Un ma­sa­jis­ta se en­fren­ta a 18 me­ses de cár­cel por pro­pa­sar­se con una clien­ta

El acu­sa­do, que aten­día en una sa­la de su her­bo­ris­te­ría, ne­gó abu­sos se­xua­les

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - VIGO - A.MAR­TÍ­NEZ

Una mu­jer acu­dió a la con­sul­ta del ma­sa­jis­ta con do­lor en las cer­vi­ca­les sin sa­ber que iba a pa­sar uno de los mo­men­tos más in­có­mo­dos de su vi­da. La pa­cien­te aca­bó vis­tién­do­se y aban­do­nan­do el es­ta­ble­ci­mien­to rá­pi­da­men­te des­pués de ha­ber su­fri­do to­ca­mien­tos.

El juz­ga­do de lo pe­nal nú­me­ro 1 de Vi­go aco­gió ayer la vis­ta oral con­tra el ma­sa­jis­ta acu­sa­do de so­bre­pa­sar­se con su clien­ta con áni­mo li­bi­di­no­so. La re­pre­sen­tan­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co so­li­ci­tó pa­ra el acu­sa­do una con­de­na de un año y me­dio de pri­sión por un de­li­to de abu­sos se­xua­les, así co­mo su in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra el de­re­cho de su­fra­gio pa­si­vo du­ran­te el tiem­po de con­de­na. Con­fir­mó su pe­ti­ción al fi­nal del jui­cio al ele­var sus con­clu­sio­nes a de­fi­ni­ti­vas.

Los he­chos su­ce­die­ron en una her­bo­ris­te­ría de Vi­go el 19 de ju­nio del año pa­sa­do. El hom­bre J.M.B. se de­di­ca­ba a los ma­sa­jes de ma­ne­ra oca­sio­nal, sin que fue­se la ac­ti­vi­dad prin­ci­pal de su es­ta­ble­ci­mien­to. Pe­ro dis­po­nía de una sa­la re­ser­va­da den­tro de la tien­da con una ca­mi­lla, don­de de vez en cuan­do aten­día a al­gu­nos clien­tes.

La víc­ti­ma que lo de­nun­ció es una mu­jer jo­ven que ya ha­bía es­ta­do en su con­sul­ta en otras oca­sio­nes. Es­ta vez ha­bía acu­di­do por­que sen­tía do­lo­res en la par­te su­pe­rior de la es­pal­da. El ma­sa­jis­ta le pa­só a la sa­la pri­va­da y le or­de­nó que se qui­ta­se la ro­pa, que­dán­do­se la mu­jer en ro­pa in­te­rior.

A pe­sar de que la pa­cien­te sen­tía una do­len­cia en una par­te muy con­cre­ta, el hom­bre em­pe­zó a dar­le un ma­sa­je por to­do el cuer­po. Co­men­zó a fro­tar­le los pies y fue su­bien­do po­co a po­co por las pier­nas pa­ra des­pués de­cir­le que se die­ra la vuel­ta. La pa­cien­te se sin­tió in­có­mo­da y le re­cor­dó que ha­bía ido a su con­sul­ta «por lo de las cer­vi­ca­les». El hom­bre no le hi­zo ca­so y con­ti­nuó pa­san­do sus ma­nos por to­do su cuer­po con el pre­tex­to de que «to­do es­tá re­la­cio­na­do».

Abu­sos

Tras pa­sar­le las ma­nos por la zo­na ab­do­mi­nal e in­gui­nal, pro­si­guió por la zo­na va­gi­nal, por lo que la pa­cien­te le pre­gun­tó muy sor­pren­di­da qué es­ta­ba ha­cien­do. El acu­sa­do si­guió sin dar­le im­por­tan­cia a lo que es­ta­ba su­ce­dien­do y le con­tes­tó que es­tu­vie­se tran­qui­la y que se re­la­ja­se, que era al­go nor­mal y no pa­sa­ba na­da.

Le­jos de tran­qui­li­zar­se, la pa­cien­te se le­van­tó de la ca­mi­lla di­cién­do­le que se que­ría mar­char. La mu­jer se vis­tió rá­pi­da­men­te, co­gió sus cosas y abandonó el es­ta­ble­ci­mien­to in­dig­na­da. Po­co des­pués in­ter­pu­so una de­nun­cia en la po­li­cía y el ma­sa­jis­ta fue in­ves­ti­ga­do por un pre­sun­to de­li­to de abu­sos se­xua­les. Se­gún con­clu­ye la re­pre­sen­tan­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, ac­tuó «con un áni­mo lú­bri­co». El hom­bre ne­gó ha­ber ac­tua­do pa­ra sa­tis­fa­cer sus de­seos se­xua­les.

La vis­ta es­tu­vo ini­cial­men­te fi­ja­da pa­ra el pa­sa­do mes de ma­yo, pe­ro tu­vo que ser sus­pen­di­da por la au­sen­cia de una de las per­so­nas que es­ta­ban ci­ta­das en la vis­ta. Se tra­ta de un ca­so de abu­so se­xual que se pro­du­ce sin vio­len­cia ni in­ti­mi­da­ción y sin que tam­po­co me­die el con­sen­ti­mien­to de la víc­ti­ma. El Có­di­go Pe­nal es­ta­ble unas pe­nas que os­ci­lan de uno a tres años de pri­sión, o bien el pago de una mul­ta de 18 a 24 me­ses.

Más ca­sos

No se tra­ta de un ca­so ais­la­do. La Guar­dia Ci­vil de­tu­vo por se­gun­da vez ha­ce tres me­ses a un te­ra­peu­ta de 45 años por pre­sun­tos abu­sos a una mu­jer que acu­dió a su con­sul­ta. La víc­ti­ma lo de­nun­ció días an­tes al sen­tir­se ul­tra­ja­da des­pués de asis­tir a una se­sión te­ra­pé­ti­ca.

Del mis­mo, acu­dió por­que le do­lía la es­pal­da y, pa­ra su sor­pre­sa, el ma­sa­jis­ta le pu­so las ma­nos so­bre sus par­tes ín­ti­mas. Pre­sun­ta­men­te le ma­no­seó los pe­chos y si­guió dán­do­le un ma­sa­je has­ta lle­gar a la pel­vias. La pa­cien­te se pu­so muy ner­vio­sa y avi­só a las fuer­zas del or­den al sa­lir del lo­cal. El hom­bre que­dó en li­ber­tad tras pa­sar a dis­po­si­ción ju­di­cial, in­ves­ti­ga­do por un pre­sun­to de­li­to de abu­sos se­xua­les.

La Guar­dia Ci­vil ya de­tu­vo a es­te hom­bre en el 2016 por pre­sun­tos abu­sos a otras cin­co pa­cien­tes en su ga­bi­ne­te de Ni­grán, aun­que el juz­ga­do ter­mi­nó ar­chi­van­do el ca­so. Al pa­re­cer, el ca­so no lle­gó a jui­cio por­que las pre­sun­tas víc­ti­mas se ne­ga­ron a in­ter­po­ner nin­gu­na de­nun­cia con­tra el ma­sa­jis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.