En­can­ta­da con la ma­gia de en­se­ñar

Una maes­tra de O Mo­rra­zo da un ejem­plo de in­clu­sión con sus críos de tres años y ga­nan con un ví­deo el concurso pro­vin­cial de la aso­cia­ción de sor­dos Xo­ga

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - PERSONAJES - CRISTINA BARRAL

El de ayer fue un día de ce­le­bra­ción pa­ra to­da la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va del CEIP Plu­ri­lin­güe A Pe­dra de Bueu. La pro­fe­so­ra Ma­ría Rey Ló­pez y sus alum­nos de 3 años re­co­gían en la Dipu­tación el pri­mer pre­mio del concurso pro­vin­cial Xo­ga coas man­ci­ñas. Una ini­cia­ti­va pa­ra con­me­mo­rar el Día Na­cio­nal de la Len­gua de Sig­nos que la aso­cia­ción Xo­ga hi­zo ex­ten­si­va a to­dos los es­co­la­res de los dos ci­clos de in­fan­til de la pro­vin­cia. El CEIP A Pe­dra triun­fó con el cuen­to can­ta­do A prin­ce­sa do Cau­rel. El ju­ra­do des­ta­có el for­ma­too vi­sual «cla­ro e lim­po» del ví­deo presentado por es­te cen­tro y la pre­pa­ra­ción previa que con­lle­vó tan­to en el mon­ta­je co­mo en la for­ma­ción en len­gua de sig­nos.

A sus 38 años, Ma­ría Rey pre­fie­re sa­car­se mé­ri­tos y sub­ra­ya que el pre­mio lo­gra­do res­pon­de a un éxi­to co­lec­ti­vo. «É de to­dos», re­ma­cha. Do­cen­te vo­ca­cio­nal, co­mo siem­pre de­be ser, tie­ne su pla­za en A Pe­dra des­de el cur­so 2006/2007. Cuen­ta que pa­ra la fies­ta de fin de cur­so es­ta­ban pre­pa­ran­do con las dos au­las de in­fan­til la can­ción de ese ál­bum ilus­tra­do de OQOe­di­to­ra. «Che­gou­nos a pro­pos­ta do concurso de Xo­ga e de­ci­di­mos par­ti­ci­par —ex­pli­ca—. O do pri­mei­ro pre­mio foi to­da un­ha sor­pre­sa». Tan­to, que la en­tre­ga del ga­lar­dón los pi­lló es­te jue­ves en la ex­cur­sión de fin de cur­so en la Illa das Es­cul­tu­ras de A Xun­quei­ra, en Pon­te­ve­dra. Al fi­nal ajus­ta­ron ho­ra­rios pa­ra po­der acu­dir a la Dipu­tación. «Os ne­nos es­ta­ban moi ilu­sio­na­dos co pre­mio, e máis can­do se en­te­ra­ron que ían asis­tir a un con­cer­to do gru­po Uxía Lam­bo­na e a Ban­da Mo­lo­na». Aun­que el ví­deo lo gra­ba­ron los pe­que­ños del au­la de 3 años A, al ac­to fue­ron tam­bién los del au­la B.

¿Y có­mo fue to­do el pro­ce­so pre­vio pa­ra con­se­guir que críos de 3 años y pro­fe­so­ras sin for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca gra­ba­ran un ví­deo en len­gua de sig­nos? Ma­ría lo re­su­me en po­cas pa­la­bras: una ex­pe­rien­cia fan­tás­ti­ca y muy en­ri­que­ce­do­ra. Y, aña­de, no exen­ta de com­ple­ji­dad. «Os pri­mei­ros sig­nos cus­ta­ban moi­to, in­clu­so a nós, as pro­fes, que non ti­ña­mos un­ha for­ma­ción previa, só a pro­fe de Au­di­ción e Lin­gua­xe, pe­ro pou­co a pou­co a cou­sa foi me­llo­ran­do», des­ve­la. Pa­ra los ni­ños fue to­do un re­to en el que se fue­ron em­bar­can­do co­mo si de un jue­go se tra­ta­se. «Ha­bi­tuá­ron­se a mo­ver as mans, al­go que é bo pa­ra a mo­tri­ci­da­de e a coor­di­na­ción. Ca­da día apren­dían un signo no­vo».

Al fi­nal lo­gra­ron un vo­ca­bu­la­rio de unas se­sen­ta pa­la­bras en len­gua de sig­nos. «As co­res, os re­can­tos da au­la, os ani­mais, to­dos aque­les con­cep­tos que se da- ban na au­la, co­mo o de moi­tos/ pou­cos, se apren­dían en lin­gua de sig­nos», co­men­ta la pro­fe­so­ra del au­la de 3 años A, for­ma­da por 25 pe­que­ños. De for­ma co­lec­ti­va de­ci­die­ron qué par­te de la can­ción de A prin­ce­sa do Cau­rel que­rían tras­la­dar a la len­gua de sig­nos y des­pués gra­ba­ron el ví­deo de­lan­te de una pizarra blan­ca. El re­sul­ta­do pue­de ver­se en YouTu­be.

«Moi ele­va­da»

La ma­gia de la en­se­ñan­za fue lo que lle­vó a Ma­ría a ha­cer­se maes­tra. Ella lo de­fi­ne re­cu­rrien­do a una bo­ni­ta me­tá­fo­ra: «Esa ma­xia é ver co­ma os pe­que­nos es­per­tan ao mun­do e co­mo van apren­den­do». Las dos au­las de 4º de in­fan­til del CEIP A Pe­dra tie­nen 25 alum­nos, la ra­tio má­xi­ma. Pa­ra ella y sus com­pa­ñe­ros de do­cen­cia la prio­ri­dad en los dos años que res­tan de ci­clo y en los que es­ta­rán con es­tos ni­ños es la in­clu­sión, pe­ro «efec­ti­va» y «de ca­li­da­de», no so­bre el pa­pel. Una ta­rea en la que los pro­fe­so­res com­pro­me­ti­dos su­plen con im­pli­ca­ción y ga­nas la es­ca­sez de re­cur­sos. «Vin­te­cin­co alum­nos é un­ha ra­tio moi ele­va­da, hai pro­fe­so­res que non te­ñen es­ta­bi­li­da­de, non hai me­dios su­fi­cien­tes, as ve­ces fal­ta for­ma­ción e hai que loi­tar con­tra to­do iso», sub­ra­ya. Pa­ra es­ta do­cen­te, lo ideal se­ría edu­car en una cla­se con 15 es­co­la­res, al­go de lo que sí pue­den dis­fru­tar las es­ca­sas uni­ta­rias que que­dan y al­gún co­le­gio.

En el au­la de Ma­ría hay un ni­ño con de­fi­cien­cias au­di­ti­vas y de otro ti­po. Pa­ra fo­men­tar la co­mu­ni­ca­ción con él em­plean la len­gua de sig­nos y tam­bién pic­to­gra­mas. La do­cen­te acla­ra que no fue es­te el mo­ti­vo por el que de­ci­die­ron pre­sen­tar­se al concurso. Pe­ro re­co­no­ce que esa si­tua­ción hi­zo que to­dos, pro­fe­so­res, alum­nos y fa­mi­lias, fue­ran más cons­cien­tes, si ca­be, de la ne­ce­si­dad y de la im­por­tan­cia de la in­clu­sión.

EMI­LIO MOL­DES

La pro­fe­so­ra, con sus alum­nos de in­fan­til y otras com­pa­ñe­ras, es­te jue­ves en Pon­te­ve­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.