La po­li­cía so­me­te a va­lo­ra­ción psi­quiá­tri­ca a una de­te­ni­da que in­cen­dió la buhar­di­lla don­de vi­vía

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - VIGO - A.M.

La Po­li­cía Na­cio­nal de­tu­vo ayer a una mu­jer de na­cio­na­li­dad bra­si­le­ña de 35 años des­pués de que in­cen­dia­ra pre­sun­ta­men­te la buhar­di­lla en la que re­si­día. La de­te­ni­da que­dó in­gre­sa­da a la es­pe­ra de ser so­me­ti­da a una va­lo­ra­ción psi­quiá­tri­ca pa­ra de­ter­mi­nar su gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad en los he­chos. El in­cen­dio se pro­du­jo en el cuar­to pi­so del nú­me­ro 29 de la ca­lle El­dua­yen y cau­só una gran alar­ma en el ve­cin­da­rio.

La aler­ta sal­tó po­co an­tes de las sie­te de la ma­ña­na y, al po­co tiem­po, acu­die­ron pa­tru­llas de la Po­li­cía Lo­cal y tres do­ta­cio­nes de bom­be­ros, que ex­tin­guie­ron las lla­mas en ape­nas una ho­ra. No hu­bo que la­men­tar da­ños per­so­na­les, pe­ro tu­vie­ron que des­alo­jar el edi­fi­cio co­mo me­di­da de pre­cau­ción de­bi­do a la in­ten­sa hu­ma­re­da que se ori­gi­nó en la par­te su­pe­rior.

La pri­me­ra do­ta­ción po­li­cial ob­ser­vó có­mo sa­lía el fue­go de uno de los áti­cos del edi­fi­cio, que se co­rres­pon­de con el cuar­to pi­so. Los agen­tes avi­sa­ron de in­me­dia­to a los bom­be­ros y cor­ta­ron el trá­fi­co en am­bos sen­ti­dos de la ca­lle pa­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so a los ser­vi­cios de de emer­gen­cias.

La vi­vien­da que­dó com­ple­ta­men­te cal­ci­na­da, mien­tras que el hu­mo afec­tó a los otros dos áti­cos y a otra re­si­den­cia del pi- so in­fe­rior don­de se en­con­tra­ba una ma­dre y su hija pe­que­ña. La po­li­cía eva­cuó a es­tas dos úl­ti­mas in­qui­li­nas, que tu­vie­ron que ser aten­di­das en el lu­gar por el 061 de­bi­do a que ha­bían in­ha­la­do bas­tan­te hu­mo. No fue ne­ce­sa­rio tras­la­dar­las a nin­gún cen­tro hos­pi­ta­la­rio por­que pu­die­ron re­cu­pe­rar­se fá­cil­men­te.

Do­ta­cio­nes de la Po­li­cía Na- cio­nal co­la­bo­ra­ron con la Po­li­cía Lo­cal en es­ta in­ter­ven­ción. Tes­ti­gos pre­sen­cia­les ob­ser­va­ron có­mo los agen­tes se lle­va­ron es­po­sa­da a la mu­jer que re­si­de en la buhar­di­lla afec­ta­da por el fue­go.

Po­co des­pués lle­ga­ron miem­bros de la po­li­cía cien­tí­fi­ca pa­ra in­ves­ti­gar las cau­sas del in­cen­dio.

En la co­ci­na

Al pa­re­cer, la es­tan­cia co­men­zó a ar­der en la co­ci­na. La Po­li­cía Na­cio­nal se en­con­tra­ba ayer a la es­pe­ra de re­ci­bir los re­sul­ta­dos del exa­men de tó­xi­cos que le prac­ti­ca­ron a la de­te­ni­da pa­ra con­fir­mar si se en­con­tra­ba ba­jo los efec­tos del al­cohol o al­gún ti­po de sus­tan­cia es­tu­pe­fa­cien­te en el mo­men­to en el que se pro­du­jo el su­ce­so.

Al­gu­nos ve­ci­nos co­men­ta­ron que la mu­jer dis­cu­tió con su no­vio po­co an­tes del in­cen­dio. Fuentes de la in­ves­ti­ga­ción in­for­ma­ron que se en­con­tra­ba so­la cuan­do se ori­gi­nó el fue­go en el áti­co.

ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

Los agen­tes des­alo­ja­ron el edi­fi­cio y cor­ta­ron el trá­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.