Tris­te­za de hor­mi­gón

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Da­vid Gis­tau www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

tres ve­ces hi­ce el pe­re­gri­na­je has­ta las pla­yas de Nor­man­día. Tu­ris­mo de gue­rra, sí, con el com­po­nen­te ba­nal, li­viano, co­mo de pe­dir­se una gauf­fre con cho­co­la­te en el pues­ti­to ubi­ca­do en la mis­mí­si­ma Omaha Beach, del cual sos­pe­cho que no des­pa­cha­ba crê­pes el 6 de ju­nio de 1944, ni ha­brían te­ni­do tiem­po, los Ran­gers y los in­fan­tes de la Big Red One, de de­te­ner­se a pe­dir­las. Tu­ris­mo de gue­rra, sí, pe­ro tam­bién in­tros­pec­ción his­tó­ri­ca y to­ma de con­tac­to con los san­tua­rios fun­da­cio­na­les don­de fue ga­na­do con san­gre el mun­do en el que vi­vi­mos, con to­das sus fa­ti­gas y sus re­bro­tes zom­bis de ar­do­res anacró­ni­cos. Por eso pro­cu­ré siem­pre lle­var­me a los via­jes a al­gún cha­val de la fa­mi­lia que, de sa­ber al­go de las pla­yas del des­em­bar­co, se­ría si acaso por el Call Of Duty de la Play. Es­te ve­rano, co­mo ca­si to­dos los años, pa­sé unos días en Aqui­ta­nia, de don­de pro­ce­de mi par­te fran­ce­sa. Allí, en la pe­nín­su­la del Cap-fe­rret, don­de se an­gos­ta ca­si lle­gan­do al fa­ro, en la pla­ya de la par­te oceá­ni­ca, que­dan mu­chos bún­ke­res que for­ma­ron par­te de los ca­si tres mil ki­ló­me­tros del Mu­ro Atlán­ti­co de Rom­mel, pe­ro que ja­más en­tra­ron en com­ba­te. Fue­ron aban­do­na­dos por los alemanes en agos­to del 44, cuan­do el des­bor­da­mien­to en Nor­man­día y la li­be­ra­ción de Pa­rís los pu­so en des­ban­da­da ha­cia Ho­lan­da, Ar­de­nas y la Lí­nea Sig­fri­do. Ha­cia el fi­nal. Los bún­ke­res de Cap-fe­rret es­tán per­fec­ta­men­te in­te­gra­dos en las ru­ti­nas de los ba­ñis­tas, en los días de pla­ya. Los pa­lis­tas has­ta ca­lien­tan ha­cien­do fron­tón con­tra su hor­mi­gón. Se­mihun­di­dos mu­chos, des­pla­za­dos por los co­rri­mien­tos de las du­nas y por la ac­ción del mar, des­tar­ta­la­dos, pa­re­cen bes­tias va­ra­das que hu­bie­ran ido a la pla­ya a ex­tin­guir­se mu­chos años des­pués de la pro­pia épo­ca que los jus­ti­fi­có y los cons­tru­yó en­hies­tos e in­ti­mi­da­to­rios. Ha­ce tiem­po se pu­so de mo­da cu­brir­los de gra­fi­tis, al­gu­nos muy ta­len­to­sos, ver­da­de­ro ar­te ur­bano. Y el efec­to que es­to cau­sa es muy par­ti­cu­lar: un es­ce­na­rio po­sa­po­ca­líp­ti­co que re­cuer­da el ha­llaz­go de la Es­ta­tua de la Li­ber­tad me­dio hun­di­da en la are­na al fi­nal de El pla­ne­ta de los simios. Co­mo si allí hu­bie­ra pro­li­fe­ra­do una tri­bu pos­te­rior a un co­lap­so nu­clear. Me pa­ré a pen­sar por qué los bún­ke­res de Cap-fe­rret, aun sien­do ves­ti­gios his­tó­ri­cos, no son tra­ta­dos co­mo ta­les. La res­pues­ta es ob­via: no los ha pres­ti­gia­do nin­gún fue­go re­ci­bi­do, co­mo a la pro­pia pla­ya tam­po­co la vol­vió mí­ti­ca un des­em­bar­co. To­do es atre­zo, por tan­to, no exis­te la car­ga at­mos­fé­ri­ca, dra­má­ti­ca, que nos su­ges­tio­na en aque­llos lu­ga­res don­de ha muer­to mu­cha gen­te y don­de to­do ha si­do fil­tra­do di­rec­ta­men­te a la pos­te­ri­dad. Los bún­ke­res de Cap-fe­rret son pe­da­zos de hor­mi­gón a los que na­da ca­rac­te­ri­zó en de­fi­ni­ti­va. Es im­po­si­ble, con ellos, emo­cio­nar­se co­mo en aquel bún­ker de Juno Beach, to­ma­do por ca­na­dien­ses, don­de aún es vi­si­ble la in­men­sa he­ri­da cau­sa­da por la gra­na­da que por fin de­rri­bó la puer­ta. O, más aún, los de la Poin­te­du-hoc, el acan­ti­la­do to­ma­do por los Ran­gers que de­bie­ron es­ca­lar sus pa­re­des, y don­de, ade­más de los crá­te­res de las bom­bas arro­ja­das por los avio­nes, aún se ven los im­pac­tos de ar­ma­men­to li­ge­ro agru­pa­dos al­re­de­dor de las ren­di­jas y las tro­ne­ras por las cua­les los alemanes aso­ma­ban sus MG-42. Y cla­ro, esos bún­ke­res han vi­vi­do in­ten­sa­men­te, tie­nen co­sas que con­tar, es­tán en­ne­gre­ci­dos don­de fue­ron pa­sa­dos al lan­za­lla­mas, es­tán re­ven­ta­dos allí don­de los al­can­zó de lleno la bom­ba de una for­ta­le­za vo­lan­te, de­vo­ra­ron

Los bún­ke­res de Cap-fe­rret es­tán in­te­gra­dos en las ru­ti­nas de los ba­ñis­tas en cual­quier día de pla­ya. Los pa­lis­tas has­ta ca­lien­tan ha­cien­do fron­tón con­tra su hor­mi­gón

ellos so­los a va­rios mi­les de hom­bres de los que pi­sa­ron las pla­yas. Los de Cap-fe­rret se que­da­ron sin de­bu­tar. Y al fi­nal no tie­nen otra his­to­ria que las que cuen­tan sus gra­fi­tis, ig­no­ra­dos por los ba­ñis­tas mien­tras el mar y las du­nas los van des­or­de­nan­do, hun­dien­do, co­mo si es­tu­vie­ran tar­dan­do en re­sig­nar­se al ol­vi­do y a la frus­tra­ción de no ha­ber si­do con­sa­gra­dos por el acon­te­ci­mien­to pa­ra el cual fue­ron crea­dos. Qué bún­ke­res más tris­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.