Hay vida (cos­mé­ti­ca) más allá de la es­pu­ma de afei­tar

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Especial Hombre La Belleza - Por Ste­fa­nie Mi­lla / Fo­to­gra­fía Flo­rian Som­met

Ex­fo­lian­tes, mas­ca­ri­llas, acei­tes, sé­rums... El dic­cio­na­rio cos­mé­ti­co mas­cu­lino em­pie­za a abrir sus puer­tas a unos tér­mi­nos que, has­ta ha­ce po­co, pa­re­cían de otro pla­ne­ta. Des­cu­bri­mos al­gu­nas ra­zo­nes pa­ra aña­dir nue­vos pro­duc­tos a tu ru­ti­na de cui­da­do fa­cial.

Exis­ten ar­gu­men­tos más que su­fi­cien­tes pa­ra con­ven­cer al sec­tor mas­cu­lino de que la cos­mé­ti­ca pue­de ser una bue­na alia­da. Gra­ni­tos, piel ti­ran­te, man­chas, arru­gas al­re­de­dor de los ojos... Si al­guno de es­tos con­cep­tos ha lla­ma­do tu aten­ción en los úl­ti­mos tiem­pos, te recomendamos que si­gas le­yen­do.

Cues­tión de hor­mo­nas

Ellas son las cul­pa­bles de las di­fe­ren­cias en­tre el cu­tis de hom­bre y el de mu­jer. Co­mo ex­pli­ca el doc­tor Da­vid Oren­tre­ich, der­ma­tó­lo­go de Cli­ni­que, «las hor­mo­nas mas­cu­li­nas tie­nen ma­yor in­ci­den­cia en la piel que las fe­me­ni­nas. En los hom­bres

hay ma­yor ten­den­cia a te­ner gra­ni­tos, pues­to que su piel es un 15 por cien­to más gra­sa que la fe­me­ni­na, y los po­ros son de ma­yor ta­ma­ño». Aun­que eso tam­bién tie­ne ven­ta­jas: «Al te­ner la piel más gruesa, el pro­ce­so de fla­ci­dez y pér­di­da de fir­me­za co­mien­za más tar­de». Pe­ro re­cuer­da: «En cual­quier ca­so, el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to lle­ga pa­ra to­dos». Así que más va­le pre­ve­nir. Por eso te pre­sen­ta­mos al­gu­nas he­rra­mien­tas más del ar­se­nal cos­mé­ti­co que te pue­de ayu­dar a ver­te me­jor du­ran­te más tiem­po.

