Via­ja por su hi­jo

Lai­la A. pu­do ver al ni­ño en el juz­ga­do de Vi­go an­te un psi­có­lo­go

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - PORTADA - E. V. PI­TA

Lai­la A. pu­do re­unir­se en el juz­ga­do con el pe­que­ño que su pa­dre se lle­vó de Sui­za ha­ce un mes

La ba­ta­lla le­gal en­tre el pa­dre vi­gués Is­mael G., que se lle­vó a su hi­jo de tres años de la ca­sa de la ma­dre en Sui­za el 14 de enero, y la ma­dre con­ti­nuó ayer en los juz­ga­dos de Vi­go. Lai­la A. via­jó des­de Zú­rich pa­ra com­pa­re­cer en los juz­ga­dos de Vi­go y re­unir­se por pri­me­ra vez con el pe­que­ño, al que no ve des­de ha­ce más de un mes. El en­cuen­tro en­tre ma­dre e hi­jo se ce­le­bró en una sa­la del ga­bi­ne­te psi­co­so­cial ba­jo la su­per­vi­sión de psi­có­lo­gos y el pe­que­ño fue es­col­ta­do por un po­li­cía de pai­sano. Lue­go, la pro­ge­ni­to­ra se di­ri­gió al ae­ro­puer­to de Pei­na­dor pa­ra re­gre­sar a Zú­rich, don­de vi­ve en ca­sa de la abue­la. La jue­za le per­mi­te ha­blar a dia­rio con el me­nor, in­clu­so a tra­vés del sis­te­ma de vi­deo­con­fe­ren­cia Sky­pe.

La ma­dre ha en­ta­bla­do un jui­cio pa­ra re­cla­mar la res­ti­tu­ción in­ter­na­cio­nal del pe­que­ño. Se aco­gió al con­ve­nio de La Ha­ya y el Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia Nú­me­ro 5 de Pon­te­ve­dra, es­pe­cia­li­za­do en fa­mi­lia, iba a ce­le­brar ayer la vis­ta pa­ra de­ci­dir si el pa­dre es­ta­ba obli­ga­do a en­tre­gar al me­nor pe­ro la se­sión se apla­zó por­que fal­ta­ban unos pa­pe­les. Esa fue la pri­me­ra vez que Lai­la A., ori­gi­na­ria de Bra­sil, pu­do con­ver­sar des­pués de un mes.

«Me di­cen que pue­do ver a mi hi­jo po­co a po­co pa­ra no cau­sar­le impacto pe­ro el impacto que él le cau­só era ma­yor», di­jo en­tre so­llo­zos al sa­lir del tri­bu­nal car­gan­do con una ma­le­ta de rue­das an­tes de to­mar un ta­xi en di­rec­ción al ae­ro­puer­to. Mi­nu­tos an­tes ha­bían sa­li­do el ni­ño, del co­lo del pa­dre, y es­col­ta­dos por el en­la­ce ju­di­cial, que no se se­pa­ró ni un mo­men­to del in­fan­te.

La ma­dre re­la­tó su bre­ve en­cuen­tro con el pe­que­ño: «Yo es­tu­ve con él, ha­blé con mi hi­jo, lo vi pe­ro aho­ra me ten­go que ir».

La mu­jer in­sis­tió en que el me­nor se pu­so a llo­rar al ver­la y es­tar con ella en es­te pri­mer en­cuen­tro. «Mi hi­jo no se que­ría ir, yo es­tu­ve con él, ayer ha­blé por pri­me­ra vez».

La jue­za de fa­mi­lia de Pon­te­ve­dra ha de­cre­ta­do co­mo me­di­da pro­vi­sio­nal que la ma­dre se pue­da co­mu­ni­car a dia­rio con el pe­que­ño. «Pue­do ha­blar con el ni­ño to­dos los días por­que la jue­za ha pre­gun­ta­do: ¿Có­mo es­ta ma­dre no ha po­di­do ha­blar has­ta el día de hoy? Y no le su­pie­ron dar una ex­pli­ca­ción».

La pro­ge­ni­to­ra ase­gu­ra que vi­ve un «in­fierno» des­de que el pa­dre, del que es­tá en proceso de se­pa­ra­ción, apro­ve­chó una vi­si­ta al me­nor en Zu­rich pa­ra es­ca­par con él en mi­tad de la no­che y su des­apa­ri­ción obli­gó a mo­vi­li­zar a la Po­li­cía Can­to­nal, que col­gó car­te­les de bús­que­da por to­do el país hel­vé­ti­co. La ma­dre con­tó ayer en­tre so­llo­zos que «es­to es co­mo sin un sin­vi­vir, mi hi­jo no se que­ría ir, me han arran­ca­do un ca­cho de mí, has­ta que no es­té de vuel­ta vi­vo en au­to­má­ti­co, soy fuer­te y ten­go que vi­vir».

El ni­ño es­ta­rá acom­pa­ña­do de unos me­dia­do­res en las con­ver­sa­cio­nes y reunio­nes con la ma­dre, in­clu­so cuan­do ha­blen por vi­deo­con­fe­ren­cia. «Van a in­ter­me­diar por Sky­pe, con el ni­ño ten­dré co­mu­ni­ca­ción a dia­rio, mi­ra­re­mos có­mo ha­cer», di­jo.

PI­TA

Lai­la A. sa­le del juz­ga­do tras ver a su hi­jo an­tes de vol­ver a Sui­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.