¿Dón­de es­tá el oro de Mos­cú?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer - POR JOSÉ SE­GO­VIA

El mi­nis­tro de Ha­cien­da Juan Ne­grín fue el que to­mó la de­ci­sión de en­viar las re­ser­vas de oro del Ban­co Cen­tral de Es­pa­ña a la Unión So­vié­ti­ca pa­ra su­fra­gar el ma­te­rial bé­li­co que Sta­lin es­ta­ba dis­pues­to a ven­der a la Re­pú­bli­ca. «La idea de si­tuar fon­dos en Ru­sia fue mía, ex­clu­si­va­men­te mía, sin que hu­bie­ra exis­ti­do pre­via­men­te pre­sión, re­que­ri­mien­to, su­ges­tión o in­di­ca­ción por par­te de na­die, ni mu­cho me­nos de los ru­sos», de­cla­ró Ne­grín. El 12 de sep­tiem­bre de 1936, el Go­bierno que pre­si­día Lar­go Ca­ba­lle­ro de­ci­dió se­guir el con­se­jo de Ne­grín de sa­car de Madrid las re­ser­vas de oro, 510 to­ne­la­das, y tras­la­dar­las a la ba­se naval de Car­ta­ge­na. El ob­je­ti­vo era que no ca­ye­ran en ma­nos de los mi­li­ta­res su­ble­va­dos. Con esos fon­dos, la Re­pú­bli­ca tra­tó de ad­qui­rir ar­ma­men­to en Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña. Sin em­bar­go, es­ta úl­ti­ma pu­so en mar­cha un Co­mi­té de No In­ter­ven­ción pa­ra blo­quear la lle­ga­da de ayu­da mi­li­tar a Es­pa­ña, una me­di­da que teó­ri­ca­men­te iba en­ca­mi­na­da a fre­nar la es­ca­la­da bé­li­ca. Ade­más de boi­co­tear los in­ten­tos de los re­pu­bli­ca­nos de com­prar ar­mas a las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les, ese or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal no hi­zo na­da pa­ra im­pe­dir el en­vío de avio­nes y ca­rros de com­ba­te ale­ma­nes e ita­lia­nos a los mi­li­ta­res re­bel­des. Esa fue la ra­zón por la que Lar­go Ca­ba­lle­ro pi­dió a Mos­cú que acep­ta­ra el de­pó­si­to del oro pa­ra com­prar­les ar­ma­men­to a ellos. Sin esa ayu­da, la Re­pú­bli­ca ha­bría si­do ven­ci­da en po­cos me­ses. Ne­grín pen­sa­ba que de­fen­der al país del avan­ce del fas­cis­mo y del na­zis­mo era de­fen­der a Eu­ro­pa. Pe­ro Fran­cia y Gran Bre­ta­ña que­rían evi­tar el en­fren­ta­mien­to con las po­ten­cias del Eje. El aban­dono de Es­pa­ña y Che­cos­lo­va­quia fue la cul­mi­na­ción de di­cha po­lí­ti­ca. El Go­bierno in­glés creía que ce­der an­te Ber­lín evi­ta­ría la gue­rra y con­tri­bui­ría a que Hitler en­ca­mi­na­ra su agre­si­vi­dad ha­cia la Unión So­vié­ti­ca. La de­ci­sión de en­viar el oro a Mos­cú si­gue sien­do ob­je­to de po­lé­mi­ca en­tre los his­to­ria­do­res. Si unos afir­man que el Go­bierno re­pu­bli­cano no te­nía otra op­ción que re­cu­rrir a esas re­ser­vas pa­ra com­prar ar­mas a los ru­sos, otros opi­nan que Lar­go Ca­ba­lle­ro y Ne­grín se pre­ci­pi­ta­ron. En 1938, Mos­cú afir­mó que aquel oro se ha­bía ago­ta­do. Las es­pe­cu­la­cio­nes so­bre si los so­vié­ti­cos se que­da­ron con par­te de ese bo­tín o real­men­te se eva­po­ró si­guen des­per­tan­do cu­rio­si­dad y mor­bo.

En sep­tiem­bre de 1936 sa­lie­ron de Madrid las re­ser­vas del Ban­co Cen­tral de Es­pa­ña, 510 to­ne­la­das de oro

Inau­gu­ra­ción de la cá­ma­ra aco­ra­za­da del Ban­co de Es­pa­ña, en 1936, en Madrid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.