Sé­rum: tu nue­vo me­jor amigo

Li­ge­ros, flui­dos, sin gra­sa y muy efi­ca­ces, los sé­rums o sue­ros pa­re­cen he­chos a me­di­da de la piel mas­cu­li­na: ofre­cen una al­tí­si­ma con­cen­tra­ción de ac­ti­vos efi­ca­ces (más que una cre­ma) en tex­tu­ras li­ge­ras que pe­ne­tran en­se­gui­da, se apli­can en se­gun­dos y no de­jan sen­sa­ción pe­ga­jo­sa. Y, so­bre to­do, fun­cio­nan. A par­tir de aquí, la úni­ca du­da que pue­de sur­gir en torno al sé­rum es si se tra­ta de un pro­duc­to más que se de­be aña­dir a la ru­ti­na de cui­da­do o si sus­ti­tu­ye a la cre­ma. Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ran que se de­ben uti­li­zar las dos co­sas por­que los sue­ros po­ten­cian los re­sul­ta­dos de las cre­mas. Otros, co­mo Pao­la Gu­gliot­ta, crea­do­ra de Se­pai, creen que pue­de bas­tar un úni­co pro­duc­to: «Al hom­bre, en ge­ne­ral, no le gus­tan las cre­mas, ni las más li­ge­ras. El sé­rum apor­ta esa tex­tu­ra in­vi­si­ble e in­de­tec­ta­ble que sí los con­ven­ce, a la vez que apor­ta esa hi­dra­ta­ción sin nutrición que tan­to ne­ce­si­tan», ex­pli­ca. En­ton­ces… ¿cuál es la fór­mu­la ideal? Sin­ce­ra­men­te, de­pen­de tan­to de los gus­tos per­so­na­les co­mo del ti­po de piel. En ca­so de cu­tis mix­to o gra­so, un com­bo per­fec­to se­ría un sé­rum ex­fo­lian­te o re­ge­ne­ra­dor por la no­che, más una lo­ción hi­dra­tan­te y ma­ti­fi­can­te li­bre de gra­sa du­ran­te LOS SÉ­RUMS SE ADAP­TAN A TO­DAS LAS NE­CE­SI­DA­DES: MA­TI­FI­CAN­TE, RE­PA­RA­DOR, AN­TI­CON­TA­MI­NA­CIÓN el día. Las pie­les que re­quie­ran más hi­dra­ta­ción pue­den be­ne­fi­ciar­se de usar un sé­rum an­ti­con­ta­mi­na­ción más una lo­ción hi­dra­tan­te o un pro­tec­tor so­lar de día y, por la no­che, un sé­rum re­pa­ra­dor o re­vi­ta­li­zan­te más una cre­ma nu­tri­ti­va li­ge­ra.

Cre­mas es­pe­cí­fi­cas pa­ra el con­torno de los ojos

Si los ojos y al­re­de­do­res es­tán en la ca­ra, ¿por qué in­ver­tir en un pro­duc­to es­pe­cí­fi­co pa­ra esa zo­na y no dar­se por con­ten­to con la cre­ma fa­cial? Bá­si­ca­men­te, por­que esa piel es es­pe­cial­men­te de­li­ca­da. Es la más fi­na de to­do el cuer­po, la más sen­si­ble y la más pro­pen­sa a aler­gias e irri­ta­cio­nes. Y, ade­más, la que an­tes muestra el pa­so del tiem­po. Por eso, si se quiere re­tra­sar ese ca­tá­lo­go de 'pe­nas' es­té­ti­cas, na­da co­mo acos­tum­brar­se a usar un pro­duc­to es­pe­cí­fi­co pa­ra el con­torno de ojos a dia­rio. Son fór­mu­las muy con­cen­tra­das en ac­ti­vos, pe­ro con po­cos alér­ge­nos y con tex­tu­ras li­ge­ras, pa­ra no hin­char ni so­bre­car­gar la zo­na. ¿El se­cre­to de apli­ca­ción? Des­ti­nar el pro­duc­to so­lo al área de las pa­tas de ga­llo y la oje­ra y ol­vi­dar­se del pár­pa­do su­pe­rior. Tam­bién es im­por­tan­te re­par­tir muy po­ca can­ti­dad –co­mo un grano de arroz– siem­pre me­dian­te sua­ves pre­sio­nes y sin arras­trar la piel.

