Tu­ris­tas de la idio­tez

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te

el ser hu­mano es, an­te to­do y en lí­neas ge­ne­ra­les, un hi­jo de pu­ta. Lue­go, ya en de­ta­lle, pue­de ser tam­bién otras co­sas. Es­ta fra­se ini­cial, que les re­ga­lo a ustedes por­que es mía, no pro­vie­ne de li­bros ni con­ver­sa­cio­nes de ba­rra de bar, sino de una cer­te­za vi­sual pro­pia, em­pí­ri­ca, ilus­tra­da de pri­me­ra mano allí don­de los hi­jos de pu­ta suelen mos­trar­se en to­do su es­plen­dor. Una im­pre­sión pre­coz, ca­si juvenil, que los años y la ex­pe­rien­cia han aca­ba­do con­vir­tien­do en ab­so­lu­ta cer­te­za. Con­ta­ba ha­ce po­co el no­ve­lis­ta me­xi­cano Jor­ge Ze­pe­da Pat­ter­son que, tras el úl­ti­mo te­rre­mo­to que aso­ló su ciudad y cau­só da­ños en su ca­sa, ob­ser­vó un fe­nó­meno que él lla­ma tu­ris­mo hu­ma­ni­ta­rio: gen­te de va­ria­da con­di­ción, ha­bi­tan­tes de ba­rrios adi­ne­ra­dos y su­bur­bios hu­mil­des, que acu­día a las zonas de desastre con el pre­tex­to de pres­tar ayu­da, pe­ro que en reali­dad se de­di­ca­ba a pa­sear en­tre las rui­nas con cas­co, cha­le­co re­flec­tan­te y mas­ca­ri­lla pro­tec­to­ra, ha­cién­do­se fo­tos. Ocu­rrió so­bre to­do el primer fin de se­ma­na; y en­tre los ab­ne­ga­dos vo­lun­ta­rios de los equi­pos de res­ca­te, que real­men­te tra­ba­ja­ban in­ten­tan­do sal­var vi­das y se de­ja­ban el alma y la piel en ello, pu­lu­la­ban ocio­sos de am­bos sexos dis­fra­za­dos de so­co­rris­tas, ha­cién­do­se sel­fis an­te las rui­nas e, in­clu­so, te­nien­do el des­ca­ro de aga­char­se pa­ra po­sar junto a los pe­rros res­ca­ta­do­res. La co­sa, en reali­dad, no es nue­va. En tiem­pos de la erup­ción so­bre Pom­pe­ya o de la caí­da de Bi­zan­cio no ha­bía te­lé­fo­nos mó­vi­les con cá­ma­ra in­cor­po­ra­da, pe­ro estoy se­gu­ro de que el per­so­nal se las apa­ña­ba con al­gún mé­to­do equi­va­len­te. La des­gra­cia aje­na mo­ti­va mu­cho, y uno sue­le arri­mar­se a ella con mor­bo­so de­lei­te, co­mo en esas an­ti­guas fo­tos de ban­do­le­ros me­ti­dos en un ca­jón, ro­dea­dos de gen­te que po­sa, o la del Che Gue­va­ra de cuer­po pre­sen­te y en nu­tri­da com­pa­ñía. Qui­zá la di­fe­ren­cia es­té en el ca­re­to que aho­ra po­ne la pe­ña. An­tes to­dos po­sa­ban so­lem­nes, por aque­llo de la cir­cuns­tan­cia. Sin em­bar­go, ha­ce tiem­po que po­cos guar­dan las for­mas. Se son­ríe an­te la cá­ma­ra, in­clu­so se ha­cen ges­ti­tos di­ver­ti­dos y pos­tu­ras sim­pá­ti­cas, una pier­na por al­to, un ojo gui­ña­do y to­do eso, lo mis­mo si tie­nes de­trás la to­rre Eif­fel que me­dia do­ce­na de fiam­bres de pa­te­ra aho­ga­dos en una pla­ya. No es de aho­ra, in­sis­to, aun­que el tiem­po y la tec­no­lo­gía me­jo­ran y afi­nan. Re­cuer­do dos va­rie­da­des de can­ta­ma­ña­nas