La he­re­de­ra, ba­jo sos­pe­cha

Na­die en el mun­do po­see tan­tos Pi­cas­sos co­mo es­ta mu­jer. Pe­se a su ape­lli­do, Cat­he­ri­ne Hu­tin es la prin­ci­pal he­re­de­ra de la obra del ge­nio ma­la­gue­ño. Hi­jas­tra del pin­tor, a sus 70 años es­tá en­vuel­ta en un escándalo en el que se cru­zan dos re­tra­tos desapar

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo - POR VÍC­TOR ZUBIAUR

CO­MEN­CE­MOS CON AL­GU­NOS DA­TOS. Pro­cu­re, eso sí, no ma­rear­se: 1885 cua­dros, 7089 di­bu­jos, 1228 es­cul­tu­ras, 2800 ce­rá­mi­cas, cer­ca de 10.000 li­to­gra­fías y gra­ba­dos, una ca­sa en la plá­ci­da Mou­gins, un châ­teau… El in­ven­ta­rio de lo que Pablo Pi­cas­so de­jó a sus he­re­de­ros da vér­ti­go. Más to­da­vía si se tie­ne en cuen­ta que la ma­yor par­te de es­te le­ga­do aca­bó en ma­nos de una so­la per­so­na. Jacqueline Ro­que, úl­ti­ma es­po­sa del ge­nio ma­la­gue­ño, he­re­dó el pe­lliz­co más gordo –en de­tri­men­to de los cua­tro hi­jos del pin­tor– sin pa­gar de­re­cho de su­ce­sión al­guno. Se que­dó, ade­más, con la ca­sa de No­tre-da­me-de-vie, en la plá­ci­da Mou­gins, cer­ca de Can­nes, don­de el ar­tis­ta pin­tó y vi­vió en sus úl­ti­mos años, y con el im­po­nen­te Châ­teau de Vau­ve­nar­gues, en cu­yo jar­dín yace aún el maes­tro ma­la­gue­ño. Pe­ro hay más: Ro­que, que te­nía una hi­ja, Cat­he­ri­ne Hu­tin, cuan­do se ca­só con Pi­cas­so, re­cu­pe­ró más tar­de, pa­ra su co­lec­ción, obras dis­per­sas en las que fi­gu­ra­ba ella y mu­chas otras que le fue­ron de­di­ca­das, al­go que Pi­cas­so hi­zo con bas­tan­te fre­cuen­cia. «El con­jun­to pue­de va­ler hoy unos 3000 mi­llo­nes de eu­ros», cal­cu­la un ex­per­to. Es de­cir, Jacqueline Ro­que se con­vir­tió de gol­pe en una de las mu­je­res más ri­cas de Fran­cia –hun­di­da, eso sí, en la de­pre­sión y re­fu­gia­da en la be­bi­da–, un tí­tu­lo que os­ten­tó du­ran­te tres lus­tros: des­de 1973, año de la muer­te de Pi­cas­so, has­ta 1987, cuan­do la viu­da se pe­gó un ti­ro en la sien en su em­ble­má­ti­ca re­si­den­cia de Mou­gins. Fue así, de la no­che a la ma­ña­na, co­mo Cat­he­ri­ne Hu­tin, úni­ca he­re­de­ra de Ro­que, se con­vir­tió en pro­pie­ta­ria de más cua­dros, bie­nes y ob­je­tos de Pi­cas­so que sus pro­pios hi­jos y nie­tos por lí­nea di­rec­ta. Hu­tin te­nía en­ton­ces cua­ren­ta años y tra­ba­ja­ba co­mo se­cre­ta­ria, des­de ha­cía tres, en el pe­rió­di­co L'évè­ne­ment du Jeu­di. En la redacción, sus com­pa­ñe­ros la te­nían por una jo­ven sim­pá­ti­ca y muy apre­cia­da en­tre los pe­rio­dis­tas por su des­tre­za pa­ra es­cri­bir a má­qui­na. En de­cla­ra­cio­nes a la re­vis­ta fran­ce­sa Pa­ris Match, Jean-fra­nçois Kahn –el

Su ma­dre se pe­gó un ti­ro en la sien y ella se con­vir­tió en mul­ti­mi­llo­na­ria. Has­ta en­ton­ces ha­bía tra­ba­ja­do en un pe­rió­di­co co­mo se­cre­ta­ria de redacción

di­rec­tor– re­cuer­da así el anun­cio de su par­ti­da. «Un día me di­jo: 'Me voy, mi ma­dre ha muer­to, soy mul­ti­mi­llo­na­ria'. Aque­llo se me que­dó gra­ba­do. Na­die sa­bía quién era».

