His­to­ria.

En 2018 se cum­plen cua­ren­ta años de la abo­li­ción de la pe­na de muer­te en Es­pa­ña. Con ese mo­ti­vo res­ca­ta­mos la his­to­ria del ga­rro­te de ajus­ti­ciar, un in­ven­to que nos re­tro­trae a tiem­pos por for­tu­na su­pe­ra­dos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JUAN ES­LA­VA GA­LÁN

En 2018 se cum­pli­rán cua­tro dé­ca­das de la abo­li­ción de la pe­na de muer­te en Es­pa­ña. Juan Es­la­va Ga­lán, es­pe­cia­lis­ta en el te­ma, res­ca­ta la his­to­ria del ga­rro­te vil.

EL VERDUGO QUE EJE­CU­TÓ a Wel­zel, Jo­sé Mo­reno Mo­reno, lle­va­ba va­rios años co­bran­do la nó­mi­na co­mo eje­cu­tor de la Au­dien­cia, pe­ro no te­nía ex­pe­rien­cia al­gu­na ni na­die le ha­bía ex­pli­ca­do el fun­cio­na­mien­to del ga­rro­te. Des­pués de exa­mi­nar el ar­ti­lu­gio con­clu­yó erró­nea­men­te que aque­llo se po­nía en torno al cue­llo del reo y se gi­ra­ba la ma­ni­ve­la has­ta que los dien­tes de la al­ca­cho­fa pe­ne­tra­ban en su ce­re­be­lo. «Lo mis­mo que cuan­do se apun­ti­lla a un to­ro» –co­men­tó al ujier de la Au­dien­cia que le en­tre­ga­ba el apa­ra­to–. Con­for­ta­do por la in­ges­tión de co­ñac y mos­ca­tel, el con­de­na­do se de­jó atar de pies y ma­nos a una si­lla. Ha­bía una do­ce­na de per­so­nas pre­sen­tes, pe­ro nin­gu­na ca­yó en que fal­ta­ba el im­pres­cin­di­ble pos­te en el que se debe apo­yar el ga­rro­te. Tam­po­co dis­po­nían de la pre­cep­ti­va ca­pu­cha con la que cu­brir la ca­be­za del reo, pe­ro la im­pro­vi­sa­ron con la fun­da de un co­jín. A las nue­ve en pun­to, don Gre­go­rio Mes­qui­da –di­rec­tor de la pri­sión– or­de­nó la eje­cu­ción. Jo­sé Mo­reno ex­tra­jo el ga­rro­te de su en­vol­to­rio. Si pre­ten­día ac­cio­nar el ma­nu­brio con am­bas ma­nos, lo que pa­re­cía obli­ga­do, te­nía que con­tar con el con­cur­so de al­guien que lo sos­tu­vie­ra a la al­tu­ra ade­cua­da. Dos fun­cio­na­rios de pri­sio­nes fue­ron re­clu­ta­dos co­mo im­pro­vi­sa­dos ayu­dan­tes. Si­tua­dos a

am­bos la­dos de la si­lla sos­ten­drían en vi­lo las guías del ga­rro­te «pa­ra que es­té de­re­cho y no se mue­va mien­tras yo le doy a la ma­ni­ve­la». Ner­vio­so, Wel­zel res­pi­ra­ba di­fi­cul­to­sa­men­te den­tro de la cre­to­na. Jo­sé Mo­reno Mo­reno ac­cio­nó el ma­nu­brio. La al­ca­cho­fa avan­zó rá­pi­da­men­te has­ta la par­te pos­te­rior del cue­llo y se cla­vó en la car­ne. El des­ven­tu­ra­do Wel­zel au­lla­ba in­ten­tan­do in­cor­po­rar­se. El verdugo pre­sio­na­ba con el apa­ra­to pa­ra evi­tar­lo. Se hi­zo evi­den­te que el ar­ti­lu­gio no apre­ta­ba lo su­fi­cien­te pa­ra que­brar el cue­llo del reo. Pa­ra com­pli­car las co­sas, uno de los fun­cio­na­rios que aguan­ta­ban el apa­ra­to su­frió un ata­que de his­te­ria. Jo­sé Mo­reno Mo­reno cul­pa­ba de su in­com­pe­ten­cia al cue­llo del reo, que era de­ma­sia­do es­tre­cho. El co­man­dan­te Mu­ro le zan­jó el ra­zo­na­mien­to con una so­no­ra bo­fe­ta­da. Al­go ha­bía que im­pro­vi­sar. Jo­sé Mo­reno Mo­reno des­mon­tó el ga­rro­te y es­tre­chó el cor­ba­tín aña­dién­do­le un ta­co de ma­de­ra. La ope­ra­ción se de­mo­ró un cuar­to de ho­ra mien­tras el reo ge­mía y san­gra­ba. Jo­sé Mo­reno vol­vió a co­lo­car

