Una nue­va ta­la del Ayun­ta­mien­to aca­ba con ár­bo­les ca­ta­lo­ga­dos en O Cas­tro.

Se­gún el de­par­ta­men­to mu­ni­ci­pal se tra­ta so­lo de un ár­bol que es­ta­ba afec­ta­do por un hon­go y se eli­mi­nó an­te el ries­go de caí­da

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - PORTADA - BE­GO­ÑA R. SOTELINO

El ar­bo­la­do del par­que de O Cas­tro, el se­gun­do más gran­de de Vi­go des­pués de Cas­tre­los, vuel­ve a ser ob­je­ti­vo de la sie­rra me­cá­ni­ca. Ope­ra­rios de Agro­ner­ga se ocu­pan des­de ha­ce más de una se­ma­na de eli­mi­nar va­rios ejem­pla­res de gran por­te si­tua­dos en la la­de­ra des­de que la se ve la Pra­za do Rei, a la que li­mi­ta con Mar­qués de Al­ce­do.

Ve­ci­nos de la zo­na, co­mo el pro­fe­sor Fé­lix Be­llo, son tes­ti­gos de los tra­ba­jos que ob­ser­van ca­da día con es­tu­por. Be­llo fue do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de Vi­go y es au­tor de va­rias obras de ca­rác­ter et­no­grá­fi­co, en­tre ellas, obras co­mo Im­pre­sio­nes y es­tam­pas de los cam­pos, en la que ana­li­za la es­té­ti­ca del pai­sa­je ga­lle­go. «Des­de el 2013 ven­go de­nun­cian­do la ta­la com­pul­si­va e irra­cio­nal de los ár­bo­les de O Cas­tro», re­cuer­da. El in­ves­ti­ga­dor cal­cu­la que ha des­apa­re­ci­do un cuar­to de la ma­sa fo­res­tal de es­te sin­gu­lar en­cla­ve vi­gués. «Han cor­ta­do ár­bo­les be­llí­si­mos y sa­nos. Es un des­tro­zo tre­men­do, pro­pio de go­bier­nos po­co cul­tos», opi­na.

Más allá de los jui­cios par­ti­cu­la­res es­tá el Ca­tá­lo­go das ár­bo­res sin­gu­la­res, edi­ta­do en 1999 por el pro­pio Con­ce­llo de Vi­go, en el que se re­co­gen los te­so­ros ver­des del mu­ni­ci­pio. En es­ta pu­bli­ca­ción ofi­cial se en­cuen­tran re­gis­tra­dos los ejem­pla­res que la con­ce­sio­na­ria ha ob­via­do. En el inventario apa­re­cen re­gis­tra­dos los ejem­pla­res de ro­ble ame­ri­cano Quer­cus ru­bra, que for­man par­te del pa­tri­mo­nio na­tu­ral vi­gués. En es­te se re­co­ge que en el mon­te O Cas­tro hay 23, de una al­tu­ra en­tre 10 y 27 me­tros y una edad en­tre los 50 y los 70 años.

Des­de en­ton­ces de han per­di­do va­rios. sin ir más le­jos, es­te mis­mo año la ad­ju­di­ca­ta­ria mu­ni­ci­pal ta­ló el ro­ble ame­ri­cano ca­si cen­te­na­rio cu­yos bra­zos se ex­ten­dían so­bre el pa­seo.

Aun­que los tes­ti­gos ase­gu­ran que son va­rios los ejem­pla­res cor­ta­dos en los úl­ti­mos días, el Con­ce­llo de Vi­go afir­ma que se tra­ta úni­ca­men­te de «un ro­ble afec­ta­do por un hon­go, lo que hi­zo que se pu­drie­ra par­te del tron­co que se par­tió a la mi­tad. Te­nía ries­go de caí­da y se re­ti­ro», in­for­man.

Des­de ha­ce al­go más de dos años, Agro­ner­ga se en­car­ga es­pe­cí­fi­ca­men­te del man­te­ni­mien­to, con­ser­va­ción y re­po­si­ción de las zo­nas ver­des de O Cas­tro mien­tras Alt­he­nia tie­ne la con­ce­sión pa­ra el cui­da­do de par­ques y jar­di­nes del Con­ce­llo de Vi­go.

Des­de la oe­ne­gé eco­lo­gis­ta Ami­gos da Te­rra re­cuer­dan que el Con­ce­llo de Vi­go in­cum­ple sus pro­pias nor­mas en es­te sen­ti­do. Alu­den a la Or­de­nan­za mu­ni­ci­pal de zo­nas na­tu­rais e es­pa­zos ver­des, ela­bo­ra­da pa­ra pro­te­ger el me­dio na­tu­ral de las zo­nas ver­des ur­ba­nas.

En es­ta nor­ma­ti­va, previa a la ela­bo­ra­ción del ca­tá­lo­go das ár­bo­res sin­gu­la­res, ya se es­pe­ci­fi- ca que «o pro­pie­ta­rio do te­rreo non po­de­rá pro­ce­der á su­pre­sión das ár­bo­res ou plan­ta­cións in­cluí­das nes­te ca­tá­lo­go [es­ta­ba en pro­ce­so de ela­bo­ra­ción] sen a au­to­ri­za­ción mu­ni­ci­pal co­rres­pon­den­te». En es­te ca­so, el pro­pie­ta­rio es el Con­ce­llo de Vi­go. El pro­pio ayun­ta­mien­to ex­pre- sa que cuan­do los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les con­si­de­ren que de­ter­mi­na­dos jar­di­nes o al­guno de sus ele­men­tos tie­ne «un no­ta­ble in­tere­se bo­tá­ni­co, his­tó­ri­co ou de ou­tra ín­do­le, po­de­rán pro­po­ñer a súa ca­ta­lo­ga­ción de con­for­mi­da­de coas de­ter­mi­na­cións da le­xis­la­ción ur­ba­nís­ti­ca».

Pro­pues­ta de ca­ta­lo­ga­ción

Un ca­so así so­lo se ha da­do una vez en la úl­ti­ma dé­ca­da, a ini­cia­ti­va del IES do Cas­tro. El om­bú que es­tá en sus te­rre­nos con­di­cio­nó el de­sa­rro­llo de las obras de cons­truc­ción del ins­ti­tu­to. Los téc­ni­cos sa­cri­fi­ca­ron par­te del pro­yec­to pa­ra pro­te­ger el ár­bol. En el 2012 ini­cia­ron los trá­mi­tes de la pe­ti­ción de su ca­ta­lo­ga­ción co­mo ár­bol sin­gu­lar. Se con­si­guió el año pa­sa­do, cuan­do pa­só a for­mar par­te del Ca­tá­lo­go de Ár­bo­les Sin­gu­la­res de Ga­li­cia.

El to­cón del ro­ble ame­ri­cano ta­la­do da una idea del por­te que te­nía el ejem­plar des­apa­re­ci­do.

Los res­tos de otro ár­bol cor­ta­do, api­la­dos en la pis­ta de ska­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.