El des­tri­pa­dor del ban­qui­llo

Los que han tra­ba­ja­do con él des­ta­can su aná­li­sis del ri­val, su ma­ne­jo del ves­tua­rio y su de­di­ca­ción

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - VIGO DEPORTES - LORENA GAR­CÍA CAL­VO

Asu­mir el man­do del Rá­pi­do de Bouzas, un equi­po de ba­rrio con el que na­die con­ta­ba en Se­gun­da B era un ries­go y un re­to, y Bor­ja Ji­mé­nez (Ávi­la, 1985), lo co­gió sin com­ple­jos. La teo­ría de­cía que el gru­po lo iba a pa­sar real­men­te mal, pero la reali­dad ha se­gui­do un ca­mino opues­to. Tras ca­tor­ce jor­na­das es­tá a un so­lo pun­to de la zo­na de play-off, ha con­se­gui­do vic­to­rias de re­lum­brón y ha de­mos­tra­do una ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y de apro­ve­cha­mien­to de re­cur­sos so­bre­sa­lien­te. Y bue­na par­te de ese éxi­to se sien­ta en el ban­qui­llo.

Bor­ja es un en­tre­na­dor mo­derno. Un des­tri­pa­dor del fút­bol pro­pio y del ajeno que es­cri­be un guion di­fe­ren­te pa­ra ca­da con­tien­da. «Ana­li­za mu­cho al ri­val, ha­ce mu­chí­si­mos ví­deos sobre ca­da con­trin­can­te y te da to­do ti­po de de­ta­lles. Cuan­do em­pe­zó la tem­po­ra­da re­cuer­do que era al­go que me gus­ta­ba sin más, pero no era cons­cien­te del va­lor aña­di­do que tie­ne. Aho­ra pa­san los partidos y per­ci­bes que to­do ese aná­li­sis, tan­to co­lec­ti­vo co­mo in­di­vi­dual, te fa­ci­li­ta los partidos», des­ve­la Co­ti­lla, uno de los ju­ga­do­res au­ri­ne­gros.

El exa­men de Ji­mé­nez y su cuer­po téc­ni­co es ex­haus­ti­vo en la me­di­da de los po­si­ble. Es­tu­dian des­de los mi­nu­tos en los que los ri­va­les tien­den a mar­car a la for­ma en la que ca­da ju­ga­dor se mue­ve, si son zur­dos, dies­tros o am­bi­dies­tros, el ren­di­mien­to en la es­tra­te­gia o su for­ma de com­bi­nar. «Te re­pa­sa has­ta a los fut­bo­lis­tas le­sio­na­dos del ri­val, por si aca­so sa­len unos mi­nu­tos», aña­de el la­te­ral del Rá­pi­do, que de­fi- ne co­mo «bru­tal» el tra­ba­jo os­cu­ro que hay tras ca­da con­tien­da. Una for­ma de pro­ce­der ha­bi­tual en gran­des clu­bes con sis­te­mas me­to­do­ló­gi­cos im­plan­ta­dos, pero que re­sul­ta in­no­va­dor en equi­pos más hu­mil­des.

En el úl­ti­mo par­ti­do, sin ir más le­jos, el Rá­pi­do cam­bió el sis­te­ma y ju­gó con tres cen­tra­les y dos ca­rri­le­ros pa­ra pa­rar los pies al po­ten­te Ma­ja­dahon­da. En otras oca­sio­nes no cam­bia los es­que­mas o los pues­tos, sino los per­fi­les, bus­can­do un de­lan­te­ro más es­ti­lis­ta o más de tra­ba­jo, eli­gien­do un cen­tro­cam­pis­ta más o me­nos ofen­si­vo, etc...

Pero el con­trol de Ji­mé­nez del mun­do en el que se mue­ve no se que­da so­lo en lo gru­pal. «Es un tío muy pre­pa­ra­do, mu­chí­si­mo, mu­chí­si­mo. Da el 200 % en to­dos los si­tios don­de en­tra y si lue­go tie­ne suer­te y le acom­pa­ñan los re­sul­ta­dos, pues me­jor que me­jor. Tie­ne un con­trol del mer­ca­do de fi­cha­jes ex­haus­ti­vo», sub­ra­ya Al­fon­so Ca­ne­la, el hom­bre que le fi­chó pa­ra el Iza­rra un año atrás.

El pro­yec­to del Rá­pi­do no es el pri­me­ro de Bor­ja en Se­gun­da B. El cur­so an­te­rior ha­bía he­cho un digno tra­ba­jo con el equi­po de Mer­ka­ton­doa y an­tes ha­bía de­ja­do una bue­na im­pre­sión en el Va­lla­do­lid Pro­me­sas, di­ri­gien­do al Ávi­la de Ter­ce­ra e in­clu­so co­mo en­tre­na­dor de ca­de­tes de la aca­de­mia del AC Mi­lan allá por el 2010.

Ji­mé­nez ha ido dan­do pa­sos só­li­dos y for­mán­do­se, al tiempo que se ga­na­ba la eti­que­ta de ti­po se­rio y for­mal. «Cuan­do le con­tra­té lo hi­ce por­que te­nía muy bue­nas re­fe­ren­cias de él y por­que que­ría ha­cer al equi­po un po­co más pro­fe­sio­nal», de­ta­lla el pre­si­den­te del Iza­rra. Y eso fue lo que en­con­tró en Bor­ja, se­rie­dad, pro­fe­sio­na­li­dad y es­fuer­zo. La fór­mu­la que aho­ra apli­ca en Bouzas.

He­re­dar el ban­qui­llo del Rá­pi­do tras el pa­so de ve­te­ra­nos ex­fut­bo­lis­tas de nom­bre y ga­rra co­mo Ote­ro y Pat­xi Sa­li­nas era otro exa­men más, pero Ji­mé­nez lo es­tá su­peran­do con guan­te de se­da y mano de hie­rro. «Es en­ro­lla­do pero a la vez exi­gen­te, in­clu­so ha con­se­gui­do que la gen­te que no par­ti­ci­pa ha­bi­tual­men­te es­té me­ti­da, y te­ner a 16 tíos en­chu­fa­dos día a día es muy di­fí­cil. A él le fun­cio­na la cer­ca­nía, el bro­mear­te, pero a la vez te pue­de re­ñir en la ju­ga­da si­guien­te», cuen­ta Co­ti. La fór­mu­la exac­ta que el jo­ven en­tre­na­dor ha im­por­ta­do a un Rá­pi­do en el que se es­tá ga­nan­do un nom­bre. Ha­cia dón­de le llevará el fút­bol so­lo el tiempo lo di­rá.

«Ana­li­za mu­cho al ri­val, ha­ce mu­chí­si­mos ví­deos sobre ca­da con­trin­can­te y te da to­do ti­po de de­ta­lles» Co­ti Fut­bo­lis­ta del Rá­pi­do de Bouzas «Es un tío muy pre­pa­ra­do, mu­chí­si­mo, mu­chí­si­mo. Da el 200 % en to­dos los si­tios don­de en­tra» Al­fon­so Ca­ne­la Pre­si­den­te del Iza­rra

MAR­COS CANOSA

Bor­ja Ji­mé­nez lle­gó al Bouzas el pa­sa­do ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.