EL SE­CRE­TO DEL CON­TORNO DE OJOS: MUY PO­CA CAN­TI­DAD Y NUN­CA EN EL PÁR­PA­DO SU­PE­RIOR

Acei­tes sin sen­sa­ción gra­sa

Es­ti­ma­dos se­ño­res de piel se­ca: sí, us­te­des tam­bién exis­ten. Si bien es cier­to que la epi­der­mis mas­cu­li­na tie­ne ten­den­cia a ser gra­sa, no fal­tan hom­bres que re­quie­ren pro­duc­tos más emo­lien­tes, es­pe­cial­men­te si se afei­tan a dia­rio (y si han to­ma­do mucho sol, ya, ni ha­bla­mos). En es­te ca­so, tres go­tas de acei­te ca­da no­che pue­den ser su re­me­dio muy efi­caz. Por su afi­ni­dad con los lí­pi­dos de la piel, los acei­tes pe­ne­tran muy rá­pi­da­men­te y de­jan una sen­sa­ción muy con­for­ta­ble. Y, en con­tra de lo que pue­da pa­re­cer al ha­blar de una tex­tu­ra oleo­sa, no de­jan sen­sa­ción gra­sa. Siem­pre y cuan­do se usen con mo­de­ra­ción, cla­ro… Tres go­tas son más que su­fi­cien­tes. El úni­co tru­co pa­ra sa­car­les el má­xi­mo par­ti­do es ca­len­tar el pro­duc­to en­tre las ma­nos y apli­car­lo so­bre el ros­tro con las pal­mas abier­tas. Ese ca­lor, más el li­ge­ro mo­vi­mien­to he­cho pa­ra ex­ten­der­lo, ayu­da a que pe­ne­tre me­jor y ac­túe a ma­yor pro­fun­di­dad.

Ex­fo­lian­tes: el fro­tar no se va a aca­bar

Sí, es ver­dad, la pa­la­bra 'ex­fo­lia­ción' da lu­gar a mu­chos chis­tes fá­ci­les, pe­ro más allá de chan­zas y chas­ca­ri­llos es­te tér­mino ex­pli­ca un pro­ce­so de lo más con­ve­nien­te cuan­do de man­te­ner una bue­na piel se tra­ta. Es más, es po­si­ble que la ma­yo­ría de los lec­to­res se ex­fo­lie a dia­rio y no lo se­pa. Y es que, al afei­tar­se, no so­lo se lle­van por de­lan­te el vello fa­cial, sino tam­bién mu­chas de las cé­lu­las muer­tas de la ca­pa cór­nea, lo que es la de­fi­ni­ción por ex­ce­len­cia de la ex­fo­lia­ción. Sin em­bar­go, es­ta no es la más idó­nea. En par­te, por­que es al­go agre­si­va y, por otro la­do, por­que no lle­ga a áreas don­de esa re­ti­ra­da de cé­lu­las muer­tas ha­ce mucho bien, co­mo la na­riz o sus ale­da­ños. Eso por no men­cio­nar que no to­dos los hom­bres se afei­tan… Si se pre­gun­tan a quié­nes les

vie­ne bien la ex­fo­lia­ción, la res­pues­ta es: a to­dos. Es­te pro­ce­so (tam­bién co­no­ci­do co­mo pee­ling) es­ti­mu­la la eli­mi­na­ción de las cé­lu­las muer­tas y re­ve­la una piel más lu­mi­no­sa, ayu­da a que no se en­quis­te el vello de la bar­ba, re­du­ce la for­ma­ción y el as­pec­to de los pun­tos ne­gros y sir­ve pa­ra con­tro­lar los po­ros abier­tos.

Lim­pia­do­ras de cue­llo pa­ra arri­ba

Es­tá cla­ro que usar gel de du­cha pa­ra la ca­ra ni es de­li­to ni po­ne a na­die en pe­li­gro, pe­ro… no es lo me­jor pa­ra la epi­der­mis. Avi­sa­dos que­dan. La ra­zón es­tá en el ja­bón, que con­tie­ne sur­fac­tan­tes que al­te­ran el equi­li­brio de la piel. ¿Cuál es en­ton­ces la so­lu­ción? Fá­cil: usar un lim­pia­dor fa­cial es­pe­cí­fi­co. Nos di­rán al­gu­nos que, da­do que no se ma­qui­llan, no ha­ce fal­ta, pe­ro lo cier­to es que sí con­vie­ne. No so­lo por­que so­bre la piel del ros­tro se acu­mu­lan el se­bo, el su­dor y las cé­lu­las muer­tas pro­du­ci­dos en el desem­pe­ño de sus fun­cio­nes, sino por­que la con­ta­mi­na­ción tam­bién se po­sa so­bre ella, cau­san­do irri­ta­ción y ra­di­ca­les li­bres. Por esa ra­zón va­le la pe­na in­ver­tir en un gel lim­pia­dor es­pe­cí­fi­co, que –pa­ra que na­die se asus­te– se pue­de usar en la du­cha y así aho­rrar tiem­po. Co­mo en el ca­so del ex­fo­lian­te, con­vie­ne usar­lo me­dian­te mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res de ma­sa­je e in­sis­tir más en las áreas más gra­sas.

