Los afec­ta­dos por la ex­plo­sión de Tui aún no han con­se­gui­do un abo­ga­do

Ex­pec­ta­ción por si el Con­se­jo de Mi­nis­tros de hoy de­cla­ra la zo­na ca­tas­tró­fi­ca

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - ÁREA METROPOLITANA - MÓ­NI­CA TO­RRES

Las víc­ti­mas de la ex­plo­sión de Tui aún no han en­con­tra­do un abo­ga­do que les re­pre­sen­te. La pla­ta­for­ma ya ha da­do el pa­so de cons­ti­tuir­se co­mo aso­cia­ción sin áni­mo de lu­cro pa­ra te­ner en­ti­dad ju­rí­di­ca y po­der per­so­nar­se en la cau­sa con­tra Fran­cis­co González La­mei­ro, in­ves­ti­ga­do por de­li­to de ries­go ca­tas­tró­fi­co, ho­mi­ci­dio im­pru­den­te, da­ños im­pru­den­tes, le­sio­nes im­pru­den­tes y te­nen­cia ilí­ci­ta de ex­plo­si­vos. Ya han lla­ma­do a va­rias puer­tas pe­ro aún no se ha abier­to nin­gu­na pe­se a la gra­ve­dad de su si­tua­ción. De he­cho, es­ta jue­ga tam­bién en su con­tra, se­gún apun­ta Lu­pe Pé­rez. «Ya he­mos pe­di­do pre­su­pues­tos a va­rios bu­fe­tes, pe­ro te­me­mos que los cos­tes su­pe­ran nues­tra ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca por­que es un ma­cro­pro­ce­so», con­fir­mó ayer la por­ta­voz ve­ci­nal, que man­tie­ne la bús­que­da con­tra­rre­loj pa­ra que las víc­ti­mas pue­dan te­ner voz en el pro­ce­so ju­di­cial.

La in­ten­ción es per­so­nar­se en el pro­ce­so pe­nal, pe­ro tam­bién es­tu­dian acu­dir al con­ten­cio­so pa­ra pe­dir las res­pon­sa­bi­li­da­des pa­tri­mo­nia­les. «Las víc­ti­mas ya es­tán su­fi­cien­te­men­te em­po­bre­ci­das y afec­ta­das, tan­to psi­co­ló­gi­ca co­mo eco­nó­mi­ca­men­te, tie­nen que po­der per­so­nar­se», in­sis­tió la por­ta­voz de la aso­cia­ción.

Quien ya lo ha so­li­ci­ta­do es el Con­ce­llo de Tui. El al­cal­de, Car­los Váz­quez Pa­dín lo anun­ció ha­ce días y ayer con­fir­mó que ya pre­sen­ta­ron el vier­nes, an­te el juz­ga­do de ins­truc­ción Nú­me­ro 1 de Tui, en­car­ga­do del ca­so, la so­li­ci­tud pa­ra per­so­nar­se co­mo acu­sa­ción en el pro­ce­so. El Con­ce­llo ha con­tra­ta­do al des­pa­cho de Ga­rri­gues en Vi­go y aho­ra so­lo fal­ta es­pe­rar a que la jue­za de­ci­da so­bre su po­si­ble per­so­na­ción.

Zo­na ca­tas­tró­fi­ca

La ins­truc­ción del pro­ce­so ju­di­cial se­rá, sin du­da, uno de los más com­ple­jos que se si­ga en Tui. Pe­ro la aten­ción se cen­tra hoy en Madrid, por­que se es­pe­ra sal­ga del segundo Con­se­jo de Mi­nis­tros del Eje­cu­ti­vo de Pe­dro Sán­chez la de­cla­ra­ción de zo­na gra- ve­men­te afec­ta­da por una emer­gen­cia de pro­tec­ción ci­vil. Es­ta fi­gu­ra, que se co­rres­pon­de con la an­te­rior­men­te de­no­mi­na­da zo­na ca­tas­tró­fi­ca, po­si­bi­li­ta­ría dis­po­ner de lí­neas de ayu­das di­rec­tas y es­pe­cí­fi­cas pa­ra los afec­ta­dos por la ex­plo­sión.

La mag­ni­tud de la tra­ge­dia pa­re­ce ca­da vez ma­yor tras el im­pac­to ini­cial. Con la zo­na ce­ro aún pre­cin­ta­da por or­den ju­di­cial y un pre­su­pues­to que so­lo pa­ra el deses­com­bro ya se dis­pa­ró del mi­llón a los cua­tro o cin­co, en los úl­ti­mos días sin si­quie­ra ha­ber con­tra­ta­do la empresa pa­ra la se­lec­ción de re­si­duos, la pers­pec­ti­va da ca­da vez más vér- ti­go. Las ayu­das de al­qui­ler son pa­ra dos años y ese mar­gen, que al prin­ci­pio se an­to­ja­ba le­jí­si­mos, aho­ra pa­re­ce que no va a ser su­fi­cien­te, con el con­si­guien­te desáni­mo en­tre las víc­ti­mas, pen­dien­tes tam­bién de apo­yo psi­co­ló­gi­co pa­ra aguan­tar el tran­ce de ha­ber per­di­do su ho­gar.

La jun­ta de por­ta­vo­ces del Con­ce­llo apro­ba­rá hoy el arre­glo de las do­ce vi­vien­das de pro­mo­ción pú­bli­ca que se cons­tru­ye­ron en la re­for­ma del antiguo cuar­tel de Cal­de­las y que en diez años no se con­si­guie­ron ven­der. El es­ta­do por aban­dono es tan im­por­tan­te que no se pue­den ofre­cer ni pa­ra el realo­jo.

Ó. VÁZ­QUEZ

La zo­na ce­ro si­gue pre­cin­ta­da por or­den ju­di­cial y no hay fe­cha pre­vis­ta pa­ra el deses­com­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.