EL TRIÁN­GU­LO DE LOS PI­CAS­SOS. Hoy, trein­ta años des­pués, Cat­he­ri­ne Hu­tin, que siem­pre ha cul­ti­va­do un ai­re hui­di­zo y mis­te­rio­so, es­tá in­mer­sa en un in­trin­ca­do trián­gu­lo ju­di­cial en cu­yos otros dos vér­ti­ces se ha­llan el oli­gar­ca ru­so Dmi­tri Ry­bo­ló­vlev, due­ño del club de fút­bol AS Mónaco, y un marchante de ar­te sui­zo, tan pres­ti­gio­so co­mo con­tro­ver­ti­do, lla­ma­do Yves Bou­vier. Nu­me­ro­sos enig­mas pen­den aún so­bre el ca­so, pe­ro el re­la­to bien po­dría ini­ciar­se a prin­ci­pios de 2015. El mag­na­te ru­so, com­pul­si­vo com­pra­dor de obras maes­tras, aca­ba­ba de de­nun­ciar al tra­tan­te sui­zo por es­ta­fa, acu­sán­do­lo de in­flar du­ran­te una dé­ca­da los pre­cios de los cua­dros que le con­se­guía; en­tre ellos, los de dos re­tra­tos que Pi­cas­so de­di­có a su úl­ti­ma es­po­sa: Mu­jer pei­nán­do­se y Es­pa­ño­la con aba­ni­co, que Bou­vier le ha­bía ven­di­do en 2013 por 27 mi­llo­nes de eu­ros. Al en­te­rar­se del asun­to, Hu­tin de­nun­ció al marchante por ro­bo, ase­gu­ran­do que am­bas obras eran de su pro­pie­dad y que le ha­bían si­do sus­traí­das. Se­gún ella, los cua­dros es­tu­vie­ron en su ca­sa de Mou­gins has­ta 2008, cuan­do in­ten­tó ven­der­la y or­de­nó a Oli­vier Tho­mas –un pres­ti­gio­so tra­tan­te, so­cio de Bou­vier– in­ven­ta­riar sus bie­nes y guar­dar­los en unos al­ma­ce­nes en Pa­rís. En sie­te años, por lo tan­to, Hu­tin no ha­bría echa­do de me­nos las obras –«te­nía otras co­sas de las que ocu­par­se», ale­gan sus abo­ga­dos–, has­ta el día en que se en­te­ró de que es­ta­ban en po­se­sión del mag­na­te Ry­bo­ló­vlev. En los me­ses si­guien­tes de 2015, Ry­bo­ló­vlev res­ti­tu­yó los re­tra­tos a la hi­jas­tra del pin­tor ma­la­gue­ño, pe­ro las de­nun­cias con­tra el marchante sui­zo pro­si­guie­ron su cur­so.

OCHO MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES. El con­tra­ata­que de Bou­vier, sin em­bar­go, fue de­mo­le­dor. El sui­zo en­tre­gó a la juez un jus­ti­fi­can­te de pa­go de ocho mi­llo­nes de dó­la­res, con fe­cha de 9 de di­ciem­bre de 2010, por dos re­tra­tos y va­rios di­bu­jos

