The Pic­tu­re­books, una má­qui­na de apo­rrear ba­te­rías

El es­pec­ta­cu­lar dúo ale­mán to­ca en La Fá­bri­ca de Cho­co­la­te jun­to a Bell­hound Choir

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - VIGO -

La Fá­bri­ca de Cho­co­la­te (Ro­ge­lio Abal­de, 22) pro­gra­ma es­ta no­che, a par­tir de las diez, un con­cier­to de The Pic­tu­re­books. La en­tra­da an­ti­ci­pa­da cues­ta seis eu­ros y se pue­de ad­qui­rir en Ele­pé, Bar Prin­ce­sa y Tic­ke­tea, mien­tras que si se com­pra en la sa­la, su pre­cio as­cien­de a ocho eu­ros. Di­cen des­de la sa­la que los diez pri­me­ros que en­tren en la sa­la ob­ten­drán una con­su­mi­ción y una ca­mi­se­ta de re­ga­lo de un co­no­ci­do bur­bon ame­ri­cano.

The Pic­tu­re­books es un dúo ale­mán com­pues­to por Fynn Claus Grab­ke (can­tan­te y gui­ta­rris­ta) y Philipp Mir­ts­chink (ba­te­ría). Su pro­pues­ta mu­si­cal par­te del rock más ame­ri­cano pe­ro sal­pi­can­do de blues. La pro­pia pues­ta en es­ce­na es sin­gu­lar por­que Fynn Claus Grab­ke to­can­do una gui­ta­rra de co­lor os­cu­ro y es­ti­lo vin­ta­ge, mien­tras que su com­pa­ñe­ro gol­pea sin pie­dad una ba­te­ría com­pues­ta por unos enor­mes tam­bo­res, nin­gún pla­ti­llo, ins­tru­men­tos de per­cu­sión he­chos por él mis­mo, cam­pa­nas y mu­chas más sor­pre­sas pa­ra los es­pec­ta­do­res.

El gru­po lle­ga a la sa­la vi­gue­sa con Ho­me Is A Hear­ta­che, su cua­tro tra­ba­jo de es­tu­dio y pri­me­ro que ve la luz con el se­llo ca­li­for­niano Anot­her Cen­tury Re­cords. Los mo­te­ros tie­nen en es­te par de mú­si­cos una bue­na re­fe­ren­cia so­no­ra. «To­das las can­cio­nes de es­te dis­co fue­ron gra­ba­das en el ga­ra­je de motos que te­ne­mos al la­do de nues­tro es­tu­dio», de­cía re­cien­te­men­te el gui­ta­rris­ta pa­ra re­fe­rir­se a su nue­vo dis­co. «So­lo usá­ba­mos dos mi­cró­fo­nos en la mis­ma ha­bi­ta­ción pa­ra con­se­guir la re­ver­be­ra­ción na­tu­ral del mis­mo ga­ra­je, y más tar­de se do­bla­ban las vo­ces de la mis­ma ma­ne- ra. Es­tu­vi­mos bus­can­do una per­cu­sión adi­cio­nal pa­ra es­te te­ma y en­con­tra­mos una enor­me ca­de­na vie­ja y oxi­da­da con la cual ase­gu­ra­mos nues­tras motos y era sim­ple­men­te per­fec­ta», aña­día. Es­tas de­cla­ra­cio­nes jus­ti­fi­can el in­te­rés de cual­quier per­cu­sio­nis­ta por ver has­ta dón­de pue­de lle­gar la ima­gi­na­ción de Philipp Mir­ts­chink.

Jun­to a es­tas má­qui­nas de con­ver­tir en rock el ru­gir de las motos, el es­ce­na­rio de La Fá­bri­ca tam­bién ve­rá pa­sar a Bell­hound Choir. Es el pro­yec­to en so­li­ta­rio de Ch­ris­tian He­de Mad­sen de Co­pen­ha­gue. Su ál­bum de de­but lle­va por tí­tu­lo Ima­gi­ne The Crac­kle, que es­ta­ba in­tri­ga­do por el am­bien­te de blues al­ter­na­ti­vo y os­cu­ro del ál­bum.

Fynn Claus Grab­ke y Philipp Mir­ts­chink son The Pic­tu­re­books

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.