El ga­rro­te per­mi­tía al reo mo­rir sen­ta­do, en con­tras­te con el de­gra­dan­te pa­ta­leo del ahor­ca­do

el ga­rro­te. Des­pués de otros vein­te mi­nu­tos de pa­de­ci­mien­to ce­sa­ron los es­ter­to­res de Wel­zel. El mé­di­co cer­ti­fi­có su de­fun­ción. –Que na­die cuen­te lo que ha ocu­rri­do aquí, o se aten­ga a las con­se­cuen­cias– ad­vir­tió la au­to­ri­dad com­pe­ten­te.

El ga­rro­te se des­pe­día de Es­pa­ña. A los cua­ren­ta años de la abo­li­ción de la pe­na de muer­te en Es­pa­ña (por la Cons­ti­tu­ción de 1978), al­gu­nas Au­dien­cias es­pa­ño­las co­mien­zan a res­ca­tar de sus tras­te­ros los ga­rro­tes de eje­cu­tar y los ex­hi­ben en vi­tri­nas. El ga­rro­te for­ma par­te de la le­yen­da ne­gra que pro­cla­ma en el ex­tran­je­ro la cruel­dad de los es­pa­ño­les. Sin em­bar­go, en un prin­ci­pio se con­si­de­ró una for­ma de eje­cu­ción hu­ma­ni­ta­ria que aho­rra­ba su­fri­mien­tos al reo.

UNA APOR­TA­CIÓN ES­PA­ÑO­LA

A fi­na­les del si­glo XVIII, los fran­ce­ses ha­bían hu­ma­ni­za­do sus ejecuciones me­dian­te la gui­llo­ti­na; y los in­gle­ses ha­bían adop­ta­do el ahor­ca­mien­to con «caí­da lar­ga» que des­nu­ca­ba al reo en lu­gar de as­fi­xiar­lo. Con el mis­mo pro­pó­si­to hu­ma­ni­ta­rio Es­pa­ña sus­ti­tu­yó la hor­ca por el ga­rro­te a fin de que «el su­pli­cio de los de­lin­quen­tes no ofrez­ca un es­pec­tácu­lo de­ma­sia­do re­pug­nan­te a la hu­ma­ni­dad y al ca­rác­ter ge­ne­ro­so de la Na­ción Es­pa­ño­la». En ello coin­ci­die­ron los dos ban­dos de la gue­rra de la In­de­pen­den­cia, tan­to el fran­cés (Real De­cre­to de Jo­sé I del 19 de oc­tu­bre de 1809) co­mo las Cortes de Cá­diz (enero de 1812). Apar­te de la in­ten­ción hu­ma­ni­ta­ria es po­si­ble que el le­gis­la­dor va­lo­ra­ra que el ga­rro­te con­tri­bui­ría a evi­tar los frau­des. Ocu­rrían de­ma­sia­dos ahor­ca­mien­tos fa­lli­dos por ro­tu­ra de cuer­da o que­bran­to de pa­lo, en cu­yo ca­so era cos­tum­bre in­dul­tar al reo. La jus­ti­cia co­men­zó a sos­pe­char que el reo o sus deu­dos so­bor­na­ban al eje­cu­tor. Fer­nan­do VII, en desacuer­do con to­da dis­po­si­ción li­be­ral, re­ins­tau­ró la hor­ca pa­ra el vi­llano (de­cre­to del