de Pi­cas­so. El in­gre­so se reali­zó en una cuen­ta del fi­dei­co­mi­so No­bi­lo Trust en el Cen­trum Bank de Va­duz (Liech­tens­tein). ¿El nom­bre de la beneficiaria?: Cat­he­ri­ne Blay (el ape­lli­do com­ple­to es Hu­tin-blay), na­ci­da el 4 de enero de 1948. La hi­jas­tra del pin­tor, sin em­bar­go, lo ne­gó to­do. «La se­ño­ra Cat­he­ri­ne Hu­tin nun­ca ha re­ci­bi­do pa­go al­guno re­la­cio­na­do con la ven­ta de es­tas obras ro­ba­das, ya sea por par­te del se­ñor Yves Bou­vier o sus em­pre­sas o de cual­quier otra per­so­na», re­pli­có su abo­ga­do. No obs­tan­te, la juez de Pa­rís que lle­va el ca­so con­si­guió que las tra­di­cio­nal­men­te opa­cas au­to­ri­da­des de Liech­tens­tein ac­ce­die­ran a coope­rar con el sis­te­ma de jus­ti­cia fran­cés, que con­fir­ma­ron la ope­ra­ción, tal y co­mo re­ve­ló re­cien­te­men­te el se­ma­na­rio ga­lo Le Point. Pe­ro hay más, se­gún Bou­vier, to­do se hi­zo ba­jo las in­di­ca­cio­nes de los abo­ga­dos de la pro­pia Hu­tin. El sui­zo in­clu­so pa­gó otro mi­llón, a tra­vés de un fon­do en Baha­mas, al marchante Fra­nçois Ait­toua­rés, que es quien le pro­por­cio­nó los cua­dros. Ait­toua­rés, sin em­bar­go, ha fa­lle­ci­do y no ha si­do po­si­ble con­fir­mar que ven­die­ra na­da en nom­bre de Hu­tin. Cuan­do la juez de Ins­truc­ción la in­te­rro­gó so­bre to­do ello, la he­re­de­ra, re­la­ta Pa­ris Match, se pu­so ner­vio­sa: «Lo que us­ted cuen­ta me sue­na a chino», re­pli­có. Re­ca­pi­tu­lan­do: si Bou­vier le pa­gó a Hu­tin 8 mi­llo­nes por los dos re­tra­tos que ven­dió des­pués a Ry­bo­ló­vlev por 27 mi­llo­nes, el marchante sui­zo ob­tu­vo, por lo tan­to, 19 mi­llo­nes de be­ne­fi­cio. Una su­ma que in­vi­ta a plan­tear­se al­gu­nas pre­gun­tas. Por ejem­plo: ¿se sin­tió Cat­he­ri­ne Hu­tin es­ta­fa­da por Bou­vier cuan­do su­po que es­te ha­bía ven­di­do sus cua­dros por 19 mi­llo­nes más? ¿Qui­so Hu­tin que­dar­se con los 8 mi­llo­nes y re­cu­pe­rar los re­tra­tos? ¿Fue víc­ti­ma de una tram­pa o par­ti­ci­pó en una cons­pi­ra­ción jun­to con el ven­ga­ti­vo Ry­bo­ló­vlev pa­ra hun­dir a Bou­vier?

CUAN­DO LOS MÓ­VI­LES HA­BLAN. Dos años de in­ves­ti­ga­cio­nes des­pués, nue­vas re­ve­la­cio­nes, di­fun­di­das en sep­tiem­bre por el dia­rio Le Mon­de, han da­do un vuel­co al ca­so Bou­vier. Unos men­sa­jes de tex­to ha­lla­dos en el mó­vil de la abo­ga­da de Ry­bo­ló­vlev, mano de­re­cha del mag­na­te, re­ve­lan que el due­ño del Mónaco pu­do ha­ber usa­do sus in­fluen­cias en las Po­li­cías de Mónaco y Fran­cia y en la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia del prin­ci­pa­do pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre el ca­so. Se­gún el ro­ta­ti­vo, Te­tia­na Bers­he­da –la le­tra­da en cues­tión– «ha­bría con­ce­bi­do una tram­pa con­tra Yves Bou­vier con la com­pli­ci­dad de po­li­cías mo­ne­gas­cos». Las acu­sa­cio­nes par­tían del aná­li­sis del mó­vil de la 'za­ri­na' –su apo­do, tal es su in­fluen­cia so­bre Ry­bo­ló­vlev–, en­tre­ga­do en fe­bre­ro pa­sa­do a la juez que ins­tru­ye el ca­so. Los men­sa­jes de Bers­he­da, se­gún la in­ves­ti­ga­ción, siem­bran más du­das so­bre el su­pues­to ro­bo su­fri­do por Cat­he­ri­ne Hu­tin y su­gie­ren que la abo­ga­da ins­ti­gó, con ayu­da de fun­cio­na­rios de la Po­li­cía mo­ne­gas­ca, una ce­la­da pa­ra ven­gar­se de Bou­vier por ha­ber­le in­fla­do a su je­fe du­ran­te años los pre­cios de las obras de ar­te que el sui­zo le con­si­guió. Re­ve­la­cio­nes de Le Mon­de an­te las cua­les la re­vis­ta Pa­ris Match cues­tio­na­ba ha­ce unos días: «¿Ha­bría Cat­he­ri­ne Hu­tin ac­tua­do ba­jo las directrices de Bers­he­da con el ob­je­ti­vo co­mún de ha­cer caer a Yves Bou­vier?».