ha­bi­tua­les en la guerra de los Bal­ca­nes y el cer­co de Sa­ra­je­vo. Una eran los po­lí­ti­cos, fi­ló­so­fos y es­cri­to­res de am­bos sexos que se de­ja­ban caer por allí un par de días pa­ra ha­cer­se una fo­to con cha­le­co an­ti­ba­las, en plan tu­ris­tas ja­po­ne­ses, y lue­go ex­pli­car al mun­do con de­ta­lle de qué iba la tra­ge­dia. Otra eran los pe­rio­dis­tas ful o los fal­sos coope­ran­tes hu­ma­ni­ta­rios, chus­ma in­tru­sa a la que na­die ha­bía da­do vela en aquel en­tie­rro, que apa­re­cían y des­apa­re­cían cuan­do te­nían las fo­tos o el ví­deo, tras ha­ber in­cor­dia­do to­do lo ima­gi­na­ble a los pro­fe­sio­na­les que es­tá­ba­mos ha­cien­do nues­tro tra­ba­jo. Y esa cla­se de gen­te, adap­ta­da a los nue­vos tiem­pos y es­ce­na­rios, si­gue ahí, me­tién­do­se de por me­dio cá­ma­ra en al­to. Dan­do por sa­co. Pen­dien­tes de la fo­to, o de ellos mis­mos en la fo­to, sin mi­rar ape­nas lo que tie­nen de­trás. Lo mis­mo en el mu­seo del Pra­do que en el te­rre­mo­to me­xi­cano, o en una ma­tan­za en las Ram­blas de Bar­ce­lo­na. Gra­ban­do tra­ge­dias en vez de evi­tar­las, te­lé­fo­nos mó­vi­les dis­pues­tos, re­gis­tran­do agre­sio­nes y tra­ge­dias en vez de ac­tuar con­tra los agre­so­res o so­co­rrer a las víctimas. Has­ta a sus pro­pias fa­mi­lias se lo ha­cen. O se lo ha­ce­mos. Y es que ya no mi­ra­mos di­rec­ta­men­te la reali­dad. Ni si­quie­ra lo cree­mos ne­ce­sa­rio. Las imá­ge­nes, sean de ho­rror o de fe­li­ci­dad, só­lo in­tere­san pa­ra su pos­te­rior re­pro­duc­ción y di­fu­sión. Es nues­tro mi­nu­to de glo­ria. Col­gar fo­tos en Ins­ta­gram y ví­deos en Youtu­be se ha vuel­to ob­je­ti­vo de nues­tras vi­das, co­mo esos co­rre­do­res de los en­cie­rros tau­ri­nos que, en vez de dis­fru­tar con la adre­na­li­na y el pe­li­gro, van con el mó­vil en la mano in­ten­tan­do gra­bar al toro; o las do­ce­nas de im­bé­ci­les y co­bar­des que gra­ban en sus te­lé­fo­nos la pa­li­za mor­tal a un des­gra­cia­do en lu­gar de evi­tar­la. Has­ta una vio­la­ción gra­ba­ría­mos, co­mo por otra par­te ya se ha he­cho. Cuan­to

Las imá­ge­nes, sean de ho­rror o de fe­li­ci­dad, só­lo nos in­tere­san pa­ra su pos­te­rior re­pro­duc­ción y di­fu­sión. Es nues­tro mi­nu­to de glo­ria

ha­ce­mos es­tá des­ti­na­do a ser tes­ti­mo­nio tu­rís­ti­co: yo es­ta­ba allí, mi­ra lo que co­mí ese día, mi­ra có­mo le sa­cu­dían a ése, mi­ra có­mo se de­san­gra­ban las víctimas del te­rro­ris­ta. A ver si con­se­gui­mos ha­cer­lo vi­ral, oye. Que lo vea la fa­mi­lia, los ami­gos. Que lo vean to­dos, y por su­pues­to que me vean. In­clu­so los que no me co­no­cen y a quie­nes im­por­to un ca­ra­jo. Y to­da­vía hay quien pre­gun­ta por qué pre­fie­ro los pe­rros a las per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.