Na­cho Sil­va na­ció cuan­do su pa­dre ya era téc­ni­co del Cel­ta de ba­lon­ces­to y aho­ra lo es él.

Na­cho Sil­va he­re­dó las pa­sio­nes de su pa­dre, Tel­mo, ex­pre­pa­ra­dor fí­si­co de la se­lec­ción y del Cel­ta, don­de lle­ga­ron a coin­ci­dir

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - PORTADA - MÍRIAM VÁZ­QUEZ FRA­GA

Na­cho Sil­va lle­va el Cel­ta de ba­lon­ces­to en las ve­nas. «Cre­cí en un pa­be­llón», di­ce es­te vi­gués de 29 años, miem­bro del cuer­po téc­ni­co del pri­mer equi­po des­de ha­ce cua­tro. Su ac­tual res­pon­sa­bi­li­dad es la pun­ta del ice­berg de una tra­yec­to­ria co­mo en­tre­na­dor ce­les­te que cum­ple diez años y de una pasión por el de­por­te de la ca­nas­ta que em­pe­zó mu­cho an­tes. La cul­pa la tie­ne en gran me­di­da su pa­dre, el ex­cél­ti­co y an­ti­guo pre­pa­ra­dor fí­si­co del club y de la se­lec­ción es­pa­ño­la Tel­mo Sil­va.

«Uno de mis pri­me­ros re­cuer­dos del Cel­ta es ga­nar la Li­ga en Vi­go con­tra el Sa­la­man­ca de Ama­ya Val­de­mo­ro. ¡A los par­ti­dos de fue­ra siem­pre que­ría ir, pe­ro nun­ca me de­ja­ban!», re­cuer­da evo­can­do su in­fan­cia. En aquel equi­po de los años do­ra­dos el pre­pa­ra­dor fí­si­co del blo­que que di­ri­gía el mí­ti­co Cho­las era Sil­va pa­dre. «Cuan­do yo na­cí él ya es­ta­ba en el club», re­me­mo­ra. Y con ese víncu­lo ca­si in­na­to, no es ra­ro que al di­rec­tor de­por­ti­vo de la en­ti­dad, Car­los Co­li­nas, le cos­ta­ra po­co con­ven­cer­lo pa­ra co­men­zar a ha­cer sus pi­ni­tos co­mo ce­les­te con 18 años.

Por­que en el Cel­ta de ba­lon­ces­to el pro­yec­to de can­te­ra no es al­go que se cir­cuns­cri­ba a las ju­ga­do­ras. Su fi­lo­so­fía pa­sa por for­mar a ba­lon­ces­tis­tas, pe­ro tam­bién a téc­ni­cos, y el me­jor ejem- plo es el pro­pio Sil­va. «Car­los me dio la opor­tu­ni­dad y du­ran­te unos cuan­tos años ju­ga­ba y en­tre­na­ba a la vez. Al prin­ci­pio no me lla­ma­ba del to­do la aten­ción lo de en­tre­nar, has­ta que me lo pro­pu­so nun­ca lo ha­bía pen­sa­do, pe­ro lue­go...», co­men­ta di­ver­ti­do. Fue a los 24 cuan­do de­jó de ju­gar pa­ra cen­trar­se en su ac­tual fa­ce­ta. «Un día cam­bié de idea, le de­di­ca­ba tan­tas ho­ras que era una lo­cu­ra y tu­ve que ele­gir», di­ce. Es­co­gió los ban­qui­llos.

Mi­llo­nes de vi­ven­cias

Aho­ra asu­me la coor­di­na­ción de las ca­te­go­rías de mi­ni­bas­ket, en­tre­na a un equi­po jú­nior y otro de prein­fan­ti­les y, ade­más, for­ma par­te del cuer­po téc­ni­co de Cristina Can­te­ro. Por si fue­ra po­co, lle­va seis años tra­ba­jan­do en la Fe­de­ra­ción Ga­lle­ga y ac­tual­men­te ejer­ce de se­lec­cio­na­dor ca­de­te tras ha­ber pa­sa­do por ale­vín e in­fan­til. Cuan­do ha­ce ba­lan­ce re­cuer­da que han pa­sa­do «mi­llo­nes de co­sas» y que la ma­yo­ría han si­do bue­nas. «So­bre to­do me que­do con la gen­te que vas co­no­cien­do, con la evo­lu­ción de las ju­ga­do­ras. Lue­go siem­pre pa­sa al­go ne­ga­ti­vo que te mar­ca, pe­ro tie­nes que ti­rar pa­ra ade­lan­te», se­ña­la.

Li­cen­cia­do en Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y el De­por­te, des­de el club ha­blan de él co­mo al­guien cer­cano y a la vez exi­gen­te. La pri­me­ra fa­ce­ta se man­tie­ne has­ta con ju­ga­do­ras que ya no es­tán en el equi­po. «Nues­tro ma­yor or­gu­llo es ver có­mo triun­fan en li­gas ame­ri­ca­nas, o ver que al­guien co­mo Ma­ría Araú­jo, que ha es­ta­do tan­tos años con no­so­tros, lle­ga a la se­lec­ción es­pa­ño­la», in­di­ca. Se ale­gran de sus éxi­tos co­mo miem­bros de la fa­mi­lia que se con­si­de­ran en el Cel­ta. «Pa­so más tiem­po con la gen­te del equi­po que en ca­sa, con mis ami­gos o ha­cien­do cual­quier otra co­sa. Es­tá cla­ro que so­mos co­mo una fa­mi­lia».

El sue­ño de la Li­ga 1

Sil­va es de los que pien­san que lo me­jor es­tá por ve­nir. Y pa­ra él lo me­jor se­ría ce­le­brar un as­cen­so que a día de hoy, aun­que con mu­cha com­pe­ti­ción por de­lan­te, no pa­re­ce un re­to en ab­so­lu­to des­ca­be­lla­do. El pri­mer equi­po lle­va sie­te vic­to­rias de sie­te po­si­bles. «¡Se­ría la me­jor ma­ne­ra de ce­le­brar el dé­ci­mo aniver­sa­rio!», ase­gu­ra. Y su­pon­dría emu­lar los tiem­pos en que su pa­dre era par­tí­ci­pe de al­gu­nos de los gran­des éxi­tos del club y vi­vir­los en pri­me­ra per­so­na.

Sin em­bar­go, Na­cho pre­fie­re no lan­zar las cam­pa­nas al vue­lo y pi­de pru­den­cia en la lí­nea del res­to del cuer­po téc­ni­co. «Otros años ya se ha­bló de as­cen­so y lue­go, por dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias, no se dio», re­cal­ca. In­ci­de en que se­rá cla­ve com­pro­bar cuál es la reac­ción a la pri­me­ra de­rro­ta de un gru­po en su ma­yo­ría muy jo­ven. «Va a lle­gar y hay que ver có­mo la en­ca­ja­mos. De mo­men­to hay que te­ner los pies en el sue­lo», pi­de.

Na­cho y Tel­mo lle­ga­ron a coin­ci­dir en el club cuan­do el pa­dre aún ejer­cía de pre­pa­ra­dor fí­si­co con Miguel Mén­dez. Ase­gu­ra el hi­jo que aun­que «es­tá ahí apo­yan­do pa­ra to­do» nun­ca le ha da­do de­ma­sia­dos con­se­jos. Pe­ro ha si­do siem­pre su me­jor ejem­plo.

XOÁN CAR­LOS GIL

Na­cho Sil­va co­men­zó a en­tre­nar en el Cel­ta con 18 años tras ser afi­cio­na­do des­de ni­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.