IN­FOR­MA­CIÓN PRI­VI­LE­GIA­DA. Con los men­sa­jes de mó­vil en la mano, se­gún cuen­ta la pren­sa fran­ce­sa, la Po­li­cía in­te­rro­gó ha­ce unos me­ses a Hu­tin, quien, con­vie­ne re­cor­dar, ha­bía sos­te­ni­do has­ta en­ton­ces ha­ber pa­sa­do sie­te años sin sa­ber de los re­tra­tos. En su úl­ti­ma de­cla­ra­ción ad­mi­tió que, allá por 2012, su res­tau­ra­dor de cua­dros ha­bi­tual le ha­bía con­fe­sa­do ha­ber en­te­la­do aque­llos dos Pi­cas­sos pa­ra Dmi­tri Ry­bo­ló­vlev, si­guien­do una pe­ti­ción ex­pre­sa de Yves Bou­vier. Una afir­ma­ción, sin em­bar­go, que chi­rría en el dis­cre­to mun­do del ar­te, don­de ri­ge la re­gla bá­si­ca de no des­ve­lar ja­más el nom­bre de tus clien­tes. Bou­vier ase­gu­ra, ade­más, que en 2012 no sa­bía to­da­vía si iba a ven­der­los ni, me­nos aún, a quién. El due­ño ru­so del Mónaco se los com­pró en la pri­ma­ve­ra de 2013. Así las co­sas, lo que em­pe­zó co­mo un ca­so de es­ta­fa y ro­bo en el mun­do del ar­te ame­na­za con con­ver­tir­se en un ca­so de im­pre­vi­si­ble al­can­ce en el Prin­ci­pa­do de Mónaco. De mo­men­to, y na­da más co­no­cer­se las re­ve­la­cio­nes de Le Mon­de so­bre el ca­so, Phi­lip­pe Nar­mino –mi­nis­tro de Jus­ti­cia mo­ne­gas­co se­ña­la­do por el dia­rio– anun­ció su ju­bi­la­ción an­ti­ci­pa­da. El ca­so si­gue abier­to y los ten­tácu­los del oli­gar­ca ru­so se ex­tien­den por to­do Mónaco des­de que, tras fruc­tuo­sas ne­go­cia­cio­nes con el prín­ci­pe Al­ber­to, ad­qui­rie­ra el equi­po de fút­bol lo­cal ha­ce ya sie­te años.

Los men­sa­jes del mó­vil de su abo­ga­da re­ve­lan que el mag­na­te pu­do ha­ber usa­do sus in­fluen­cias en la Po­li­cía y la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia del prin­ci­pa­do El marchante Bou­vier le com­pró a Hu­tin dos re­tra­tos de Pi­cas­so por ocho mi­llo­nes. Tres años des­pués le ven­dió los cua­dros al due­ño ru­so del Mónaco por 19 mi­llo­nes más

HE­REN­CIA EN CA­DE­NA Iz­quier­da: Pi­cas­so y Jacqueline Ro­que, su úl­ti­ma es­po­sa, en 1971. Ro­que he­re­dó la ma­yor par­te del le­ga­do del pin­tor, que pa­só a ma­nos de su hi­ja, Cat­he­ri­ne, ba­jo es­tas lí­neas.

EN­TRE PI­CAS­SOS De dcha. a iz­da.: Jacqueline Ro­que, su hi­ja Cat­he­ri­ne Hu­tin, Pi­cas­so y Ma­ya Pi­cas­so, la hi­ja ma­yor del pin­tor.

Yves Bou­vier hi­zo de la em­pre­sa de su pa­dre un im­pe­rio del trans­por­te, al­ma­ce­na­je y ven­ta de ar­te. Co­no­ció a Ry­bo­ló­vlev en 2002, cuan­do el ru­so ad­qui­rió un Cha­gall. EL MARCHANTE LA HE­RE­DE­RA An­dré Hu­tin, el pa­dre de Cat­he­ri­ne, fue in­ge­nie­ro. Tras di­vor­ciar­se de él, Jacqueline se la lle­vó al sur de Fran­cia y co­no­ció a Pi­cas­so. Él te­nía 72 años; ella, 27. En­tre­ga­da a su nue­vo amor, su ma­dre no le hi­zo to­do el ca­so que a Cat­he­ri­ne le hu­bie­ra gus­ta­do.

EL APA­SIO­NA­DO DE PI­CAS­SO Due­ño del club de fút­bol AS Mónaco, el oli­gar­ca ru­so Dmi­tri Ry­bo­ló­vlev –aquí con los Pi­cas­sos que de­vol­vió– se en­ri­que­ció en los 90 al ha­cer­se con el con­trol de la em­pre­sa mi­ne­ra ru­sa de ex­trac­ción de po­ta­sio. Te­nía ape­nas 29 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.