Ha­bía tres ti­pos de ga­rro­te, no­ble, or­di­na­rio y vil, se­gún la ca­te­go­ría del ajus­ti­cia­do

4 de ma­yo de 1814), pe­ro fi­nal­men­te ce­dió a la pre­sión so­cial y de­ter­mi­nó la de­fi­ni­ti­va adop­ción del ga­rro­te en 1832: «Pa­ra se­ña­lar con es­te be­ne­fi­cio la gra­ta me­mo­ria del fe­liz cum­plea­ños de la Rei­na mi muy ama­da esposa; y ven­go en abo­lir pa­ra siem­pre en to­dos mis do­mi­nios la pe­na de muer­te por hor­ca; man­dan­do que en ade­lan­te se eje­cu­te en ga­rro­te or­di­na­rio la que se im­pon­ga a per­so­nas de es­ta­do llano; en ga­rro­te vil la que cas­ti­gue los de­li­tos in­fa­man­tes sin dis­tin­ción de cla­se; y que sub­sis­ta, se­gún las le­yes vi­gen­tes, el ga­rro­te no­ble pa­ra los que co­rres­pon­dan a la de hi­jos­dal­go». ¿En qué se di­fe­ren­cia­ban los tres ga­rro­tes: no­ble, or­di­na­rio y vil? So­la­men­te en el atre­zo. Los no­bles ha­cían el pa­seí­llo de la pri­sión a un ca­dal­so ador­na­do con pa­ños ne­gros a ca­ba­llo y sin ma­nia­tar. Los con­de­na­dos a ga­rro­te or­di­na­rio iban en asno o mu­la, y en­con­tra­ban el ca­dal­so des­nu­do, sin pa­ños. A los con­de­na­dos a ga­rro­te vil el mu­lo o el asno los arras­tra­ba den­tro de un se­rón de es­par­to y su ta­bla­do era más ba­jo que el or­di­na­rio. Fue­ra no­ble, or­di­na­rio o vil, a la pos­tre, el reo se en­con­tra­ba an­te el mis­mo co­lla­rín me­tá­li­co. La ab­sur­da dis­tin­ción, he­re­de­ra del An­ti­guo Ré­gi­men, se abo­lió en 1848.

¿CÓ­MO FUN­CIO­NA­BA EL GA­RRO­TE?

El ga­rro­te pri­mi­ti­vo era un sim­ple tor­ni­que­te de cuer­da que es­tran­gu­la­ba a la víc­ti­ma. El verdugo so­lía ayu­dar­se de un pos­te a tra­vés del cual pa­sa­ba la so­ga, pa­ra in­mo­vi­li­zar al con­de­na­do. El mo­derno, el me­tá­li­co, el ar­ti­lu­gio que aplas­ta el cue­llo del con­de­na­do has­ta re­du­cir­lo a un par de cen­tí­me­tros de es­pe­sor, se men­cio­na por vez primera en 1651: «Un ins­tru­men­to in­ge­nio­so com­pues­to de dos mi­ta­des me­tá­li­cas, que el eje­cu­tor jun­ta dan­do vuel­tas al tor­ni­llo y en un abrir y ce­rrar de ojos se está en la otra vi­da». Es­tos pri­me­ros ga­rro­tes eran del mo­de­lo lla­ma­do 'de al­ca­cho­fa': una ma­ni­ve­la ac­cio­na­ba un tor­ni­llo que re­traía una pie­za mó­vil has­ta aplas­tar con­tra el pos­te el gaz­na­te del con­de­na­do sin efu­sión de san­gre. Es­te ga­rro­te per­ma­ne­ció inal­te­ra­do du­ran­te tres si­glos, y des­pués co­exis­tió con el ga­rro­te mo­derno o 'de co­rre­de­ra', apa­re­ci­do ha­cia 1880 en el que el co­lla­rín pre­sio­na con­tra un mar­co de hie­rro. El re­sul­ta­do es el mis­mo: aplas­ta­mien­to de la gar­gan­ta in­clu­so tri­tu­ran­do las vér­te­bras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.