Pro­tec­ción so­lar en zo­nas des­cui­da­das

Nos pa­re­ce ca­si ex­ce­si­vo pen­sar que va­mos a con­ven­cer a al­gún ca­ba­lle­ro HAY PRO­DUC­TOS QUE ME­JO­RAN EL TONO DE PIEL Y NO SON MA­QUI­LLA­JE, CO­MO EL AU­TO­BRON­CEA­DOR GRA­DUAL de que se apli­que un fo­to­pro­tec­tor ca­da día, pe­ro… ¿y si lo­gra­mos al me­nos dar­les al­gu­nas bue­nas ra­zo­nes pa­ra ha­cer­lo en la ca­be­za? Ló­gi­ca­men­te, so­lo si ca­re­cen de la pro­tec­ción na­tu­ral que pro­por­cio­na el ca­be­llo. Y es que, cuan­do es­te es­ca­sea, sea de for­ma na­tu­ral o por­que se ra­pan, la piel del cue­ro ca­be­llu­do se en­cuen­tra ex­pues­ta de for­ma cons­tan­te al sol. Y aho­ra su­bi­mos la apues­ta. ¿Y si les recomendamos un fo­to­pro­tec­tor ma­te que con­tro­le y re­duz­ca los bri­llos del ros­tro? Las fór­mu­las ma­ti­fi­can­tes con­tie­nen mi­cro­es­fe­ras que ab­sor­ben el se­bo na­tu­ral y con­tro­lan así esos bri­llos tan mo­les­tos que se pro­du­cen en oca­sio­nes.

Un to­que de co­lor

Te va­mos a re­ve­lar un se­cre­to que no to­dos co­no­cen: hay pro­duc­tos que me­jo­ran el tono de la piel. Y que no, no son ma­qui­lla­je. Y so­bre to­do… ¡que no se no­tan! En­tre los más po­pu­la­res se en­cuen­tran los au­to­bron­cea­do­res gra­dua­les, cre­mas que con­tie­nen un por­cen­ta­je muy ba­jo de au­to­bron­cea­dor pa­ra dar un po­co de co­lor sin co­rrer el ries­go de que que­de a man­chas. La in­ten­si­dad de tono es acu­mu­la­ti­va: cuan­tos más días se­gui­dos se use, más se no­ta­rá el co­lor. ¿Nues­tro con­se­jo? Usar po­co pro­duc­to y ex­ten­der­lo, ex­ten­der­lo y, una vez ex­ten­di­do, vol­ver a ex­ten­der. Así se evi­tan zo­nas no cu­bier­tas y se ob­tie­ne un me­jor tono de la piel sin mar­cas de­la­to­ras de su uso.

EL AFEITADO NO ES SU­FI­CIEN­TE PA­RA EXFOLIAR POR­QUE NO LLE­GA A LAS ÁREAS DON­DE MÁS SE ACU­MU­LAN LAS CÉ­LU­LAS MUER­TAS

PA­RA USAR UN ACEI­TE FA­CIAL, PRI­ME­RO SE CA­LIEN­TAN TRES GO­TAS EN­TRE LAS MA­NOS Y LUE­GO SE APLI­CA EN EL ROS­TRO CON LAS PAL­MAS ABIER­TAS.

LAS MAS­CA­RI­LLAS DE AR­CI­LLA O BA­RRO CON­SI­GUEN CON­TRO­LAR LA GRA­SA Y ELI­MI­NAR LOS PO­ROS OBSTRUIDOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.