La pro­tec­to­ra de O Mo­rra­zo, as­fi­xia­da por los im­pa­gos de Can­gas y Bueu

Am­bos Con­ce­llos lle­van va­rios me­ses sin pa­gar ni un eu­ro a la en­ti­dad

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - ÁREA METROPOLITANA - CAR­LOS PON­CE

La pro­tec­to­ra de ani­ma­les de O Mo­rra­zo no es­tá pa­san­do por su me­jor mo­men­to. Sus ins­ta­la­cio­nes es­tán des­bor­da­das de pe­rros y, ade­más, sus ar­cas es­tán en nú­me­ros ro­jos. Y uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos de su pre­ca­ria si­tua­ción fi­nan­cie­ra son las de­mo­ras en los pa­gos por par­te de los Con­ce­llos de Can­gas y Bueu. «Con Moaña, ge­nial. Siem­pre cum­ple. Tra­ba­ja­mos a des­ta­jo en los tres con­ce­llos y so­lo es­ta­mos re­ci­bien­do di­ne­ro de uno», se la­men­ta la se­cre­ta­ria de la en­ti­dad, Lo­re­na Gago.

La pro­tec­to­ra de­nun­cia que el Ayun­ta­mien­to de Bueu es el más mo­ro­so. Lle­va to­do el año sin pa­gar ni un so­lo eu­ro por los ser­vi­cios pres­ta­dos en el mu­ni­ci­pio. Es­to es, re­co­gi­da de ani­ma­les aban­do­na­dos, gas­tos mé­di­cos, trans­por­te... El Con­ce­llo de Can­gas, por su par­te, lle­va sin pa­gar cin­co me­ses.

Es­tos re­tra­sos por par­te de am­bas ad­mi­nis­tra­cio­nes es­tán pro­vo­can­do el co­lap­so fi­nan­cie­ro de la en­ti­dad, que se ha vis­to obli­ga­da a ha­cer ma­la­ba­res pa­ra cua­drar sus cuen­tas y no de­jar a nin­gún ani­mal sin aten­der. Es­tán so­bre­vi­vien­do gra­cias a los do­na­ti­vos de so­cios y ve­ci­nos y a ini­cia­ti­vas pues­tas en mar­cha por los pro­pios vo­lun­ta­rios, co­mo la ven­ta de lo­te­ría de Na­vi­dad o la or­ga­ni­za­ción de mer­ca­di­llos, es­pe­cial­men­te los fi­nes de se­ma­na.

«A un pe­rro no le po­de­mos de- cir que no le va­mos a lle­var al ve­te­ri­na­rio por­que no nos han pa­ga­do», ase­gu­ra Lo­re­na Gago. Re­cien­te­men­te han te­ni­do que ha­cer fren­te a una fac­tu­ra de ca­si 1.534 eu­ros pa­ra los gas­tos mé­di­cos de un can con ata­ques de epi­lep­sia al que le han te­ni­do que ha­cer un tac. Co­mo es­tán en nú­me­ros ro­jos, los res­pon­sa­bles de la en­ti­dad de­ci­die­ron so­li­ci­tar la ayu­da ciu­da­da­na y, a tra­vés de donaciones, ha­cer fren­te a esos gas­tos. «Es­ta­mos in­ten­tan­do que la gen­te nos eche una mano por­que no da­mos abas­to», aña­de la se­cre­ta­ria de la en­ti­dad.

En la Jun­ta de Go­bierno Lo­cal de es­ta se­ma­na, el Con­ce­llo de Can­gas tra­tó los re­tra­sos en los pa­gos a la pro­tec­to­ra. «Se­gún co­men­tou o in­ter­ven­tor, to­do es­tá a ex­pen­sas de que a pro­tec­to­ra xus­ti­fi­que en fac­tu­ras to­dos os gas­tos e os ser­vi­zos fei­tos», in­di­ca el con­ce­jal de Fa­cen­da, Ma­riano Aba­lo, que re­co­no­ce que en oca­sio­nes hay re­tra­sos en el pa­go de al­gu­nas fac­tu­ras.

La pre­ca­ria si­tua­ción de la pro­tec­to­ra de ani­ma­les de O Mo­rra­zo vie­ne de le­jos. Las ins­ta­la­cio­nes es­tán co­lap­sa­das. El nú­me­ro de pe­rros que aco­ge el co­lec­ti­vo as­cien­de a ca­si 150, cuan­do, se­gún sus em­plea­dos, lo ideal se­ría que no fue­sen más de ochen­ta. La en­ti­dad ope­ra en Can­gas, Moaña y Bueu y se ha­ce car­go de los ani­ma­les aban­do­na­dos de es­tos mu­ni­ci­pios. La ma­yo­ría de es­tos ca­nes ca­re­cen del mi­cro­chip obli­ga­to­rio y los po­cos que lo lle­van no tie­nen in­for­ma­ción iden­ti­fi­ca­to­ria. Mu­chos de ellos, ade­más, lle­gan al re­fu­gio en un es­ta­do de sa­lud muy de­li­ca­do y con la im­pe­ran­te ne­ce­si­dad de ser aten­di­dos por un ve­te­ri­na­rio.

Los ani­ma­les que es­tán en la se­de de la pro­tec­to­ra son so­lo una mues­tra de los ca­nes que con­tro­lan los vo­lun­ta­rios. Los ca­sos más es­pe­cia­les y los ca­cho­rros, que as­cien­den a cer­ca de trein­ta, los tie­nen re­par­ti­dos en ca­sas de aco­gi­da.

XOÁN CAR­LOS GIL

Las ins­ta­la­cio­nes del re­fu­gio es­tán des­bor­da­das de ani­ma­les aban­do­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.