Ani­ma­les de com­pa­ñía

Agui­nal­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

me vol­vía lo­co de con­ten­to cuan­do mi pa­dre traía a ca­sa la ces­ta de Na­vi­dad que ca­da año le re­ga­la­ban en el tra­ba­jo. Aque­lla ces­ta pa­re­cía el cuerno de la ca­bra Amal­tea (o así se lo pa­re­cía al ni­ño que yo era en­ton­ces, tan su­ges­tio­na­ble y en­tu­sias­ta): ha­bía polvorones y ma­za­pa­nes, ha­bía la­tas de con­ser­va y em­bu­ti­dos, ha­bía vino tin­to y cham­pán (y has­ta una bo­te­lli­ta de un li­cor dul­ce en el que mis pa­dres ape­nas me de­ja­ban mo­jar los la­bios), ha­bía tu­rrón de Ali­can­te y tu­rrón de Ji­jo­na, ha­bía… ¡tan­tas viandas ra­ras y ex­qui­si­tas! O tal vez no fue­sen tan ra­ras y ex­qui­si­tas co­mo mi cre­du­li­dad in­fan­til ima­gi­na­ba; pe­ro mi al­bo­ro­zo las con­ver­tía en exó­ti­cos man­ja­res re­cién lle­ga­dos de ul­tra­mar, en néc­ta­res y am­bro­sías traí­dos del país de las ha­das, en sa­bro­sas go­lo­si­nas olím­pi­cas que tor­na­ban mis de­dos hués­pe­des y me ha­cían sa­li­var sin des­can­so. Aque­llas ces­tas de Na­vi­dad que a mi pa­dre le re­ga­la­ban en el tra­ba­jo me ha­cían tan­ta ilu­sión co­mo los re­ga­los que me traían los Re­yes Ma­gos; y me con­so­la­ba pen­san­do que, cuan­do me hi­cie­se ma­yor y los Re­yes de­ja­sen de aten­der mis pe­ti­cio­nes, po­dría em­pe­zar a re­ci­bir el re­ga­lo de la ces­ta de Na­vi­dad en el tra­ba­jo. Me hi­ce ma­yor y, en efec­to, los Re­yes Ma­gos de­ja­ron de aten­der mis pe­ti­cio­nes; en cam­bio, nun­ca ja­más na­die me re­ga­ló una ces­ta co­mo las que mi pa­dre traía a ca­sa. Es ver­dad que nun­ca he tra­ba­ja­do co­mo asa­la­ria­do en nin­gu­na em­pre­sa; pe­ro he co­la­bo­ra­do con mu­chas y nin­gu­na me ob­se­quió con una de aque­llas ces­tas de Na­vi­dad. Y, por lo que me cuen­tan mu­chos ami­gos que tra­ba­jan en em­pre­sas va­rio­pin­tas, las ces­tas de Na­vi­dad em­pe­za­ron a adel­ga­zar ha­ce tiem­po, has­ta fi­nal­men­te es­fu­mar­se y con­ver­tir­se en la ma­yo­ría de las em­pre­sas, con la dis­cul­pa de la sem­pi­ter­na cri­sis, en un re­cuer­do mi­to­ló­gi­co. Y lo mis­mo ocu­rre con los agui­nal­dos que an­ta­ño se re­par­tían en­tre los tra­ba­ja­do­res, hoy con­si­de­ra­dos re­si­duo pa­ter­na­lis­ta de una épo­ca te­ne­bro­sa en que los se­ño­ri­tos re­par­tían li­mos­nas en­tre sus va­sa­llos. Has­ta la pre­cep­ti­va pa­ga de Na­vi­dad em­pie­za a con­ver­tir­se en re­li­quia arqueológica de una in­faus­ta épo­ca de la que con­vie­ne re­ne­gar, no sea que nos apli­quen la ley de me­mo­ria his­tó­ri­ca. Des­apa­re­ci­dos aque­llos em­pre­sa­rios pa­ter­na­lis­tas que re­par­tían ces­tas y agui­nal­dos, abo­li­das (o en vías de abo­li­ción) aque­llas pa­gas de Na­vi­dad de inequí­vo­co tu­fi­llo fran­quis­ta, el