el Li­ceo, que con­fir­ma el in­te­rés cre­cien­te por las cues­tio­nes so­cia­les, ya que se fi­ja co­mo uno de sus co­me­ti­dos el de im­par­tir cla­ses a los obre­ros, fa­vo­re­cien­do la al­fa­be­ti­za­ción.

Jun­to a la eclo­sión so­cial, los años 70 del si­glo XIX con­fir­man el cre­ci­mien­to de la ciu­dad. Con­ti­núan las obras de la Nue­va Po­bla­ción, con re­lle­nos en la zo­na de Areal, que va ga­nan­do te­rre­nos al mar. Des­de A La­xe, avan­za el Ma­le­cón, que am­plía la lí­nea por­tua­ria. Y, fi­nal­men­te, se­rá inau­gu­ra­do el mue­lle de ma­de­ra, que en­tra en ser­vi­cio en 1875. Es­te pre­ca­rio pun­to de atra­que se­rá muy du­ra­de­ro, ya que se­gui­rá ope­ra­ti­vo has­ta el año 1922, cuan­do una ga­ler­na lo des­tro­za.

Avan­zan, ade­más, las obras del fe­rro­ca­rril, que co­mu­ni­ca­rá Vi­go con la Me­se­ta. En es­ta dé­ca­da, los tra­ba­jos se cen­tran en la lí­nea con Re­don­de­la, an­te­sa­la del en­la­ce con Ou­ren­se. El 28 de ju­nio de 1876 sa­le de la es­ta­ción el pri­mer tren de prue­bas, rum­bo a Cha­pe­la. Tres años an­tes, en 1873, ya que­da­ba inau­gu­ra­da la lí­nea fé­rrea en­tre San­tia­go y Ca­rril, la pio­ne­ra de Ga­li­cia. Las prue­bas del fe­rro­ca­rril ge­ne­ran una gran ex­pec­ta­ción, al pun­to de que al­gu­nos al­tos car­gos del Ayun­ta­mien­to ha­cen ges­tio­nes pa­ra que se les per­mi­ta ha­cer una ex­cur­sión en al­guno de los tra­yec­tos de prue­ba. Y eso que el via­je no de­bía de re­sul­tar es­pe­cial­men­te có­mo­do, ya que los pa­sa­je­ros van en va­go­nes des­cu­bier­tos, so­por­tan­do las in­cle­men­cias del tiempo y res­pi­ran­do el hu­mo de la lo­co­mo­to­ra.

La ciu­dad, tras la de­mo­li­ción de las mu­ra­llas, ofre­ce ya un as­pec­to de ur­be mo­der­na. Las am­plias ave­ni­das del Ra­mal (hoy Co­lón) o de Prín­ci­pe, van ga­nan­do en edi­fi­ca­cio­nes. Y por las ca­lles em­pe­dra­das tran­si­tan los co- ches de ca­ba­llos. Un pe­rio­dis­ta lo­cal re­tra­ta es­te tra­jín de trá­fi­co con es­tas pa­la­bras: «El es­pí­ri­tu de pro­gre­so que se apo­de­ra de la so­cie­dad se co­no­ce por sus ac­tos y sus ex­te­rio­res ma­ni­fes­ta­cio­nes y de­ci­mos es­to por­que pue­de dar idea del ade­lan­to de la ciu­dad el nú­me­ro de ca­rrua­jes par­ti­cu­la­res que hoy po­see, los cua­les as­cien­den a más de vein­te, al­gu­nos de ellos de muy buen gus­to y no me­nos cos­te». Vein­te ca­rrua­jes no pa­re­cen gran co­sa, pero en esa épo­ca en Ga­li­cia era toda una noticia.

Si en vi­da so­cial y ur­ba­na fue­ron des­lum­bran­tes, en po­lí­ti­ca, los años 70 del si­glo XIX fue­ron, en cam­bio, muy con­ser­va­do­res. Y es que las elecciones con­ve­nien­te­men­te ama­ña­das ayu­dan a en­ten­der que Jo­sé El­dua­yen sea ele­gi­do dipu­tado en 1878 por quin­ta vez con­se­cu­ti­va y por pas­mo­sa (y sos­pe­cho­sa) ma­yo­ría, pe­se a que en su la­bor siem­pre se eri­gió en un de­fen­sor de la ciu­dad. Pero la me­jor for­ma de con­fir­mar la dé­ca­da de 1870 co­mo la de la mo­der­ni­dad en Vi­go es la vi­si­ta que, en 1878, rea­li­za a la ciu­dad un no­ta­ble per­so­na­je. Por­que en ju­nio de ese año re­ca­la en el puer­to, a bor­do de su ya­te —el Saint Mi­chel III— el es­cri­tor fran­cés Ju­les Ver­ne, que una dé­ca­da an­tes ha­bía traí­do a Vi­go al sub­ma­rino Nau­ti­lus del ca­pi­tán Ne­mo en la inol­vi­da­ble 20.000 le­guas de via­je sub­ma­rino.

As­pec­to de los ac­tua­les jar­di­nes de Mon­te­ro Ríos, cuan­do se es­ta­ba ce­rran­do el re­lleno del en­san­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.