La ex­pul­sión de una edi­la de su par­ti­do de­ja a me­dias los ór­ga­nos de go­bierno de Tui

Opo­si­ción y eje­cu­ti­vo de­ba­ten si Ma­ría Je­sús Da Sil­va es o no una tráns­fu­ga y Car­los Pa­dín des­car­ta su ce­se ful­mi­nan­te

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - ÁREA METROPOLITANA - CAR­LOS PON­CE

El Con­ce­llo de Tui si­gue sin en­con­trar la tan an­sia­da es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Tras la mo­ción de cen­su­ra pro­mo­vi­da por el PP, la in­con­sis­ten­cia del nue­vo eje­cu­ti­vo es­tá pro­vo­can­do pro­ble­mas a la ho­ra de for­mar los ór­ga­nos de go­bierno. Di­cha ines­ta­bi­li­dad pro­vie­ne de la de­ci­sión de Al­ter­na­ti­va Po­pu­lar de Tui de ex­pul­sar de la for­ma­ción a la ac­tual con­ce­jal de Ur­ba­nis­mo, Ma­ría Je­sús Da Sil­va, que tras es­ta de­ci­sión, ha pa­sa­do a fi­gu­rar co­mo edi­la no ads­cri­ta en el gru­po mix­to de la cor­po­ra­ción.

Es­te he­cho ha pro­vo­có que, en el pleno ex­tra­or­di­na­rio ce­le­bra­do ayer, el go­bierno en­ca­be­za­do por Car­los Váz­quez Pa­dín no pu­die­se for­ma­li­zar las de­le­ga­cio­nes de las áreas de go­bierno. El nue­vo al­cal­de tam­po­co pu­do in­for­mar de la de­sig­na­ción de las per­so­nas que van a for­mar par­te de las co­mi­sio­nes de go­bier- no y que­da­ron pen­dien­tes la for­ma­ción de los con­se­jos es­co­la­res y de la Man­co­mu­ni­da­de, al for­mar par­te de ellos la edi­la de Ur­ba­nis­mo. Pa­dín tam­po­co dio cuen­ta de la com­po­si­ción de la Jun­ta de Go­bierno Lo­cal. Sí se in­for­mó, sin em­bar­go, de las de­di­ca­cio­nes de los con­ce­ja­les y los suel­dos que per­ci­bi­rán.

En el pri­mer in­ten­to de mo­ción de cen­su­ra, Ma­ría Je­sús Da Sil­va pre­sen­tó un es­cri­to de re­nun­cia a su ac­ta de con­ce­ja­la en el re­gis­tro mu­ni­ci­pal pa­ra que fue­se el nú­me­ro 6 de Al­ter­na­ti­va Po­pu­lar de Tui el que en­tra­se en el nue­vo go­bierno. Al no pre­sen­tar ese es­cri­to per­so­nal­men­te, la se­cre­ta­ria del Con­ce­llo in­va­li­dó el trá­mi­te. Cuan­do el par­ti­do le pi­dió que pre­sen­ta­se de nue­vo la re­nun­cia, Da Sil­va de­ci­dió to­mar po­se­sión en la cor­po­ra­ción tras re­unir­se con al­tos car­gos del Par­ti­do Po­pu­lar, que la con­ven­cie­ron de su­mar­se a su nue­vo pro­yec­to al fren­te del Con­ce­llo tu­den­se.

Es­ta de­ci­sión in­dig­nó a la di­rec­ción de Al­ter­na­ti­va Po­pu­lar de Tui, que la ex­pul­só de su for­ma­ción ale­gan­do, ade­más, que la edi­la no se ha­bía pues­to en con­tac­to con ellos des­de que to­mó po­se­sión. Da Sil­va, en un co­mu­ni­ca­do, ase­gu­ra que su ex­pul­sión es «ile­gal e irre­gu­lar», y cul­pa al por­ta­voz del par­ti­do, An­to­nio Sou­sa, de es­ta de­ci­sión. Va­lo­ra su si­tua­ción co­mo un «un tin­gla­do po­lí­ti­co idea­do por al­gúns e ca­pi­ta­nea­do po­lo se­ñor Sou­sa, que se fai vi­si­ble a tra­vés de un pro­ce­so to­tal­men­te ile­gal e ab­so­lu­ta­men­te irre­gu­lar».

El de­ba­te po­lí­ti­co de Tui se cen­tra aho­ra en dis­cer­nir si Da Sil­va es o no una tráns­fu­ga. La opo­si­ción lo tie­ne cla­ro: «Es­ta no era la per­so­na de­sig­na­da por su par­ti­do pa­ra en­trar en el go­bierno», re­cuer­da el so­cia­lis­ta, En­ri­que Ca­ba­lei­ro. El ex­re­gi­dor se­ña­la que el pro­pio Pa­dín lle­vó al pleno de ju­lio, cuan­do to­da­vía es­ta­ba en la opo­si­ción, una mo­ción pa­ra que to­dos los par­ti­dos de la cor­po­ra­ción apo­ya­sen el pac­to an­ti­trans­fu­guis­mo.

Car­los Pa­dín, por su par­te, no con­si­de­ra que la con­ce­ja­la de Ur­ba­nis­mo sea una tráns­fu­ga y ase­gu­ra que, has­ta que no se cla­ri­fi­que la si­tua­ción, no to­ma­rá nin­gu­na de­ci­sión res­pec­to a Da Sil­va. Des­car­ta, por tan­to, ce­sar a la edi­la. «Es­tou moi con­ten­to con seu desem­pe­ño. Es­tá a fa­ce­lo moi ben», va­lo­ra el re­gi­dor.

Ex­pul­sión de Ca­pón

La ten­sión tras la mo­ción de cen­su­ra vol­vió a ha­cer­se pa­ten­te en el pleno ex­tra­or­di­na­rio de ayer. Pa­dín de­ci­dió ex­pul­sar al por­ta­voz de Al­ter­na­ti­va Tu­den­se, Miguel Ca­pón, por «con­ti­nuas fal­tas ao in­ter­vir sen pe­dir a pa­la­bra». En­ri­que Ca­ba­lei­ro con­si­de­ra in­jus­ta es­ta ex­pul­sión. «Ya ha­bía ame­na­za­do en el an­te­rior pleno con ex­pul­sar a otros con­ce­ja­les, es­pe­cial­men­te a Lau­reano Alon­so, de Son de Tui», ase­gu­ra el so­cia­lis­ta. Tras la ex­pul­sión de Ca­pón, to­dos los miem­bros de la opo­si­ción de­ci­die­ron aban­do­nar el pleno en so­li­da­ri­dad con su com­pa­ñe­ro de cor­po­ra­ción, ac­ción que Pa­dín con­si­de­ra «un­ha pa­ta­le­ta irres­pon­sa­ble» de­ri­va­da de ha­ber per­di­do el po­der.

«Sal­vo o BNG, o res­to de gru­pos da opo­si­ción es­tán en plan des­truc­ti­vo e que­ren­do mi­nar a ac­ción des­te go­berno», va­lo­ra el nue­vo re­gi­dor, que la­men­ta «a ac­ti­tu­de des­truc­ti­va» de PSOE, Al­ter­na­ti­va Tu­den­se y Son de Tui.

M. MORALEJO

Ma­ría Je­sús Da Sil­va, in­cre­pa­da por ve­ci­nos en el pleno de la mo­ción de cen­su­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.