tra­ba­ja­dor de ho­ga­ño tie­ne que con­for­mar­se con que le en­víen des­de la di­rec­ción de la em­pre­sa una fe­li­ci­ta­ción na­vi­de­ña. Que, por su­pues­to, no se en­via­rá por co­rreo pos­tal, sino por gua­sá; y en la que, co­mo acon­se­ja el lai­cis­mo fe­tén, no ha­brá alu­sión re­li­gio­sa al­gu­na (no sea que al­gún tra­ba­ja­dor de­li­ca­do se ma­ree), sino ma­ma­rra­chis­mo emo­ti­vis­ta y far­fo­lla sen­ti­men­ta­loi­de. Re­sul­ta muy pa­ra­dó­ji­co y re­ve­la­dor que una épo­ca co­mo la nues­tra, que es­ti­mu­la los ma­te­ria­lis­mos más em­bru­te­ce­do­res y con­vier­te la Na­vi­dad en una pa­ro­dia si­nies­tra, en­vi­le­ci­da por un vo­raz con­su­mis­mo, es­té a la vez ani­qui­lan­do es­tas tra­di­cio­nes na­vi­de­ñas que dig­ni­fi­ca­ban y en­sal­za­ban el tra­ba­jo, a tra­vés de mo­des­tas re­tri­bu­cio­nes y otras pe­que­ñas ofren­das ma­te­ria­les. Y es que, mis­te­rio­sa­men­te, el ma­te­ria­lis­mo des­afo­ra­do que ha con­ver­ti­do la Na­vi­dad en una pa­ro­dia si­nies­tra y es­ta ‘es­pi­ri­tua­li­za­ción’ que pre­ten­de des­po­jar la Na­vi­dad de ces­tas y agui­nal­dos son el an­ver­so y el re­ver­so de una mis­ma mo­ne­da, fa­ce­tas de una mis­ma ofen­si­va ca­pi­ta­lis­ta. La fies­ta de la Na­vi­dad es a la vez po­bre y en­car­na­da, es una fies­ta des­po­ja­da pe­ro con­cre­ta­da en un don. Se­gu­ra­men­te, el epi­so­dio de Be­lén se po­dría ha­ber sus­ti­tui­do por una llu­via o pul­ve­ri­za­ción de bue­nos sen­ti­mien­tos que de­ja­se trans­for­ma­dos a los hom­bres; o, por el con­tra­rio, se po­dría ha­ber arro­ja­do so­bre la tie­rra un pe­dris­co de pre­mios, co­mo en una ver­sión tom­bo­le­ra del epi­so­dio del ma­ná. Pe­ro la Na­vi­dad no fue una ex­hi­bi­ción de sen­ti­men­ta­lis­mo des­en­car­na­do, ni tam­po­co una plé­to­ra de­sal­ma­da de re­ga­los caí­dos del cie­lo; la Na­vi­dad fue la ofren­da de un don muy va­lio­so y a la vez muy frá­gil, con­cre­ta­do en un cuer­po in­fan­til. Co­mo re­cor­da­ba Ches­ter­ton, «la idea de cor­po­ri­zar un afec­to, de po­ner­lo en un cuer­po, es la enor­me y pri­mi­ge­nia idea de la Encarnación». Y ca­da vez que re­me­mo­ra­mos aquel acon­te­ci­mien­to ne­ce­si­ta­mos ha­cer­lo

Has­ta la pre­cep­ti­va pa­ga de Na­vi­dad em­pie­za a con­ver­tir­se en re­li­quia arqueológica de una in­faus­ta épo­ca de la que con­vie­ne re­ne­gar

Qcon una ofren­da que en­car­ne nues­tra gra­ti­tud, que re­nue­ve mo­des­ta­men­te aquel don tan va­lio­so y a la vez tan frá­gil que cam­bió nues­tras vi­das. Por eso la su­pre­sión de las ces­tas na­vi­de­ñas y de los agui­nal­dos, co­mo la ex­tin­ción de las pa­gas de Na­vi­dad, ade­más de una de­pau­pe­ra­ción laboral in­dig­na, tie­ne al­go de cí­ni­co sa­cri­le­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.