Are­nas mo­ve­di­zas

Los pa­pe­les de Ken­nedy

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

mu­chos ana­lis­tas so­cia­les y po­lí­ti­cos lle­van de­ce­nas de años tra­tan­do de ex­pli­car los mis­te­rios de la ‘fas­ci­na­ción Ken­nedy’, esa que arran­có des­de el mo­men­to en que fue des­cu­bier­to por la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses. En ple­na cam­pa­ña que lo en­fren­ta­ba a Ni­xon, Ken­nedy apa­re­ció co­mo un jo­ven apues­to, vi­vaz, de bue­na fa­mi­lia del Es­te y apro­pia­do pa­ra la dé­ca­da pro­di­gio­sa que se abría en­ton­ces. Ni­xon apa­re­ció en el de­ba­te de­ci­si­vo co­mo to­do lo con­tra­rio, su­do­ro­so, feo y des­an­ge­la­do. Su vic­to­ria lo al­zó a una ma­gis­tra­tu­ra que desem­pe­ñó con dis­tin­ta suer­te y con di­fe­ren­te acier­to en los años en los que pu­do go­ber­nar an­tes de ser ase­si­na­do. En­fer­mo de al­gu­nos sín­dro­mes que lo obli­ga­ban a ser me­di­ca­do, no siem­pre con acier­to, Ken­nedy vi­vió una intrahistoria po­lí­ti­ca muy dis­tin­ta a la del Ca­me­lot con la que se ador­na su tiem­po en la Ca­sa Blan­ca. Creo que se lo año­ra no tan­to a él co­mo a aque­llos años que tan vi­go­ro­sa­men­te cam­bia­ron el mun­do: los que sien­ten esa fas­ci­na­ción por el hi­jo de Joe y Ro­se no lo ha­cen tan­to por su in­dis­cu­ti­ble atrac­ti­vo, sino por la año­ran­za de aque­llos años y la edad que ca­da uno te­nía. No sa­be­mos si al fi­nal de su man­da­to ha­bría si­do re­ele­gi­do: tal vez sí, go­za­ba de gran po­pu­la­ri­dad, pe­ro en su eje­cu­to­ria pe­sa­ban al­gu­nos erro­res de bul­to que ha­brían per­mi­ti­do una bue­na cam­pa­ña al opo­si­tor que se en­fren­ta­ra a él. Su his­to­rial de mu­je­rie­go, no co­no­ci­da por to­dos los vo­tan­tes, en ma­nos de un fe­roz Par­ti­do Re­pu­bli­cano ha­bría pues­to pa­los en las rue­das de su ca­rre­ra, tan­tos más que el pro­pio avis­pe­ro de Viet­nam en el que se me­tió. En re­su­men. Ken­nedy era un buen pre­si­den­te, pe­ro no un gran pre­si­den­te. Su ma­yor le­ga­do, de­sa­for­tu­na­da­men­te, fue ha­ber muer­to jo­ven. No to­do con­sis­tía en ser atrac­ti­vo, buen co­mu­ni­ca­dor, es­po­so de una mu­jer lle­na de en­can­to y es­ti­lo (a la que en­ga­ña­ba ca­da mi­nu­to de su vi­da) y miem­bro de una fa­mi­lia ca­si real; su ma­la sa­lud, sus de­va­neos y al­gu­nas pre­ci­pi­ta­cio­nes lo ha­brían pues­to en apu­ros. Pe­ro ello tie­ne po­ca im­por­tan­cia cuan­do Ken­nedy ha in­gre­sa­do en el olim­po de los mi­tos mer­ced a su ase­si­na­to en Da­llas y al mis­te­rio y las cons­pi­ra­cio­nes que no po­cos ob­ser­va­do­res han desa­rro­lla­do a lo lar­go de es­tos años. Los pa­pe­les que han si­do des­cla­si­fi­ca­dos –a la es­pe­ra de unos úl­ti­mos que es­tán pen­dien­tes de ‘pei­na­do’ pa­ra evi­tar nom­bres pro­pios de agen­tes de en­ton­ces– no han apor­ta­do, evi­den­te­men­te, pis­tas de­fi­ni­ti­vas que acla­ren si aquel ti­po mis­te­rio­so lla­ma­do Os­wald ac­tuó so­lo, por en­car­go de al­guien o ayu­da­do por ti­ra­do­res aña­di­dos en al­gu­na lo­ma de la pla­za de Da­llas fa­mo­sa en el mun­do en­te­ro. Los ex­per­tos an­dan es­cu­dri­ñan­do ca­da pun­to y ca­da co­ma, pe­ro pa­re­ce que has­ta aho­ra só­lo se atis­ban ele­men­tos que pue­den ali­men­tar to­das las fan­ta­sías ela­bo­ra­das des­de en­ton­ces, que han si­do mu­chas. No po­cos so­mos los que pen­sa­mos que si a Ken­nedy le hu­bie­se ma­ta­do al­guien más que el enig­má­ti­co Os­wald, hoy ya lo sa­bría­mos, por la sen­ci­lla ra­zón de que un se­cre­to de esa en­ver­ga­du­ra no es po­si­ble guar­dar­lo du­ran­te cin­cuen­ta y pi­co años. Sin em­bar­go, mi buen ami­go Javier Gar­cía Sán­chez ha es­cri­to un des­co­mu­nal en­sa­yo ti­tu­la­do Teo­ría de la cons­pi­ra­ción, en el que sos­tie­ne que Os­wald pue­de que ni si­quie­ra dis­pa­ra­ra, aun­que sí es­tu­vie­ra allí. Javier es­tá con­ven­ci­do, y lo ra­zo­na pro­fu­sa­men­te en un más que tra­ba­ja­do y vo­lu­mi­no­so es­tu­dio, que de­trás de la muer­te del pre­si­den­te es­tá la CIA. No quie­ro re­ven­tar­les el li­bro, pe­ro sí les acon­se­jo dar­se una vuel­ta por él si les in­tere­sa el te­ma. Des­pués de su lec­tu­ra, que­dan abier­tas mu­chas in­cóg­ni­tas so­bre la cas­ca­da de he­chos que se pro­du­je­ron an­tes y des­pués del ti­ro­teo que aca­bó ca­si in­me­dia­ta­men­te con la vi­da de un hom­bre que, por lo que he­mos ido

Que­dan abier­tas mu­chas in­cóg­ni­tas so­bre la cas­ca­da de he­chos que se pro­du­je­ron an­tes y des­pués del ti­ro­teo

Qvien­do, te­nía no po­cos enemi­gos. Los pa­pe­les que aún es­tán pen­dien­tes de des­cla­si­fi­ca­ción pue­de que tan só­lo apor­ten mi­ga­jas suel­tas sin de­ma­sia­do ca­rác­ter pro­ba­to­rio ni en uno ni en otro sen­ti­do, pe­ro vie­nen a evi­den­ciar el fa­bu­lo­so in­te­rés que ha he­cho del ase­si­na­to de aquel hom­bre el mag­ni­ci­dio más im­por­tan­te de la his­to­ria. De al­gu­na ma­ne­ra, su muer­te fue la ma­yor ga­ran­tía de que hoy Ken­nedy si­ga vi­vo, en lu­gar de ser un pre­si­den­te amon­to­na­do en­tre los nom­bres que al­can­za­ron el des­pa­cho más in­flu­yen­te del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.